Dólar Obs: $ 682,79 | -1,20% IPSA -0,16%
Fondos Mutuos
UF: 27.335,59
IPC: 0,20%
Investigaciones administrativas por su caso comenzaron en 2015:

La historia de Linda Cerpa, la teniente que denunció acoso en Gendarmería y hoy está sumariada

miércoles, 12 de septiembre de 2018

Lilian Olivares
Nacional
El Mercurio

Más de cuatro mil 500 indagatorias internas se mantienen abiertas en el servicio penitenciario. Desde enero se han cerrado 1.449, pero se abrieron otras.



Linda Cerpa tenía 23 años cuando partió su historia. Era 2013 y la trasladaron al Centro de Cumplimiento Penitenciario de Copiapó, donde se convirtió en la única oficial femenina entre 15 funcionarios. Se casó al año siguiente y a partir de entonces, afirma que comenzó a ser acosada por sus compañeros. Pero, de acuerdo a su relato, todo se extremó cuando en 2015 trasladaron a su marido a otra unidad.

"Ellos hicieron un grupo de WhatsApp llamado El Club de Toby, donde yo era la Pequeña Lulú. Me comparaban con videos de menores de edad que tenían relaciones con varios hombres. Sus conversaciones eran de carácter sexual", dice hoy desde Valdivia, donde fue trasladada hace un tiempo, luego de presentar dos denuncias ante la fiscalía y que se abrieran sumarios administrativos. Hoy, después de tres años y medio, Gendarmería le abrió un sumario a ella por uso de conversaciones privadas, por dar a conocer los diálogos del WhatsApp que demostraban el acoso sexual y la difusión de material pornográfico de menores.

Este es uno de los 4.515 sumarios que hoy están abiertos en Gendarmería, cifra que abarca desde 2006 a 2018. Y no han logrado disminuirse desde que la nueva dirección del servicio penitenciario asumiera el 6 de abril, aunque ha cerrado 891 procesos disciplinarios a nivel nacional. Entre las vigentes hay indagaciones internas por abandono de servicio (332), retrasos e inasistencias (1.373), mal uso de licencias (42), por ejemplo.

Para rebajar la cifra, la directora Claudia Bendeck instruyó adoptar las medidas necesarias para dar estricto cumplimiento a los plazos y evitar la proliferación de investigaciones internas por hechos de menor gravedad.

El "Club de Toby"

"Yo tuve acceso a todas las conversaciones de esos 14 oficiales. Recibí un sobre en forma anónima. Ahí constaté que se referían a mí en forma obscena y que además difundían pornografía de menores", cuenta Linda Cerpa.

Lo denunció al jefe de la unidad, luego al director regional, y, de acuerdo a us versión, no hicieron nada. El 6 de septiembre, de madrugada, tres hombres habrían ingresaron a la habitación de Cerpa en dependencias de Gendarmería, rompiendo una ventana, y robaron especies. Nuevamente el jefe de la unidad no habría querido escucharla. El 20 de septiembre Linda Cerpa concurrió a hacer la denuncia ante la fiscalía. Al asumir un nuevo director regional, este abrió dos sumarios: uno por acoso y almacenamiento de pornografía infantil, y otro por robo y destrucción en su habitación.

Ambos siguen abiertos, con siete oficiales denunciados, sin resultados. Lo que sorprendió a Cerpa fue que el 16 de agosto de este año la llamaron a declarar en un sumario que se le abrió por la filtración de información a un medio digital.

"Títulos falsos" y clases

Pero hay otros dos casos que también fueron denunciados en 2015. Uno de ellos es conocido como "títulos falsos", que denunció la Asociación Nacional de Oficiales Penitenciarios (ANOP), donde aparece imputado el presidente de la Asociación Nacional de Oficiales Profesionales de gendarmería (ANOPRO), Leandro Tegler, entre otros 100 funcionarios. El 5 de octubre se iniciará el juicio oral.

Y el otro involucra al ex presidente de la ANOP y hoy subdirector operativo de Gendarmería, coronel Christian Alveal, quien ese mismo año hizo un convenio con la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos (Anepe) para que dieran un diplomado a funcionarios de Gendarmería. En el curso apareció dando clases el propio Christian Alveal.

Consultado el entonces director de la institución, Tulio Arce, afirmó que "me parece que hubo un proceso administrativo por esa denuncia. Él contrató un diplomado en la Anepe y podía hacerlo, porque era director de la Escuela de Gendarmería. Y la Anepe seguramente lo contrató a él. Por lo general, se pide autorización a la autoridad nacional y después las horas son devueltas a la institución". Consultado sobre si le parece correcto, respondió: "Ética, moralmente, claro que es cuestionable. Pero no sé si administrativamente está mal".

3.526

sumarios abiertos se instruyen por eventual responsabilidad administrativa. Y 989, por accidente en acto de servicio.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia