Dólar Obs: $ 678,49 | -1,24% IPSA 0,78%
Fondos Mutuos
UF: 27.481,56
IPC: 0,30%
Pese a la crisis política, el ecosistema de innovación de Sao Paulo no pierde su chispa

lunes, 03 de septiembre de 2018

Pablo Tirado Sao Paulo Brasil
El_Mercurio

WeWork entregó los Creator Awards a las mejores iniciativas. Con una fuerte presencia de nuevos emprendimientos sociales, la capital financiera de Brasil cuenta con compañías que van desde el transporte hasta la alimentación orgánica.

El clima de desesperanza e incertidumbre que envuelve a Brasil de cara a las próximas elecciones presidenciales -con las encuestas lideradas por un Lula da Silva en prisión, seguido por el ultraconservador populista Jair Bolsonaro- parece esfumarse en las oficinas de WeWork, la compañía de espacios de trabajo colaborativo más grande del mundo y que actualmente opera ocho edificios en Sao Paulo, la capital financiera del gigante sudamericano.

Diogo Kraemer Diniz, parte del área de ventas de la multinacional en Brasil, explica que este tipo de espacios de trabajo se ha convertido en un excelente aliado para los emprendimientos locales a fin de consolidarse en el mercado, debido a que el formato de WeWork se basa en ofrecer a sus clientes todos los servicios de una oficina, pero a un precio menor, además de brindarles la posibilidad de generar redes de contactos para potenciar sus negocios. "Creo que WeWork sí se benefició de la situación brasileña, porque ha podido mostrarles a los brasileños una nueva forma de trabajar. Si Brasil estuviese creciendo, las empresas no se mudarían -de sus oficinas tradicionales- porque estarían creciendo. Pero con esta situación, las empresas están buscando una nueva forma de trabajar más eficiente, y con este modelo es mucho más fácil ser eficiente", dice.

Con cerca de 12 millones de habitantes, Sao Paulo es uno de los mayores polos de innovación y emprendimiento de la región. Una ciudad de fuertes contrastes, en la que un puñado de emprendedores está intentando seguir los pasos de compañías como PagSeguro, Mosyle o Gympass, algunas de las más exitosas que han surgido del ecosistema brasileño.

Uno de esos emprendedores es Tomás Abrahão, fundador de Raízs, una plataforma de venta de productos orgánicos en las que el consumidor compra directamente al productor, sin la necesidad de intermediarios.

De ese modo -gracias a este proyecto que resultó ganador de los Creator Awards realizados en Sao Paulo la semana pasada-, el consumidor se ahorra cerca de 30%, mientras que el productor gana un 27% más que al vender sus productos en un supermercado. "En nuestro modelo de negocios, los alimentos son cosechados solamente después de que son vendidos, por lo que se reduce la posibilidad de desperdiciar, y además se está apoyando a la pequeña agricultura familiar", agrega.

En el área de las plataformas también destacan Mastertech y OrienteMe. La primera es una web educativa que ofrece cursos de entre 4 y 360 horas, que enseñan a los estudiantes diferentes habilidades ligadas a áreas de negocio, innovación, diseño, márketing digital y tecnología. OrienteMe, por su parte, ofrece un sistema de terapia online en el que el paciente puede hablar con su médico terapeuta todos los días a través del computador, tablet o smartphone .

Otra de las iniciativas que buscan crecer desde Brasil es Bikx, una compañía que intenta reinventar el negocio de las bicicletas urbanas, con un formato en el que cuentan con dos asientos, de manera que el usuario es "conducido" por otra persona, por lo que puede pedalear o simplemente relajarse y disfrutar el viaje.

El servicio -que utiliza bicicletas eléctricas- fue lanzado en septiembre de 2017 y ha realizado más de 20 mil carreras.

Fuerte perfil social

Con altos índice de pobreza, violencia y discriminación, no es de extrañar que en Brasil también se estén desarrollando llamativas propuestas con un fuerte cariz social.

Inspirada en la lucha de la activista paquistaní Malala Yousafzai y motivada por las altas tasas de violencia contra la mujer en Brasil, la emprendedora Priscila Gama creó Malali, una aplicación de seguridad para las mujeres que permite pedir socorro en caso de peligro. A través de la aplicación, cualquier persona puede proporcionar información sobre las calles, generando así un mapeo colaborativo de rutas seguras e inseguras, además de poder solicitar la compañía virtual de una persona de confianza. "Hoy en día el modelo de negocios es vender el dispositivo de seguridad asociado a la aplicación, y más adelante vamos a generar un modelo basado en la información y los datos georreferenciales que se vayan produciendo", dice Gama.

Otro de los soñadores que quieren ayudar a cambiar el rostro de Brasil es Lucas Caldeira Brant, quien lidera el Projeto Lavanderia, una iniciativa que busca instalar lavanderías populares para atender a las personas en situación de calle que viven en Sao Paulo.

El creador de la iniciativa cuenta que todo nació hace un par de años, cuando leyó en el periódico sobre cuatro indigentes que habían fallecido en la calle debido al frío. A partir de ese momento, comenzó una cruzada a través de la que primero entregó cepillos de dientes a la gente en las calles y que le sirvió para recabar antecedentes de lo que realmente necesitaban las personas a las que intentaba ayudar. "Escuchando a las personas, nos dimos cuenta de que la ropa que les entregábamos a los cinco días se iba a la basura, porque están sucias; como no hay agua, ellos las botaban. Nos dimos cuenta de que sin agua no hay dignidad", cuenta.

De ese modo, ideó el proyecto -que abrirá su primer local- en el que ofrecen máquinas para lavar y secar al precio de 1 real, es decir, menos de $200. "Mientras las máquinas están operando, ofrecemos vestuario, ducha, baño y acompañamiento psicológico, y asistencia social y jurídica", agrega.

GIGANTE REGIONAL
Se estima que Sao Paulo tiene entre 1.600 y 2.900  startups  en la actualidad, las que están valorizadas en cerca de US$ 3.450 millones.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia