Dólar Obs: $ 682,79 | -1,20% IPSA -0,16%
Fondos Mutuos
UF: 27.335,59
IPC: 0,20%
Triunfo de Andrew Cuomo en Nueva York cerró el ciclo de primarias para las legislativas del 6 de noviembre:

Divididos, los demócratas intentan quitarle la mayoría parlamentaria al partido de Trump

viernes, 14 de septiembre de 2018

Alberto Millán
Internacional
El Mercurio

En la oposición, favorita en los sondeos, el establishment está siendo desafiado por candidatos izquierdistas apoyados por Sanders.



La campaña por la nominación demócrata a la gobernación de Nueva York, que se zanjó anoche con el triunfo claro del actual gobernador Andrew Cuomo sobre la actriz independiente Cynthia Nixon, se convirtió en la imagen perfecta de la disputa que está sacudiendo a este partido. En momentos en que los opositores intentan arrebatarles a los republicanos de Donald Trump la mayoría de ambas Cámaras en el Congreso, están más divididos que nunca. El ala moderada, como la de Cuomo, que ha dominado la agrupación y tiene el apoyo de los principales donantes, está siendo desafiada desde la izquierda, con candidatos como Nixon, inspirados por el ex precandidato y senador Bernie Sanders, y financiados con aportes de ciudadanos, con montos bajos.

La prueba final serán los comicios del 6 de noviembre, cuando se renueva toda la Cámara Baja, un tercio del Senado y 36 gobernadores. Según la mayoría de los sondeos, los demócratas cuentan con una ventaja considerable: el último promedio de encuestas que publica el sitio especializado RealClearPolitics les da 8,3 puntos de ventaja. Si logran quedarse con la mayoría en todo el Congreso podrían frenar algunas de las políticas de la administración Trump e incluso ya se comenta la posibilidad de que se inicie un proceso de juicio político contra el Presidente, conocido por sus polémicas declaraciones y medidas.

Es un camino difícil sobre todo con las disputas internas como la de ayer. Mientras Cuomo, en el cargo desde 2011, fue respaldado por la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el Partido Demócrata de Nueva York; la ex actriz de Sex and The City tenía el apoyo de Justice Democrats (JD), un Comité de Acción Política (PAC) fundado por el senador Sanders y el equipo que lo acompañó en las primarias presidenciales de 2016.

Sanders -que intenta capitalizar el apoyo que consiguió en 2016 cuando perdió ante Clinton- ha apoyado a decenas de candidatos dispuestos a desafiar al liderazgo tradicional. Hasta ahora han tenido éxito 24 de ellos para competir por un escaño en la Cámara y dos para gobernaciones. Aunque no está entre los de JD, Andrew Gillum, también fue apoyado por Sanders y podría ser el primer afroamericano en llegar al más alto cargo del estado de Florida. Todos han quebrado la tendencia tradicional.

El más emblemático triunfo es el de Alexandria Ocasio-Cortez, una joven de 28 años, de origen puertorriqueño, nacida y criada en el Bronx. En las primarias demócratas a la Cámara en junio, en un distrito de Nueva York, esta ex voluntaria en la campaña de Sanders, derrotó al influyente Joe Crowley, congresista desde 1999.

"La comunidad está lista para un movimiento de justicia social y económica", afirmó ese día Ocasio-Cortez, que de ganar su escaño en noviembre será la mujer más joven en llegar al Congreso.

Como ella, Ayanna Pressley (44) derrotó en Massachusetts al también congresista desde 1999, Michael Capuano. Un triunfo con el que se transformó en la primera afroamericana de ese estado nominada a la Cámara.

Sus historias se suman a la otras candidatas del ala izquierda, como Christine Hallguist, que ganó las primarias demócratas para gobernador de Virginia y se podría convertir en la primera transgénero en ese cargo.

A las filas de Justice Democrats y de Brand New Congress -otro PAC vinculado a Sanders-, también se han plegado los ya congresistas Ro Khanna (California), Raúl Grijalva (Arizona) y Pramila Jayapal (Washington).

Esas plataformas apoyan a candidatos que respalden iniciativas como mayor control de armas, el fin a la agencia federal para gestionar la inmigración, y la propuesta estrella de Sanders en el Senado: el Medicare (seguro de salud para los mayores de 65 años y las personas que tienen alguna discapacidad) para toda la población. Una idea que también es respaldada por las senadoras demócratas Elizabeth Warren (defensora de los consumidores) y Kamala Harris (ex fiscal general de California).

Los candidatos de Sanders rechazan los apoyos de empresas, critican el vínculo de Wall Street y el establishment del partido, y algunos han dicho que no apoyarían a la actual líder de la bancada demócrata en la Cámara, Nancy Pelosi, como presidenta de esa instancia. Otra clara confrontación con el liderazgo tradicional.

"Ellos han hecho grandes cosas por el país, pero por mucho tiempo no nos hemos enfocado en la clase trabajadora como deberíamos, aumentando salarios, fortaleciendo sindicatos", dijo a "El Mercurio", Linsey Fagan, una madre soltera que ganó la primaria para una candidatura a representante por Texas, apoyada por los PAC vinculados a Sanders.

"Necesitamos centrarnos en las personas y dejar que los republicanos se centren en los grandes donantes", añadió Fagan (32), que tendrá el desafío de vencer al republicano Michael Burguess.

"Desde la Gran Recesión de 2008, los salarios permanecen relativamente estancados y han aumentado la desigualdad, dejando a esta generación (de jóvenes) vulnerable (...). Se sienten engañados y responden con candidatos como Ocasio-Cortez", dijo a este diario Thomas J. Whalen, de la Universidad de Boston. "El peligro para los demócratas es que pueden repeler a votantes de clase media mayores", añadió.

Voces moderadas

"Debemos tener cuidado de no dar mucha importancia a un número relativamente pequeño", dijo a "El Mercurio" Hans Noel, politólogo de la Universidad de Georgetown. Para él, estos candidatos son "la versión de izquierda del Tea Party", un movimiento conservador en el Partido Republicano que ganó espacio a punta de posturas radicales.

El ala moderada demócrata ya ha mostrado preocupación por candidatos como Ocasio-Cortez. Uno de sus centros de estudios, Third Way, recomendó en un informe no enfocar el debate en la desigualdad y sí hacerlo en la creación de oportunidades. Las voces moderadas pueden quedar "ahogadas" si no empiezan a hablar, dijo al presentar el documento el congresista Jim Himes, líder de los Nuevos Demócratas, un sector centrista, cercano al ex Presidente Bill Clinton.

Las fracturas han llevado al ex Presidente Barack Obama a tomar parte activa en la campaña. El sábado pasado comenzó una serie de actos para apoyar a candidatos de distintos sectores de un partido, que necesita arrebatarles a los republicanos 23 escaños en la Cámara y dos en el Senado para conseguir la mayoría. Y en una señal de unidad, el ex Mandatario ha valorado la idea del "Medicare para todos" de Sanders.

En las midterm del 6 de noviembre se renuevan los 435 escaños de la Cámara, 35 de los 100 senadores y 36 de los 50 gobernadores.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia