Dólar Obs: $ 674,68 | 0,69% IPSA -0,43%
Fondos Mutuos
UF: 27.397,67
IPC: 0,30%
Luego de más de dos años en proceso de evaluación ambiental:

Proyecto de Teck recibe aprobación y queda listo para su construcción

jueves, 09 de agosto de 2018

Tomás Vergara P.
Economía y Negocios
El Mercurio

Quebrada Blanca II considera una inversión por US$ 5.000 millones y requiere de más de 11 mil empleos.



Con total expectación se desarrolló ayer la sesión de la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región de Tarapacá, que se extendió por más de tres horas y en la que el único punto en discusión era el proyecto de la minera canadiense Teck, Quebrada Blanca II, el que finalmente recibió el apoyo unánime de la decena de servicios que participaron en el proceso de evaluación.

"Recibir esta aprobación regulatoria es un importante paso adelante en el avance de nuestro proyecto Quebrada Blanca II", dijo Don Lindsay, presidente y CEO de Teck. "Quebrada Blanca II será una operación de alta calidad, de bajo costo y de larga duración, con un importante potencial de expansión que aumentará sustancialmente la producción de cobre de Teck y generará un valor considerable durante muchos años", agregó el máximo ejecutivo de la compañía.

Con esto, la firma canadiense tendrá que gestionar los últimos permisos sectoriales, pudiendo iniciar la instalación de faenas recién entre los meses de noviembre y diciembre. En paralelo, la expansión debe ser sancionada por parte del directorio de la empresa, aunque se espera que no existan mayores escollos en ese proceso.

"La aprobación del EIA es un paso clave hacia una posible decisión para sancionar la inversión, que podría considerarse en el cuarto trimestre de 2018. El siguiente paso será recibir la resolución de calificación ambiental", agregó Amparo Cornejo, directora de asuntos corporativos y responsabilidad social de Teck Chile.

Asimismo, contar con estos permisos facilitaría la búsqueda de un socio, luego de que Teck anunciara que enajenará hasta el 30% de la propiedad, para hacer frente a la inversión de más de US$ 5.000 millones que requiere el proyecto. Un 10% de la faena seguirá en manos de la Empresa Nacional de Minería (Enami), que no requiere invertir para mantener su posición.

El proyecto incluye la construcción de una nueva planta concentradora de 140.000 toneladas por día, la instalación de un depósito de relaves, concentraducto, tubería de suministro de agua, planta de desalinización, planta de filtración de concentrado y puerto para producir concentrados de cobre y de molibdeno.La medida fue destacada por el Gobierno, y el ministro de Minería, Baldo Prokurica, comentó: "Es una buena noticia para el país, una generación de empleos muy importante, que es lo que se está esperando de la gestión del Gobierno. Se espera que haya casi 11 mil puestos de trabajo durante su construcción, lo que significa un tremendo respaldo para la región y el país entero".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia