Dólar Obs: $ 672,41 | -0,90% IPSA 0,29%
Fondos Mutuos
UF: 27.481,56
IPC: 0,30%
Colo Colo suma otro problema a su delicado presente:

Los referentes albos no le permiten a Espina ingresar al camarín

jueves, 08 de noviembre de 2018

Raúl Neira B.
Deportes
El Mercurio

Tras proponer a la directiva de Blanco y Negro la salida de Héctor Tapia, hace dos semanas, el gerente deportivo no hizo más que profundizar el quiebre con el plantel. El argentino solo llega hasta la zona de videos del vestuario. "Adentro no lo vemos", profundizan.



El aire parece cortarse con un cuchillo en el Monumental, porque la tensión es máxima y el receso generado por la fecha FIFA y el desenlace de la Copa Chile no hacen más que prolongar la agonía. "Todos peleados, nadie se cree", es una frase -pronunciada por uno de los referentes del plantel- que resume el presente del todavía campeón de Chile.

La tormentosa salida de Pablo Guede ("me hubiese gustado que se quedara, dejó una huella en el club", admitió ayer Claudio Baeza), el conflicto entre Gabriel Ruiz-Tagle y Aníbal Mosa, más la tirante relación de Marcelo Espina, el gerente deportivo, con el plantel de jugadores, son los ingredientes que tienen al Cacique cumpliendo una de sus peores campañas históricas.

"Lo que estamos viviendo deportivamente es una merecida consecuencia de todas las divisiones políticas que hay", comenta otro jugador.

Interna de miedo

Es conocido el episodio que marcó el quiebre entre Espina y los jugadores: el exanalista de ESPN quería despedir a Héctor Tapia en la reunión de Blanco y Negro (ByN) del 22 de octubre, pero finalmente debió recular ante la negativa de cuatro directores, liderados por Aníbal Mosa.

De ahí en más el vínculo no pudo mejorar. Al contrario, la distancia fue cada día mayor. Un experimentado futbolista del club popular confiesa: "Sabemos que Espina 'mata' a los jugadores más grandes ante los dirigentes. Es partidario de que muchos nos vayamos".

Esas situaciones tienen al argentino -literalmente- lejos del camarín. "Los referentes no lo dejan entrar", sostienen en Pedrero. "Adentro del vestuario no lo vemos. Tiene acceso a la primera parte, que es por donde se mueven todos, y que es donde está el tema audiovisual. Él se da cuenta, porque vivió en un camarín. Y vivió en el camarín de Colo Colo. Siente el vacío", agregan en el Monumental.

Si un componente faltaba para explicar el quiebre en la relación, este fue aportado por Jorge Valdivia, en una entrevista que concedió a Radio Agricultura. Consultado por la relación de Espina con los dos bloques en conflicto del directorio de Blanco y Negro, el "Mago" no titubeó: "No sé muy bien qué influencia puede tener (Espina) entre Gabriel Ruiz-Tagle y Aníbal Mosa. Prefiero ver un director deportivo que solucione los problemas de los jugadores, que se preocupe; que ayude al entrenador a la hora de elegir los jugadores; que haga más rápidas las contrataciones; que viaje a hablar con los posibles refuerzos; que no haya interferencia con los representantes, que muchas veces complican la llegada de algunos porque no son de su corral...".

El "10" albo no se detuvo ahí: "Prefiero un director deportivo que esté más preocupado de las necesidades, de lo que necesita el plantel, las divisiones inferiores, de la infraestructura que tienen las series menores, que tengan buenos viajes, concentrarse en hoteles donde dormir bien...".

Así continúa la vida de Colo Colo hoy. Luchando partido a partido por alcanzar un cupo en la Sudamericana, mientras los cimientos parecen haberse quebrado irremediablemente.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia