Dólar Obs: $ 678,49 | -1,24% IPSA 0,78%
Fondos Mutuos
UF: 27.481,56
IPC: 0,30%
Presidente de la Corte Suprema, Haroldo Brito, anoche tras rechazo de acusación constitucional:

"Lo que estaba en riesgo era el accionar del sistema de justicia con completa autonomía y eso ha quedado resuelto hoy"

viernes, 14 de septiembre de 2018

CINTHYA CARVAJAL y Andrés López
Política
El Mercurio

Explicó que en el Poder Judicial no cuestionaban la discusión desde la perspectiva de la crítica, sino que el "afán de generar una descalificación de un proceso judicial debidamente cumplido".



"¡Tenemos pega!", comentó el ministro Manuel Antonio Valderrama a su secretario, minutos después de que se conoció el resultado de la votación de la Cámara que, un poco antes de la medianoche, rechazó la acusación constitucional por nueve votos: 73 en contra y 64 a favor.

Valderrama, junto a Hugo Dolmestch y Carlos Künsemüller, siguieron paso a paso la jornada que se extendió por más de nueve horas en el Congreso, en el despacho del presidente de la Corte Suprema, Haroldo Brito.

En la oficina estaban, además, el supremo Guillermo Silva y el presidente de la Asociación de Magistrados, Álvaro Flores, entre otros.

Pasada la medianoche fue el propio presidente del máximo tribunal quien se refirió al rechazó: "Lo que estaba en riesgo era el accionar del sistema de justicia con completa autonomía y eso ha quedado resuelto hoy".

Brito sostuvo que estaban "muy conformes y confiábamos plenamente en lo que estaba ocurriendo, pues la cuestión jurídica que se discutía era muy clara: la imposibilidad de cuestionar con miras de reforma, un fallo".

El presidente de la Corte Suprema explicó que lo que rechazaban, "no fue la discusión desde la perspectiva de la crítica, sino la discusión con un afán de generar una descalificación de un proceso judicial debidamente cumplido".

En tanto, el presidente de la Sala Penal, Hugo Dolmestch, aseguró que "en el resultado de un juicio uno gana y otro pierde: el que gana está contento y el que pierde, no lo está. No guardo el más mínimo rencor respecto a la acusación".

Valderrama también permaneció hasta la medianoche, pero no hizo declaraciones. Mientras que Künsemüller se retiró del Palacio de los Tribunales media hora antes de la votación.

Argumentos de las defensas

La jornada comenzó cerca de las 14.30 horas, con el debate de la cuestión previa planteada por los abogados defensores de los magistrados, acerca de la improcedencia de la acusación, porque es un mecanismo de control excepcional y porque no cumple los requisitos.

El abogado Alfredo Etcheberry, quien representó a Künsemüller; Jorge Correa Sutil, abogado de Valderrama, y Davor Harasic, que defendió a Dolmestch, concordaron en que el "remedio natural" para resolver el otorgamiento de libertades condicionales a condenados por delitos de lesa humanidad sería una modificación de la legislación, y reiteraron que la Cámara carece de atribución para revisar los fallos.

Correa planteó a los congresistas que de ser aprobada la acusación se obligaba a los jueces "a infringir la Constitución y no aplicar la ley chilena que se contraponga a los criterios jurisprudenciales de la Corte Interamericana de DD.HH, en condiciones que esta competencia está únicamente radicada en el Tribunal Constitucional. En esta tesis, cada juez queda autorizado para dejar de aplicar lo que este Congreso resuelva como ley".

Finalmente la cuestión previa fue aprobada en empate: 69 a favor y 69 en contra.

Después de esta votación se revisó el informe de la comisión de la Cámara de Diputados, que concluyó que era procedente la acusación interpuesta por 10 congresistas.

De inmediato se procedió a escuchar nuevamente a los defensores, quienes argumentaron el fondo del libelo, donde se cuestionó la falta de legislación en materia de libertades condicionales, que no había impunidad de parte de los ministros de la Sala Penal, quienes habían condenado a militares en causas de violaciones a los derechos humanos.

Los abogados coincidieron en que no han infringido disposición legal al otorgar beneficio, y que no hay notable abandono de deberes. Esto, porque en la legislación chilena no es aplicable el Estatuto de Roma, ya que solo obliga al Tribunal Penal Internacional respecto de las rebajas de las condenas que él mismo ha impuesto, por lo que no es aplicable a la legislación chilena. Agregan que la libertad condicional es un beneficio regulado en la ley chilena distinto a la rebaja de una condena.

"Se ha hecho justicia. Ojalá toda esta situación sirva para cerrar todas las brechas legislativas sobre el tema. Entendemos el dolor de los familiares, pero era importante dejar establecida la inocencia de Hugo Dolmestch por toda su actuación en la protección y promoción de los derechos humanos en nuestro país", dijo el abogado Harasic anoche.

''En el resultado de un juicio uno gana y otro pierde: el que gana está contento y el que pierde, no lo está. No guardo el más mínimo rencor respecto a la acusación". HUGO DOLMESTCH Ministro de la Corte Suprema y presidente de la sala penal

''Se ha hecho justicia. Ojalá toda esta situación sirva para cerrar todas las brechas legislativas sobre el tema". DAVOR HARASIC Abogado de Hugo Dolmestch

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia