Dólar Obs: $ 686,44 | 0,77% IPSA 0,08%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
Innovación:

Desde el aula hacia la sociedad

jueves, 11 de octubre de 2018


Ediciones Especiales
El Mercurio

"Para que una patente de invención, un diseño o un modelo industrial superen la barrera del mero registro dependerá de su novedad y capacidad de situarse en el mercado, en tanto transición de una invención a una innovación", asegura el académico de la Escuela de Diseño UC, Pedro Álvarez.



El proyecto MAFA (Modelamiento del Ambiente Formativo de Aprendizaje) es una iniciativa que nació en la Escuela de Diseño UC, que fue íntegramente traspasada a JUNJI, y que hoy se aplica en distintos jardines infantiles del Estado, impactando positivamente en el desarrollo cognitivo y social de niños y niñas de todo el país, erigiéndose como un valioso ejemplo de cómo el conocimiento académico puede incidir en la calidad de vida de las personas.

"Es un desafío y una obligación que nuestro trabajo de investigación llegue a ser aplicado por la comunidad en su vida diaria", afirma el subdirector Académico de la Escuela de Arquitectura UC, Renato D´Alencon, agregando que el desafío es "ajustar nuestras agendas de investigación a temas de relevancia para el país".

Ello, se ha impulsado con fuerza desde la FADEU UC. "La transferencia de tecnología puede transformarse en uno de los ejes rectores de la investigación académica. La transferencia de conocimiento es más amplia y también aplica a otros ámbitos vinculados a la propiedad intelectual, como los derechos de autor", declara Pedro Álvarez, docente de la Escuela de Diseño UC.

Andrés Villela, subdirector de Transferencia y Desarrollo de la Escuela de Diseño UC, plantea que "históricamente las universidades han estado llamadas a la generación de conocimiento a través de la investigación y docencia, pero durante el último tiempo se ha puesto esfuerzo en potenciar la misión caracterizada como la extensión, que hoy cobra forma en la vinculación y transferencia efectiva de saberes y tecnologías". 

Innovación, transferencia y patentamiento

Álvaro Sylleros, académico de la Escuela de Diseño UC, sostiene que se debe asegurar que el proceso de investigación que hay detrás de un producto, servicio o experiencia, parta desde las personas. "Una indagación profunda acerca de qué es realmente significativo para las personas, en términos de su auto organización y continuidad de sus vidas, puede asegurar mayormente una posterior transferencia", dice.

Villela comenta que una de las fórmulas que ha funcionado para la Academia ha sido "conectar el desarrollo de proyectos de innovación con potenciales contrapartes técnicas y comerciales, con un interés concreto en darle vida a los desarrollos patentados, aumentando así las posibilidades de transferencia".

Álvarez, por su parte, esgrime que el impulso de la investigación y transferencia de tecnología genera una "cultura" que estimula la exploración de la naturaleza del conocimiento como bien público. "Que los centros académicos dispongan de instrumentos para apoyar estas iniciativas puede aportar a un mayor aseguramiento del impacto social de la propuesta, pero es el mercado el que finalmente decide", advierte.

"En principio, la innovación y transferencia forman parte de un mismo eje en línea con la actividad de investigación. Aquello que se investiga debiera poder tener una salida en ámbitos de interés público mediante la transferencia tecnológica y patentamiento, pero también de la construcción de normas y estándares para su implementación en políticas públicas", complementa D´Alencon.

Transferencia desde la Facultad

En la Escuela de Arquitectura, D´Alencon destaca el proyecto de diseño de edificios en madera abordado en el proyecto "Evaluación y propuesta de modificación de normativa de diseño estructural para la construcción de una edificación de mediana altura en Chile con estructura en madera utilizando el sistema de marco y plataforma".

Por otro lado, en la Escuela de Diseño, y en colaboración con la Dirección de Transferencia y Desarrollo de la Vicerrectoría de Investigación UC, cada semestre se evalúan los desarrollos provenientes de cursos, talleres y proyectos de título de estudiantes, con miras a detectar aquellas ideas protegibles y transferibles. "En promedio tramitamos más de veinte solicitudes al año, que incluyen Patentes, Modelos de Utilidad, Diseños Industriales y Derechos de Autor. Dentro de éstas se consideran publicaciones, ilustraciones, productos, y tecnologías, entre múltiples formatos de protección. Por ejemplo, el año pasado realizamos alrededor del 50% de la totalidad de solicitudes que efectúa la UC, superando con creces a otras Facultades", sostiene Villela.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia