Dólar Obs: $ 677,00 | 0,44% IPSA -1,18%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
El exfutbolista y entrenador falleció el 23 de junio:

"Tito" Fouillioux lo celebró desde el cielo

lunes, 03 de diciembre de 2018

Martín Browne
Deportes
El Mercurio

Alejandro, hijo del ídolo de la franja, y Juan José, su nieto de ochos años, recuerdan los últimos días del referente cruzado desde la tribuna que lleva su nombre en San Carlos de Apoquindo. "Este título sin duda que es especial, seguro que mi padre nos dio una ayudita desde arriba", dice su vástago.



Universidad Católica perdió este año a uno de los estandartes más grandes de su historia. Alberto Fouillioux, uno de los jugadores más importantes del club, falleció el 23 de junio a los 77 años.

"¿El 'Tata' era como Alexis Sánchez?", le preguntó Juan José Fouillioux, de ocho años, a su padre Alejandro (45), en el velorio de "Tito". El hijo del ídolo cruzado no tardó en asentir.

Sentados en la tribuna que lleva el nombre del ídolo cruzado en San Carlos de Apoquindo, hijo y nieto recuerdan ese episodio para dimensionar la relevancia del recordado delantero en el fútbol chileno. "Esta copa es más linda que las demás, porque mi abuelo está en el cielo y nos ayudó desde allá", dice Juan José, mirando emocionado el pasto del recinto de Las Condes.

"Ha sido un año muy especial. Todo lo que pasó lo relaciono con mi hijo, porque con el fallecimiento de mi padre logró dimensionar todo lo que su abuelo provocó y ganó en su época. Durante los días de su misa, el apoyo de los clubes, la hinchada, las banderas, todo fue inmenso y muy lindo. Fue todo muy emotivo y muy transversal", cuenta Alejandro, quien recuerda que la hinchada cruzada llegó a la iglesia a cantarle a su padre, y que "Tito" fue homenajeado un mes después con un minuto de aplausos en el partido frente a Iquique, en el estadio del equipo franjeado.

"Nos hicieron un homenaje en el entretiempo y Juan José corrió a saludar a la hinchada, fue muy lindo. Él es tímido y le nació", reconoce el hijo del mundialista de Chile en 1962 y en Inglaterra 66, mientras posa con la camiseta que le regalaron en aquella oportunidad. También muestra la jineta que ocupó José Pedro Fuenzalida en honor a su padre.

En el siguiente encuentro de local, ante Everton, ambos entraron al camarín. "Cristopher Toselli nos vio y le regaló a Juan José sus guantes cuando supo que éramos la familia Fouillioux", cuenta Alejandro.

" Tito, Tito, mi amor...", canta el niño, quien conoce de memoria la canción que le compusieron a su antecesor, mientras se pasea por las butacas del estadio. El niño responde cada pregunta de la historia de su abuelo sin titubear. "¿Títulos con la UC? Dos y uno de Primera B", afirma Juan José, quien también juega de delantero.

"Siempre que entrenamos le repito el consejo que tanto me insistía mi padre, que le pegue con la izquierda en las prácticas, para que después pueda meter goles con las dos. También tiene que aprender el famoso tiro con chanfle", confidencia Alejandro, encantado por la pasión con que su hijo goza la historia de su abuelo.

"Este año me lo he encontrado revisando videos y goles de mi padre en su pieza. Además que siempre está haciendo preguntas. Antes tenía curiosidad, pero este año, después de su fallecimiento, se intensificó", dice el hijo del exjugador.

Juan José sueña con ser futbolista, pero ahora tiene claro el lugar que se ganó su abuelo en la historia del fútbol chileno. "Él era el mejor, no puedo llegar a ser como él", dice uno de los once nietos con los que "Tito" llegó a compartir.

Los últimos días de 'Tito'

"En la última época mi padre tenía una relación de amor y odio con el club, porque él era más cercano al periodo en que Alfonso Swett lideraba la UC", dice Alejandro, quien de todas formas sostiene: "Durante la última gestión se acercó más".

"Siempre que podía se mantenía informado de deportes, seguía la campaña de la UC y le encantaba el fútbol formativo. Así como en un minuto nos dijo que Felipe Gutiérrez era un buen proyecto de jugador, el último que le alcancé a escuchar fue Ignacio Saavedra, que fue clave este campeonato. Los conocía desde que eran muy chicos", dice el vástago del ídolo de la UC.

De todas formas, aunque en sus últimos días "Tito" estuvo más lejano a la institución que lo formó, Alejandro está seguro de que su padre está celebrando la copa.

"El final fue muy apretado y sin duda que este título es muy especial, porque seguro que mi padre nos dio una ayudita desde arriba. Sabemos que él está presente y ayudó a la UC a bajar la decimotercera estrella".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia