Dólar Obs: $ 658,75 | -0,31% IPSA 0,30%
Fondos Mutuos
UF: 27.548,06
IPC: 0,10%
Luis Schmidt, embajador de Chile en China:

"Hay que buscar la forma de hacer las cosas de acuerdo al sistema chino"

lunes, 13 de agosto de 2018

Patricia Vildósola Errázuriz
Reportaje
El Mercurio

Dice que agilizar el ingreso de productos depende de cómo Chile plantee los temas. Espera firmar el ingreso de las peras en la Chile Week, a fin de año, y se propone abrir un consulado en Chengdu.



A yer domingo partió a China Luis Schmidt, el nuevo embajador de Chile en ese país. El nombramiento del ex presidente de Fedefruta no asombró en el agro. El empresario y dirigente gremial no solo fue embajador en el gobierno anterior del Presidente Piñera, sino que desde principios de los 90 viaja al gigante asiático tanto por negocios particulares como con representaciones gremiales y oficiales, abriendo mercados, lo que le ha generado una red de contactos hasta con las más altas autoridades locales, incluido el Presidente Xi Jinping. Ese fue el argumento que utilizó el Presidente Piñera para convencerlo de que asumiera el desafío, a pesar de la oposición familiar.

"Intenté decirle al Presidente que no y me dijo: 'usted, sacrifíquese por Chile', le insistí que ya lo había hecho... Me dijo: 'usted tiene el nivel de contacto con las autoridades chinas, lo que implica tener un nivel de relaciones que a cualquier otro embajador le costaría mucho más conseguir. A cualquier otro que mande ¿cuánto le va a tomar eso? Si no, dile a la Patricia (su señora) que me llame'", relata.

Viajó al gigante asiático hace unas semanas.

"Todo lo que vi no era bueno", dice, refiriéndose al período posterior a la renuncia del embajador Jorge Heine, en diciembre; su reemplazante, Jaime Chomalí, no habría podido presentar cartas credenciales ante las autoridades locales. "Esos vacíos quedan en el sector diplomático... Ahora hay que recomponer las confianzas".

-¿Si llama al ministro de Agricultura chino, le responde el teléfono?

-Por supuesto. Conozco perfectamente al Presidente Xi Jinping, al primer ministro, y tengo llegada con ellos. También al canciller y al ministro de Agricultura. Eso abre puertas y ayuda. Sí cambió que soy muy amigo del que era ministro de AQSIC, pero ahora esta se fusionó con la Aduana y voy a tener que buscar los contactos ahí.

-¿Basta con tener lazos de confianza?

-Abren puertas, pero se requiere hacer la pega.

Hoy acá creen que es ir, dejar una pagina web, dos muestras y un catálogo traducido. Pero el chino si no te ve, si no te toca, si no se hace amigo tuyo, no te va a comprar jamás.

-Tenemos pendiente la apertura de ingreso de diversos productos. ¿Concretará algo este año?

-En noviembre se realizará la China Chile Week -que se hará en tres ciudades y con apoyo de los mismos chinos- y la primera Feria de Importación de Productos de China. Van a ir algunos ministros, incluido el ministro Walker. Ojalá ahí podamos anunciar que las peras pueden ingresar a China... Ellos tienen que venir cuando haya peras en los árboles. La intención es que podamos exportar la próxima temporada. Además, hay que seguir con los cítricos, terminar con los avellanos europeos.

También se me presentó el tema de la alfalfa, exportar fardos y pellets , lo que beneficiaría a muchos pequeños productores. También está todo lo que tiene que ver con fruta congelada; en el caso de las carnes, reabrir la importación de pavo, que está detenida por la fiebre aviar, tenemos que solucionar ese tema y también que nos vengan a habilitar algunas plantas.

-El sistema de apertura chino es producto a producto, lo que lo hace muy lento, ¿cómo hará para conseguir agilizarlo?

-Eso tiene mucho que ver con cómo plantea los temas Chile. Por ejemplo, los exportadores quieren hablar de las mandarinas. Pero de lo que tenemos que hablar es de los cítricos, que involucran a las naranjas, a los limones y a las mandarinas... Ahí nos vamos a demorar un poco, pero entran varios productos de un viaje.

-Pero ese no es el sistema chino....

-Hay que buscar la forma de hacer las cosas de acuerdo al sistema chino.

Cuando me tocó abrir las nueces descubrí que las sin cáscara, como producto industrial, tenían un tratamiento más rápido. En seis meses lo teníamos abierto. Aquí dijeron 'pero las nueces con cáscara quedaron fuera'. Sí, pero eso nos va a permitir ingresar las con cáscara. Y así fue.

Cuando llegué la primera vez, el ministro de AQSIC me dijo 'yo hago un protocolo cada dos años'. Resulta que estuve tres años y medio y saqué el protocolo de la carne de cerdo y hoy ya somos el mayor proveedor de ella; el de las carnes de vacuno, de los animales vivos (vaquillas); los corderos, arándanos, las paltas, las nueces. Firmé más acuerdos sanitarios en los tres años y medio que los que se habían firmado nunca Chile. Eso es lo que hay que buscar.

-Entonces, los exportadores pueden esperar habilitaciones más rápidas...

-En el último tiempo, las cosas cambiaron porque antes el que habilitaba era AQSIC, que era un ministerio completamente independiente del de Agricultura. Y el de AQSIC sabía muy bien las armas que yo empleaba.

Pero ahora esto pasó a Aduanas y voy a tener que ver cómo hacerlo, quién es el director, quiénes son las personas que están ahí y empezar a hacer el camino.

También hay que aprovechar las oportunidades. En noviembre de 2019 se realiza en Chile la APEC y viene el Presidente Xi Jinping. Eso nos abre una cantidad de puertas enorme que no tienen otros países. El embajador de China me dice 'hagamos la mayor cantidad de cosas para que se firmen aquí, durante la visita'.

Además, el 2020 China y Chile celebran los 50 años de relaciones diplomáticas. Tenemos que ver cómo convencemos al Presidente Piñera para que vaya y firme otra cantidad de acuerdos con el que hoy es nuestro primer socio comercial.

Agilizar los acuerdos

-¿Basta con las nuevas aperturas para crecer en China?

-El tema es que aprendamos que los chinos no se comen todo. Quieren calidad.

Las cerezas que vi el año pasado nunca se debieron enviar. Es cierto, el mercado resistió y creció, porque es vigoroso. Pero tenemos que hacer la pega. Mandar productos de alta calidad, que son los que tienen los buenos precios.

-En la APEC, el año pasado, la Presidenta Bachelet firmó con el Presidente Xi Jinping el remozamiento del TLC, eso es un avance importante...

-Efectivamente, el remozamiento involucra todos los productos que no quedaron la primera vez, además de cosas nuevas que tienen que ver con servicios, inversiones y comercio electrónico. Todo eso está recogido en el nuevo TLC, pero todavía no pasa por el Parlamento en Chile.

En el tema de las nueces, por la guerra comercial entre EE.UU. y China, India retalió a EE.UU. en algunos productos, entre ellos las nueces, y subió el arancel en 100%, lo que implicó que a las nueces chilenas, cuando iban rumbo a India les cambió el arancel de30% a 100%. Si hubiéramos tenido firmado el acuerdo con India, listo desde septiembre u octubre del año pasado, nos hubiera protegido. Pero tampoco va al Parlamento.

¡¿Qué diablos están esperando?! ¡Y no son solo esos! ¿Qué pasa con Indonesia? En el gobierno anterior fuimos, con Ronald Bown, de Asoex. El año pasado se consiguió el acuerdo. Si mandamos uva, podemos mandar luego manzanas, cerezas entonces ¿cómo nos perdemos eso?.

También está el TPP sin EE.UU. y todavía ni se habla de pasarlo ¡Es absurdo que hayamos hecho todo ese trabajo y que no pase por el Parlamento!

Hoy el tema está en Asia -China, India e Indonesia-, solo con esos tres países tenemos más del 40% de la población mundial. Es decir, las misas están ahí y ahí hay que trabajar.

-¿Cuál debiera ser la actitud de Chile en la guerra comercial entre China y EE.UU.?

-Estamos en una posición muy compleja. China representa el 26% del total de nuestras exportaciones con casi 35 mil millones de dólares. El segundo socio comercial es Estados Unidos, que representa casi US$ 21 mil millones. Si se suman los dos, son casi el 42,8% de nuestras exportaciones totales. Entonces, no me cabe la menor duda de que como economía pequeña que somos, indexados a estos grandes colosos, vamos a tener dificultades. Esto rebotó en Australia, en Canadá, India, que empezaron a retaliar.

Aquí no se trata de que lo que pierden unos lo ganan otros. Lo perdemos todos, porque no es suma cero. Cuando se retalia, se suben los aranceles, es decir todos suben de precio.

Hoy estamos metidos en esto, donde Chile es una economía abierta al mundo y con cualquier cosa que ocurra con EE.UU. o con China nos vamos a ver perjudicados.

Ahí viene mi posición: tengo un TLC y eso nos protege, pero es de perogrullo de que si remozamos, también lo aprobemos.

-Hasta ahora Chile, al igual que la mayor parte de los exportadores, se ha concentrado en las ciudades de la costa en un país donde hay ciudades interiores. ¿Cómo apoyará la penetración hacia el interior?

-Hoy estamos llegando a la cáscara de China, a las provincias de la costa. China es un continente. El gobierno chino se planteó cómo hacer para que las provincias del interior empiecen a tener las mismas posibilidades que las de la costa. Hoy tienen a 75 ciudades a las que les están entregando zonas de libre comercio, de comunicación, aeropuertos. Se está homogeneizando el país y los primeros que van a ganar son los que estén adentro. Entonces, es una locura que sigamos insistiendo en ir a Beijing, Shanghái y Hong Kong, donde está ya todo el mundo y la competencia es inmensa.

Evidentemente, las provincias de la costa son las con mayor riqueza, pero el futuro está adentro,por ello voy a intentar por todos los medios abrir un nuevo consulado y una antena comercial en Chengdu, en la provincia de Sichuan, al centro de China. Tiene los mejores aeropuertos, les están haciendo las mejores carreteras y vías de comunicación, se está instalando una cantidad inmensa de centros tecnológicos. Va a ser un polo de desarrollo enorme. ¿Cómo no vamos a estar ahí? Perú ya se instaló.

La idea es abrir una nueva oficina, pero sin cerrar las que tenemos. Si no podemos hacerlo este año, hagámoslo el próximo, pero hagámoslo, porque no voy a aflojar.

También está Chongqing, la ciudad más populosa de China, tiene cerca de 35 millones de habitantes y está comenzando a desarrollarse, le falta un poco, pero también tenemos que estar ahí.

"UN EMBAJADOR

no puede hacer mucho si no tiene detrás un equipo de asesores que lo ayude", dice refiriéndose a la necesidad de fortalecer el equipo de la embajada.

US$ 7
MIL MILLONES en distintosámbitos podría invertir Chinaen ChileSigue en A 10

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia