Dólar Obs: $ 677,00 | 0,44% IPSA -1,17%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
A la fecha, estos pagos permanecen congelados. Representantes de la familia controladora de la fallida firma de pastas explican que esta es la razón por la cual no se han podido cancelar los finiquitos de los trabajadores de la fábrica que cerró recientemente.

Dueños de Suazo aseguran que máximos ejecutivos abultaron indemnizaciones

viernes, 10 de agosto de 2018

Isidora Barberis A.
Economía y Negocios
El Mercurio




Una disputa se inició entre los protagonistas de la quiebra de Pastas Suazo -firma curicana ligada a los hermanos Suazo Gómez y que se dedicaba a la producción de harinas, pastas, aceites y sémolas-. Esto, ya que la compañía, a través de su abogado, Sergio Espinoza, asegura que, pese a haber dejado en caja $1.400 millones para pagar las indemnizaciones laborales, estos desembolsos permanecen congelados, debido a que cuatro gerentes de la misma habrían abultado sus finiquitos, transformando en insuficientes los recursos para dichos pagos.

Según el abogado, las alarmas de los controladores se encendieron cuando en forma inexplicable, justo el día anterior de declarada la liquidación de Suazo Gómez, los trabajadores demandaron por multi-RUT a Palentina, sociedad que pertenece a los mismos accionistas de Suazo Gómez S.A., que tenía varios activos inmobiliarios hipotecados al Banco Santander.

Pero a medida que avanzaron los hechos en ambas causas (quiebra y la demanda de multi-RUT), la familia Suazo se percataría del origen de la demanda. "Pudimos apreciar que se les dijo a los trabajadores que no alcanzarían los dineros para pagar las deudas porque había otros acreedores igualmente preferentes, lo que es falso. Esto, pues, luego de que en la liquidación se le exigieran explicaciones a la liquidadora de estos supuestos créditos, se pudo constatar que ella acordó con cuatro ex ejecutivos superiores de la firma finiquitos totalmente desproporcionados carentes de fundamento conocido", manifestó Espinoza.

Los ex ejecutivos involucrados serían el gerente general, Fernando Klenner, quien indica que le correspondería una indemnización por $203 millones en lugar de $78 millones, como señala la firma; el gerente de finanzas, Leonardo Bravo, quien asevera que le correspondería una indemnización por $38 millones, en vez de $25 millones; el gerente de producción, Jorge Fuentes, quien asegura que le correspondería una indemnización por $31 millones en lugar de $21 millones, y el gerente de ventas, Felipe Mejías, quien reclamaría $15 millones en vez de $11 millones.

"En base a esta discordancia es que la liquidadora se ha negado hasta la fecha a pagar las diferencias de cerca de $660 millones al resto de los trabajadores, porque dice que existe el riesgo de no poder pagarles a acreedores de mejor derecho. Estos son los acreedores de la protección financiera concursal que nosotros estimamos en $520 millones y la liquidadora en $570 millones. No obstante, hay $1.520 millones en caja y pagar el 90% de los finiquitos cuesta $993 millones, de forma tal que a la liquidadora le quedan en caja aún $530 millones, más cuentas por cobrar por $1.000 millones. A esto se suma lo que se obtenga de la venta de los activos de la empresa", detalla el abogado.

Añadió que el único beneficiado con ese juicio de multi-RUT sería Fernando Klenner y los ex ejecutivos cuyas acreencias supuestamente abultadas han perjudicado a todo el resto de los trabajadores. Aseguró que de los 132 empleados, 100 se pagan en un 100% con los fondos disponibles, 23 en un 90% y solo 9 bajo ese umbral (hay trabajadores muy antiguos). Cuatro de ellos son los altos ejecutivos de la compañía cuyos créditos impugnó la empresa en liquidación. Consultado Klenner, insistió en que hay un error de cálculo en su finiquito y que le corresponderían los $203 millones.

Por su parte, el ex gerente de producción de Pastas Suazo, Jorge Fuentes, señaló que "los $1.400 millones no fueron dejados por la compañía. Eso es incorrecto. Este monto, que se hizo en la liquidación, fue en la continuidad de giro provisorio. Los pocos trabajadores que quedamos dirigidos por la liquidadora, durante junio y julio produjimos, vendimos y rescatamos cuentas por cobrar en la calle, y ahí fue cuando logramos hacer los $1.400 millones". Agregó que "la poca plata que Pastas Suazo dejó en caja no era para los trabajadores; era para los acreedores número cuatro que son las empresas de servicio, la compañía de energía, gas".

"Nadie se ha abultado los sueldos. Por lo menos, los otros tres gerentes de área no, pero el gerente general sí", finalizó.

Trabajadores sin empleo
Un total de 150 trabajadores quedaron sin empleo, tras el cierre definitivo de la planta de Pastas Suazo en la ciudad de Curicó.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia