Dólar Obs: $ 678,77 | -0,17% IPSA 1,06%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
Con el efecto de flujos migratorios, entre 2016 y 2018 la ocupación sube entre 2,4% y 3,3% anual en lugar de 1,3%:

Banco Central estima que encuesta del INE ha subestimado en promedio 150 mil empleos

jueves, 06 de diciembre de 2018

LINA CASTAÑEDA
Economía y Negocios
El Mercurio

"En los últimos tres años, el mercado del trabajo chileno ha sido capaz de absorber entre 120 mil y 190 mil personas más por año que lo que indican las encuestas", dijo el presidente del instituto emisor.



Considerando el efecto de la inmigración en el mercado laboral, entre 2016 y 2018 el crecimiento del empleo se situó entre 2,4% y un 3,3% anual, en lugar de las cifras de la encuesta del INE que arrojan un aumento anual de 1,3%, de acuerdo a las estimaciones que el Banco Central incorporó en un documento adicional al IPoM de diciembre.

"Esto significa que en los últimos tres años el mercado del trabajo chileno ha sido capaz de absorber entre 120 mil y 190 mil personas más por año que lo que indican las encuestas, sin un aumento significativo del desempleo", dijo Marcel. Es decir, en 2016-2018 se generaron en promedio más de 150 mil empleos adicionales por año a lo que indica la medición oficial.

La magnitud de la diferencia con las encuestas en términos del nivel de empleo es más consistente con los datos administrativos de fondos de pensiones y seguro de desempleo que venía observando la institución, así como con la trayectoria del consumo y de la actividad.

Las encuestas de empleo del INE y de la Universidad de Chile contemplan proyecciones de población en base al Censo de 2012 y no el Censo de 2017, por lo que no incorporan el fuerte y rápido fenómeno de los flujos inmigratorios, el que fue más acentuado en 2017. Entre enero de 2015 y diciembre de 2017 entraron al país cerca de 700 mil inmigrantes, según datos del Departamento de Extranjería e Inmigración que consigna el informe.

El proceso migratorio ha provocado un aumento significativo en la oferta laboral y, según datos del Censo 2017, los inmigrantes tienen una tasa de participación laboral de 80,2%, superando el 61,2% de los chilenos.

Al estimar un crecimiento del empleo que es consistente con el flujo migratorio que ha tenido el país, el Banco Central concluye que el empleo así ajustado ha tenido un comportamiento acorde con el de la actividad económica.

El presidente del Banco Central, Mario Marcel, hizo hincapié en que la subestimación del empleo se refiere a las cifras absolutas, no en términos de las tasas de desocupación o de participación laboral, donde los efectos de la migración son relativamente menores.

Recordó que el INE arrojó una tasa de desempleo de 7,1% en agosto-octubre, por debajo del promedio de 7,8% de los últimos 18 años y menor al 7,5% que es el desempleo natural para tener una inflación estable en la economía chilena.

El presidente del Banco Central dejó en claro que la evaluación realizada no implica que las holguras del mercado laboral estén cerradas o hayan desaparecido. "La absorción completa del incremento de la oferta laboral puede tomar más tiempo, por lo que este mayor crecimiento del empleo no implica que no exista mayor desempleo", precisó.

Aludió de hecho a los indicadores salariales que tanto en las cifras corregidas del INE como en los registros administrativos muestran bajas tasas de crecimiento, al igual que el Informe de Percepciones de Negocios.

Entre los efectos macroeconómicos de la inmigración, el instituto emisor da cuenta de que la mayor oferta laboral contiene a los salarios reales, lo que reduce costos marginales y presiona la inflación a la baja, mientras que el aumento de la población genera más demanda de bienes y servicios que presionan al alza la inflación.

Se reduce informalidad

La separata especial se titula "Mercado laboral: hechos estilizados e implicancias macroeconómicas". En esta el Central además destaca que el trabajo informal ha disminuido en Chile, pero sigue elevado, en torno al 30% del empleo total, muy por encima de los estándares de países desarrollados.

En cuanto a la mayor movilidad, señala que para un 46% de los trabajadores la rotación laboral no trae consigo mejoras salariales, lo que es más acentuado en trabajadores que tienen altas tasas de rotación y bajos ingresos, mientras que los que rotan menos tienen ganancias salariales significativamente mayores a lo largo del tiempo.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia