Dólar Obs: $ 670,08 | -0,06% IPSA -0,06%
Fondos Mutuos
UF: 27.395,02
IPC: 0,30%
El Cacique se impuso por la cuenta mínima en el Monumental, por los octavos de final de la Copa Libertadores:

Colo Colo supera a Corinthians, pero lo deja vivo para la batalla de Sao Paulo

jueves, 09 de agosto de 2018

Raúl Neira
Deportes
El Mercurio

Con un remate de Carlos Carmona, el equipo blanco se impuso con autoridad al "Timao", pero no aprovechó la superioridad numérica del segundo tiempo -fue expulsado Gabriel-, desperdiciando varias ocasiones para aumentar el marcador. El 29 de agosto será la revancha.



El ambiente copero del Monumental hacía presagiar una jornada inolvidable para Colo Colo: graderías rápidamente copadas con 40 mil hinchas, papel picado, pancartas rodeando casi todo el recinto y cánticos hasta romper la voz.

El Cacique no pudo abstraerse de ese tufillo dulce de la gente y jugó como se juega la Copa Libertadores: corriendo, metiendo, guapeando. Sin tanto brillo, pero con el empuje y coraje que ordena su emblemático himno.

No le importó al campeón de Chile que Corinthians empezara dominando el trámite, aunque esta superioridad fuera lejos del área. Poco a poco, Claudio Baeza y Carlos Carmona fueron achicando espacios y llevaron el trámite hacia el rancho enemigo.

Jorge Valdivia comenzó a leer mejor el partido, jugando a espaldas de los volantes Gabriel y Douglas, y gestó peligro con una jugada que ya tiene su sello: pase filtrado hacia Óscar Opazo. Fue así como llegó el 1-0.

La sorpresa táctica de Héctor Tapia daba resultado. El DT privilegió el buen momento de los tres zagueros centrales (Zaldivia, Barroso e Insaurralde) sobre la opción de Jaime Valdés y el cambio de formato fue acertado.

La expulsión de Gabriel a poco de iniciado el complemento, cuando el "Timao" insinuaba una presión alta, simplificó todavía más el panorama popular. Con un hombre más no demoró en confirmar la supremacía, reflejada en un solo dato: hasta los 78', Corinthians no había rematado ni una sola vez al pórtico de Agustín Orión.

Los últimos minutos, sí, se vivieron con un nudo en la garganta. Colo Colo sintió el desgaste, la salida de Opazo (tenía amarilla) le restó una opción de desahogo y los paulistas, ya era hora, entendieron que estaban jugando una llave de eliminación directa.

La hinchada del Cacique pedía ataque y más ataque. Reprobaba los toques hacia atrás, pero el dueño de casa privilegiaba no recibir goles y llegar con ventaja a Sao Paulo.

De lo más profundo, seguramente de su estirpe copera, el Cacique tuvo un nuevo aire y estuvo cerca del nocaut. Golpeó y golpeó, pudieron aumentar tanto Damián Pérez como Lucas Barrios, pero ambos fallaron desde inmejorable posición, y el segundo tanto no llegó.

De todos modos, la ilusión está más viva que nunca. El derecho a soñar nadie se lo quita: después de 11 años ausente de una llave de octavos de final, Colo Colo volvió en gloria y majestad al "muere muere" de la Libertadores.

CARLOS CARMONA MARCÓ SU PRIMER GOL POR COLO COLO. EL VOLANTE NO ANOTABA DESDE EL 5 DE JULIO DEL AÑO PASADO, JUGANDO POR ATLANTA UNITED.

LA ÚLTIMA VEZ QUE COLO COLO PASÓ LA LLAVE DE OCTAVOS DE FINAL FUE EN 1997. ESE EQUIPO, DIRIGIDO POR GUSTAVO BENÍTEZ, LLEGÓ HASTA SEMIS, DONDE CAYÓ ANTE CRUZEIRO.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia