Dólar Obs: $ 678,77 | -0,17% IPSA 1,06%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
"Si cada vez que hay un reclamo contra algún ministro o funcionario y Piñera lo echa, las protestas van a aumentar"

domingo, 25 de noviembre de 2018

Constanza Capdevila de la Cerda
El_Mercurio

José Luis Daza enciende una luz amarilla al gobierno. El economista chileno evalúa positivamente la administración actual, pero alerta: "Si no cambiamos la regulación laboral, estimo que a largo plazo converjamos a tasas de desempleo crónicas".

"Chile se ve bien. Piñera está conduciendo al país en la dirección correcta, buscando consensos y dando prioridad al análisis técnico sobre la ideología. Impresiona su foco obsesivo en la gestión operacional y en las exigencias a quienes manejan el aparato estatal, inusual en un político".

Así evalúa los nueve meses del segundo gobierno de Sebastián Piñera el economista chileno José Luis Daza. Desde Nueva York, ciudad donde vive desde hace décadas, asegura que Chile está restaurando su buena reputación.

"La percepción de los chilenos es mucho más negativa, pero comparado con el resto de los países de la región, la valoración es buena", dice.

Viajes, asesorías, charlas magistrales, y manejar su hedge fund QFR Capital Management, son las actividades que copan la agenda de este candidato a doctor en economía de la Universidad de Georgetown y que ha desarrollado su carrera principalmente en Wall Street. Fue jefe de investigación del JP Morgan, también estuvo en Deutsche Bank, y fuentes cercanas aseguran que hoy asesora personalmente a la familia del magnate George Soros en inversiones macroeconómicas. Consultado al respecto, Daza prefiere no abordar este tema.

-¿En qué está al debe la actual administración?

"Puede haber cuestionamientos sobre la profundidad o velocidad de las reformas propuestas, pero la forma de gobernar destaca en un mundo ideologizado, de extremos, de caudillos. Si tuviera que advertir sobre una luz amarilla sería en los incentivos que generan sus acciones. Si cada vez que hay un reclamo contra algún ministro o funcionario y Piñera lo echa, las protestas van a aumentar significativamente".

-¿Cuál es su impresión de los ministros de Hacienda, Felipe Larraín, y de Economía, José Ramón Valente?

"Los veo bien, en un contexto de fuertes restricciones políticas, con un escenario internacional difícil, y un jefe con ideas propias en la materia. Hay una mejora en la calidad técnica, en la formulación de supuestos económicos para la elaboración de las políticas".

"Los números del programa anterior, y lo que finalmente ocurrió, hablan por sí solos. Se ve mayor realismo en el análisis de potenciales beneficios y costos de las diferentes reformas propuestas".

-¿De qué manera influyen las "ideas propias" del Presidente Piñera?

"En un contexto global, Piñera no es un político liberal thatcheriano, seguidor de Milton Friedman o Hayek. Sus acciones están en línea con la socialdemocracia europea. Hasta ahora, nunca bajó el gasto público, no ha impulsado privatizaciones y subió los impuestos a empresas durante su primer gobierno. Sus acciones muestran que le gusta más crear programas de gobierno y ministerios, que cerrarlos. Mi impresión es que ambos ministros son un poco más audaces en el énfasis por darle más espacio al sector privado que el Presidente".

"Hace años que Chile va contra la corriente mundial en materia de impuestos a empresas"

-¿Está de acuerdo con la propuesta de reforma tributaria del Gobierno?

"Sí, en términos generales. Es una mejora importante. Para crecer más rápido y en forma sostenida, necesitamos más inversión, y para ello es necesario simplificar el sistema tributario. Chile tiene características que le permitirían ser la plataforma productiva de bienes y servicios para todo el continente, pero necesitamos un sistema impositivo simple y tasas más bajas".

-¿Fue prudente no bajar el impuesto corporativo?

"Pienso que la tasa es muy alta para sacarnos de un crecimiento mediocre. No entendí por qué abandonaron la propuesta, antes de sentarse a negociar. ¿A cambio de qué? Hace años que Chile va contra la corriente mundial en materia de impuestos a empresas. No estamos entre las economías más competitivas en el mundo para atraer inversión".

"Economistas de oposición han cuestionado las cifras esperadas de recaudación y les recomendaría a los críticos a hacer algo de introspección (...) Hasta ahora, Larraín ha tenido mucho mejor récord haciendo proyecciones que ellos. Advirtió al gobierno anterior que las cifras de crecimiento que proyectaban eran irrealistas, pero lo ignoraron".

"La diferencia en PGB acumulado, de haber crecido en promedio al 1,8% en vez del 4% del programa de Bachelet, fue de más de US$ 60 mil millones. Hasta ahora, más allá de echarles la culpa a los chinos, nunca escuché una explicación razonable de ese error de más de US$ 60 mil millones. Es posible y normal que la proyección de Larraín no sea exacta, pero hasta ahora su track record en proyecciones es bueno".

Pensiones: "Queramos o no, nos jubilaremos más tarde, aunque los políticos no quieran transparentarlo"

-En pensiones, ¿es realmente efectivo aumentar la cotización en 4%?

"El problema central es que no ahorramos lo suficiente. Un alza de la cotización de 4% no es suficiente para resolver el problema en forma definitiva; está bastante por debajo. Además, la gente tiene muchas lagunas en sus cotizaciones. ¿Qué propuestas hay para resolver este problema? Tenemos que enfrentarlo en forma seria. Aceptarlo pasivamente cruzado de brazos no me parece la estrategia óptima.

"Tercero, las expectativas de vida han aumentado. Queramos o no, nos jubilaremos más tarde, aunque los políticos no quieran transparentarlo. Finalmente, hay un problema de caída de retornos esperados por la baja en tasas de interés de largo plazo a nivel global. Es válido analizar muy cuidadosamente alternativas de inversión".

-¿Quién debe administrar ese 4% adicional?

"Dudo que haya alguien más competente en Chile que las AFP para hacerlo. Entiendo que estarían dispuestas a manejar la contribución adicional gratis. Si no aceptamos esto, tendremos peores pensiones por razones ideológicas. Soy partidario de hacerle la vida muy difícil al sector privado, incluyendo a las AFP a través de la competencia. Dejemos que bancos, compañías de seguro y otros abran AFPs. El mercado determinará el número óptimo de entidades".

-¿No cree que esa alza, con cargo al empleador, desincentivará la contratación de mano de obra e incrementará la automatización de procesos, con miras al ahorro de costos?

"Es una pregunta importante. Va a afectar el empleo, pero no sabemos cuánto. Hablando como economista, la pregunta sería ¿cuánto del efecto se verá en precios y cuánto en cantidad? ¿Se traducirá en menores aumentos de salarios o en menor empleo?"

"Es claro que cuando una empresa contrata a un trabajador contempla todos los costos, independiente de dónde haga el depósito. Una diferencia marcada entre lo que paga el empleador y lo que recibe el trabajador genera incentivos a la informalidad y a tergiversar pagos. Pero entiendo que hay consenso en Chile en que sea el empleador el que haga el cheque. Bien Larraín transparentando su expectativa del impacto negativo en el empleo".

-¿Qué es lo imprescindible y urgente?

"Es urgente aumentar la tasa de ahorro. Los políticos tienen incentivos en enfocarse en el corto plazo, pero el largo plazo llega más rápido de lo que nos imaginamos. Cada día que pasa sin reforma tenemos menos ahorro acumulado y peores pensiones futuras. Creo importante entender y enfrentar el problema de las lagunas en prestaciones: incentivos, desincentivos, fiscalización, rigidez del mercado laboral".

"El marco laboral chileno es sumamente hostil al empleo"

-¿Qué hay de la tan esperada reforma laboral, que se anunciaría antes de fin de año?

"La regulación laboral junto con la calidad en la educación son los obstáculos más importantes para el desarrollo de Chile. Si no cambiamos la regulación laboral, estimo que a largo plazo converjamos a tasas de desempleo crónicas, en línea con los mercados laborales más rígidos de Europa. Tasas de desempleo del 10% o más no son inusuales".

-¿Cómo debiera afrontarse la solución a la reforma impulsada por el gobierno de Bachelet?

"Este es un tema nacional de vital importancia. En este tema no hay dos puntos de vista entre gente con conocimiento: la rigidez laboral aumenta la informalidad, disminuye el empleo, incentiva la sustitución de trabajo por capital, retarda la inversión en proyectos riesgosos. No me sorprende para nada que el crecimiento del empleo sea lento, dado el marco laboral de Chile".

-¿Qué pasa con el empleo en Chile, que en el último trimestre llegó a 7,1%, un 0,4% más que en igual lapso de 2017, en circunstancias que la economía crece más del doble?

"No me sorprende para nada, dada la reforma laboral de Bachelet. El marco laboral chileno es sumamente hostil al empleo. Hay fuertísimos incentivos a evitar la contratación formal".

-En septiembre se registró una baja en la actividad económica y el Imacec alcanzó 2,3%. ¿Hay un efecto de expectativas de "tiempos mejores" no cumplidas?

"La pregunta es ¿por qué la economía chilena se aceleró en un mundo mas hostil? La aceleración económica en Chile sobresale a nivel mundial, aunque dudo que sea sostenible sin reformas. Globalmente, este año ha sido mucho más difícil que el pasado y, pese a todo, Chile va a casi triplicar su tasa de crecimiento. No hay otro país en el mundo".

"China está desacelerándose, Argentina, en crisis financiera y económica; Japón y Alemania, la tercera y cuarta economías más grandes del mundo, tuvieron crecimiento negativo el último trimestre. El cobre cayó 20% en lo que va del año. Las tasas de interés en Estados Unidos subieron y los flujos de capital a países emergentes cayeron".

-¿Qué reformas necesitamos para aumentar la tasa de crecimiento potencial?

"Además de los cambios tributarios y laborales, un área en que podemos tener importantes beneficios es en comercio internacional. Chile tiene acuerdos de libre comercio con muchos países en el mundo, pero aún tenemos un arancel general para todo el resto. Una baja sustancial o aún mejor, una eliminación total de esos aranceles sería un shock de productividad y nos ayudaría a ser una plataforma regional de producción y comercio".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia