Dólar Obs: $ 709,81 | 0,39% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.029,86
IPC: 0,20%


La heroica resistencia de las radios AM en Chile

sábado, 28 de julio de 2018

Sofía Maluenda y Guillermo Tupper
Vidactual
El Mercurio

A pesar de convivir con la falta de recursos y audiencia, las radios AM se niegan a morir y luchan por mantener a su público cautivo. Aquí, una exploración por el dial que congrega a viejos rostros televisivos, teólogos bíblicos y apasionados futboleros.



"Maaaaaaa máaaaaaaa...".

Con el saludo a su madre que patentó hace 26 años, Omar Gárate se suma a "La mañana diferente", el programa que conduce desde el mediodía en Radio Colo Colo (880 AM). Hace pocos días, Olguita Rosa Gamboa Echeverría, su progenitora, cumplió 93 años y, a manera de tributo, su rostro aparece en un calendario que cuelga de una de las paredes del estudio. Gárate no está solo: su compañero de aire es Felipe Peralta, un locutor no vidente que "lo persiguió por diez años" en búsqueda de una oportunidad y ya lleva tres años en el puesto. Luego de conducir en solitario la primera parte del programa, Peralta le da la bienvenida a su mentor con una presentación apoteósica: "Omarcito es el number one de Chile, el presidente de los pobres, el máster de los máster, el gurú de la radiotelefonía".

En su época de mayor fama, Gárate se paseaba por los estelares de televisión con su controvertida "Pulsera de los Once Poderes", un brazalete que, supuestamente, mejoraba la calidad de vida de las personas y que fue tan exitosa en ventas como condenada por los especialistas. En la actualidad, el oriundo de Culiprán es propietario de cuatro estaciones en la amplitud modulada -también es dueño de la Radio Chena de San Bernardo y la Colo Colo de Valparaíso y Putaendo- y su programa le sirve de plataforma para vender sus dos productos estrella: la moringa, un producto natural basado en una planta de la India con propiedades medicinales, y el Viagoron, una cápsula para la impotencia sexual y la frigidez que "levanta muertos".

"Tenemos nuestro público cautivo, el de la tercera edad que todavía no entiende los equipos digitales y tiene sus radios a pilas", señala. "Somos una radio popular. Llegamos a los obreros, al carpintero, al taxista, quienes son los que mueven este país. Las agencias de publicidad no me consideran y tampoco al público, así que yo tengo mis propios auspiciadores que son mis productos. ¿Por qué algunos los cuestionan? Bueno, uno no le puede caer bien a toda la gente. De los que me ubican en este país, un 90% me puede querer y el 10% no me quiere. Mis productos están respaldados por laboratorios, el Ministerio de Salud y la Seremi".

En "La mañana diferente", Gárate combina consejos de salud, segmentos de humor y se homenajea a sí mismo a través de canciones: primero, suena "Omarcito", el tema que le escribió el grupo tropical Vértigo; luego, "Sufrimiento de una madre", de Los Llaneros de la Frontera, que habla de la muerte de su hermano Willy; y sigue con otra cantada por él mismo. Entremedio, hay testimonios de personas que superaron sus calambres y dolores de rodilla gracias a la moringa. "No tenemos nada que envidiarles a esos grandes consorcios de la frecuencia modulada", sostiene. "Si usted me pregunta a mí, yo prefiero a ojos cerrados la AM. Vamos a perdurar por mucho tiempo más".

Política y religión

En el siglo XX, las radios AM marcaron una época en Chile. Programas deportivos como "Deporte Total", en Radio Minería, o "Más Deporte", en Radio Nacional, políticos o noticiosos como "Primera Plana", de la Radio Chilena, y radioteatros como "La tercera oreja" y "Radiotanda", con el personaje "La Desideria", de Anita González, dejaron huella en varias generaciones de auditores. "Hay radios que lamentablemente ya no están; a uno le gustaría que siguieran existiendo porque son parte de la historia", dice Eduardo Martínez, presidente de la Archi. "A mediados de los 80 empezó un éxodo masivo de auditores al mundo de la FM, que tiene que ver, fundamentalmente, con la calidad del sonido. En ciudades tan grandes como Santiago, donde hay muchas edificaciones y celulares, eso provoca interferencia y ruido en la transmisión, cosa que la FM no hace".

Según datos de la Archi, "las que sobrevivieron, y bien, son la Agricultura y, sobre todo, la Cooperativa, que pasaron al dial FM y, desde provincia, no hay que olvidar a la Bío Bío", señala Patricio Bernedo, decano de la Facultad de Historia, Geografía y Ciencia Política de la Pontificia Universidad Católica y experto en historia de los medios de comunicación. "No es que Chile sea la excepción, es parte de la regla. La excepción sería en este caso Argentina, donde hay una cultura AM hasta el día de hoy súper fuerte. Pero el movimiento mundial, desde los 60 en adelante, es el tránsito hacia la FM".

A pesar de esa tendencia, hay emisoras con un largo recorrido que siguen vigentes. Según el director de la radio Nuevo Mundo, Julio Ugas, "una línea programática clara que se relaciona con la contingencia política del país" es lo que los ha ayudado a diferenciarse de otras radios y permitir que ya lleven 86 años al aire desde el 930 AM. Programas como "Chile ríe y canta" y "Todo por la tarde", con la conducción del periodista Richard Sandoval, son algunos de los espacios más exitosos de la radio, junto con el programa político "Domingo a domingo", que sale al aire el último día de la semana. Su mezcla de política, enfocada hacia los trabajadores con programas sectoriales, ha sido la fórmula para sobrevivir durante ocho gobiernos bajo su lema "Solo la verdad".

En el último tiempo, el dial AM se vio invadido por programas de corte religioso. Una de las más antiguas es Nuevo Tiempo (1600 AM), que depende de la Iglesia Adventista del Séptimo Día e inició transmisiones el 1 de noviembre de 1999. Para cumplir con su misión de "entregar un mensaje de salvación", cuentan con 14 estaciones de radio comerciales en el país, además de una activa presencia en redes sociales. "¿Por qué tener una radio AM hoy? Sabemos que en una FM uno llega hasta donde la señal no tenga obstáculos. Pero en la radio AM es increíble cómo la cobertura es mucho más grande", dice Abel Arias, director de la radio. "Muchas veces las personas nos llaman porque tienen alguna necesidad espiritual y quieren que oremos por ellos".

Con una audiencia centrada en las personas "mayores de 30 años", la música de Nuevo Tiempo se divide en tres categorías: instrumental cristiano, cristiano cantado en español y cristiano cantado en inglés. Entre sus programas ancla destaca "Enseñanzas de Jesús", conducido en vivo por Juvenal Rojel, un teólogo bíblico que, de lunes a viernes, dialoga con diversos licenciados en teología sobre las doctrinas bíblicas que dejó Jesús. "La población necesita escuchar un mensaje de esperanza basado en un principio bíblico y que dé ánimo y fortaleza a las personas que están pasando por graves dificultades", dice.

El dial de provincia

En regiones, la radio AM aún tiene una presencia importante en el público mayor y las zonas más aisladas. "Integración, la radio que llegó para quedarse en su corazón", dice Marcial Rojas para dar la bienvenida a "Juntos, el matinal", el programa estrella de la Radio Integración de San Antonio, Valparaíso. Con 31 años de historia, esta radio alcanza toda la Quinta y parte de la Sexta Región y recientemente adquirió una señal FM para llegar con mejor calidad a sus auditores de la tercera edad. "Estamos dirigidos a todo lo que es la música y el adulto mayor", afirma Rojas, director artístico de la emisora que se jacta de ser la líder en sintonía en la costa central del país.

Si hay una definición de voz radial, es la que tiene César Villablanca, el director de la Radio Trasandina del Valle del Aconcagua y conductor del "Matinal 1.500", que sale al aire todos los días de 8:00 a 13:30 horas. El estelar indiscutido de su emisora es "Sintonía natural", con 180 minutos de música popular y norteña. "La gente espera ese programa porque, cuando no empieza a la hora, llaman a la radio a preguntar qué pasa y empiezan a reclamar", dice Villablanca. El eslogan de la radio es "Gigante en cobertura", porque cubre las diez comunas del Valle del Aconcagua y se puede escuchar con claridad desde Colina hasta La Ligua, aunque han recibido llamadas, incluso, desde Paraguay.

El espíritu comunitario también está presente en radios capitalinas. Autodenominada como "la nueva número 1 del dial AM", la Radio Panamericana (1420 AM) tiene una nutrida oferta de programas que abarcan deportes, religión y temáticas misceláneas. Cansados del perfil elitista de muchas radios FM, y del autobombo de sus conductores, su sello es darles espacio a sus auditores y hasta organizan eventos para compartir con ellos. "Hace cuatro años decidimos hacer una radio al estilo antiguo, como las radios de campo, puesta en Santiago, donde los auditores no son auditores, sino que se habla de la familia radial", explica Félix Blázquez, conductor del programa "El rincón latinoamericano".

En el grupo de las más noveles destaca Radio Salud (570 AM), que inició transmisiones hace diez meses y tiene sus oficinas centrales en Viña del Mar. Creada por Leopoldo Moreno, un químico farmacéutico especializado en los sistemas de medicina complementarios, esta emisora informativa combina música del recuerdo -boleros, tangos, baladas- con tips de nutricionistas, médicos y bioquímicos. "El rol de las AM hoy es modestísimo, es algo que se está extinguiendo", dice Ricardo Calderón, conductor del programa "Nuestro tiempo", ex locutor en off de "Sábado Gigante" y ex animador de "¿Cuánto vale el show?". "Yo siempre digo que la AM es el barrio donde todavía viven Gardel, Lucho Gatica y los hermanos Arriagada. Cuando tenga que regalarle algo a la abuelita, usted regálele un receptor de AM y ella va a volver a estar inserta en lo mejor de su tiempo".

Jugo de pelota

Autor de frases célebres como "esa pelota quería red" y "centro al corazón del área", Carlos Alberto Bravo es uno de los grandes del relato chileno. Compañero de ruta de figuras como Julio Martínez, hoy las oficia de director general y capitán del joven equipo de "Estadio en Portales", uno de los programas históricos de la emisora y casa de varias generaciones de comunicadores deportivos. "En los últimos años nos han levantado más 34 periodistas de otros programas. Esto se convirtió en un semillero", dice con el mismo vozarrón de su época en el "Show de goles".

En junio pasado, la Radio Portales (1180 AM) cumplió 58 años de vida y es una de las pocas emisoras tradicionales que nunca hicieron la conversión a la FM. El 2009, cuando vivía uno de sus peores momentos, fue comprada por el empresario Waldo Ahumada, quien "hace el esfuerzo económico" para mantenerla vigente. Su premisa es competir con los grandes conglomerados a través de los contenidos: para eso, cubren la mayoría de los partidos de la liga chilena, y los que no van por la radio, se transmiten por su señal de internet. "Debemos ser la única radio AM que trata de hacer radio y mantiene cierta identidad con su historia", dice Belus Bravo, hijo de Carlos Alberto y comentarista del programa.

En su antigua sede en calle Fanor Velasco, donde "comienzan y terminan las marchas", esta tarde "Estadio en Portales" abre con la noticia del minuto: un entrenamiento de la "U" terminó con balazos entre hinchas en plena calle. El contacto con el enviado especial se cae un par de veces, hasta que finalmente se concreta. Luego hay un debate sobre posibles represalias entre las barras: las voces son periodistas jóvenes, desconocidos para el gran público, pero armados de pura pasión. Puede que no estén las estrellas ni la audiencia de su época dorada, pero "Estadio en Portales" hace la resistencia. "Y con mucha dignidad", apunta Carlos Alberto Bravo, el del vozarrón.

Hoy subsisten 144 radios AM en el país. La mayor parte de ellas está concentrada en la Región Metropolitana (23), seguida por la Región del Biobío (22) y la de Valparaíso (21).

En el siglo XX, las radios AM marcaron una época en Chile, con programas y locutores que dejaron huella en varias generaciones de auditores.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia