Dólar Obs: $ 677,00 | 0,44% IPSA -1,18%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
Dictamen del Tribunal Electoral permitirá que el mandatario sea candidato en octubre:

Oposición denuncia un "golpe a la democracia" en Bolivia por fallo a favor de Evo Morales

jueves, 06 de diciembre de 2018

JAVIER MÉNDEZ ARAYA
Internacional
El Mercurio

La decisión del organismo de autorizar que el Presidente busque un cuarto mandato consecutivo desató protestas callejeras. Para hoy fue convocado un paro nacional en rechazo a la sentencia.



Adversarios políticos del Presidente boliviano, Evo Morales, denunciaron que el fallo del Tribunal Superior Electoral (TSE) que habilitó el martes al gobernante a buscar un cuarto mandato consecutivo es un "golpe a la democracia", porque un referéndum había rechazado esa posibilidad en febrero de 2016. La consulta vinculante buscaba cambiar un artículo de la Constitución que permite solo una reelección continua.

Morales, un exlíder cocalero de 59 años y primer Presidente indígena de Bolivia, llegó al poder en 2006 y tras la promulgación de una nueva Constitución en 2009, fue elegido ese mismo año y de nuevo en 2014. Ese año su tercera candidatura fue autorizada al considerar como primer período de gobierno el que comenzó en enero de 2010, bajo la nueva Carta Magna. Ahora, el argumento fue diferente: a fines de 2017 el Tribunal Constitucional autorizó su postulación para el período 2020-2025, al asegurar que era su "derecho humano" hacerlo, en base al artículo 23 del Pacto de San José, que establece que todos los ciudadanos tienen el derecho de poder votar y ser elegidos.

"La acción sumisa ante este gobierno autoritario la expresa el TSE, que, como quien lee un instructivo intrascendente, le ha dado un golpe de muerte a nuestra democracia, habilitando como candidato al dueño de todos los poderes, Evo Morales", escribió en Twitter Carlos Mesa, expresidente (2003-2005) y principal rival electoral del mandatario en los comicios previstos para el 27 octubre del próximo año. Antes, todos los candidatos deberán superar unas primarias en febrero, algo que se da por descontado tanto para Morales como para Mesa.

Otros postulantes a la Presidencia criticaron en la misma línea la decisión del TSE. El exvicepresidente (1993-1997) Víctor Hugo Cárdenas -del partido de centro derecha Unidad Cívica Solidaridad- la calificó de "crimen político"; mientras que el exmandatario (1989-1993) y candidato del Partido Demócrata Cristiano Jaime Paz Zamora aseguró que "¡No pasarán!".

"Es un funesto precedente", dijo por su parte Samuel Doria Medina, líder de Unidad Nacional (UN), el partido opositor más importante, quien la semana pasada declinó su postulación presidencial. "La democracia fue herida de muerte por el TSE que hizo oídos sordos al clamor por el respeto al voto del pueblo", añadió a su vez Rubén Costas, gobernador opositor de la región de Santa Cruz, la más próspera del país.

Los cuestionamientos de la oposición fueron acompañados en las calles con protestas en las ciudades de La Paz, Cochabamba, Chuquisaca, Tarija, Potosí, Oruro, Beni y Santa Cruz, que reclamaban que se respete el resultado del referéndum de 2016, cuando 51,30% votó que No a la posibilidad de una nueva candidatura de Morales.

El analista paceño independiente Carlos Toranzo señaló a "El Mercurio" que a todas luces la resolución del TSE es ilegal y anticonstitucional pero que "no se podía esperar otra cosa de un organismo que es dominado y presionado por el Ejecutivo".

Diversas organizaciones políticas y comités cívicos de ocho de las nueve regiones bolivianas convocaron además un paro nacional para hoy jueves con bloqueos de caminos, instalación de piquetes de huelga de hambre y diversas formas de protesta en rechazo a la posibilidad de que Morales pueda completar casi dos décadas en el gobierno.

"Va a ser un paro más contundente; el pueblo va a salir a las calles a hacerse escuchar porque ya es una señal de protesta", advirtió en declaraciones a EFE el vicepresidente del comité cívico de la región oriental de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho.

El oficialista MAS rechazó las movilizaciones a las que considera un intento por "desestabilizar el país" y activó concentraciones para celebrar la decisión del TSE y reivindicar la sentencia constitucional que aprobó la repostulación de Morales.

Carlos Cordero, analista político boliviano y académico de la Universidad San Andrés, añade que el fallo del TSE tensiona peligrosamente el ambiente político en el país. "Lo que hoy es tomado como una victoria por el oficialismo, puede transformarse en una derrota para este en los comicios, porque cada día aumenta más la indignación en la ciudadanía por la percepción que hay una violación constitucional y un intento de perpetuarse en el poder de Morales. Al final de la campaña, veremos un frente unido de todos contra Morales".

CRÍTICA DE LA IGLESIA
La Conferencia Episcopal Boliviana dijo en un comunicado que el órgano electoral "no ha actuado como poder autónomo, poniendo en duda las bases de la democracia y abriendo un futuro incierto para los bolivianos" y llamó a que las manifestaciones sean pacíficas.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia