Dólar Obs: $ 682,79 | -1,20% IPSA -0,16%
Fondos Mutuos
UF: 27.335,59
IPC: 0,20%
Un asunto de madurez

miércoles, 11 de julio de 2018

Economía y Negocios Online


Claudia Marfin Socia Virtus Partners

¿Es el componente tecnológico el más relevante a la hora de enfrentar el tremendo cambio empresarial que viene? ¿Ese que el World Economic Forum (WEF) ha llamado “Cuarta Revolución Industrial”? ¿Ese que podrá eliminar miles de empleos en distintos sectores y cambiar la forma de lograr las eficiencias empresariales?

No lo es.

Uno de los estudios más interesantes que se han hecho al respecto, realizado por el MIT, encuestando a más de 3000 organizaciones en el mundo, definió que ya hay entendimiento en que no son los aspectos tecnológicos los claves: son los culturales.
Una organización que pueda implementar bien el cambio digital e incluirlo en su estrategia de negocio, debe tener líderes con visión transformadora, habilidades colaborativas, pensamiento sistémico y una mentalidad orientada al cambio. Y esos líderes deben movilizar exitosamente a todas las capas de la compañía.

En el mundo se han estado realizando mediciones como las del MIT hace unos años, anticipando los avances del sector empresarial para prepararse a este desafío, ordenando sus estructuras, focos y talentos.

En Virtus Partners estamos levantando la primera muestra de la situación empresarial de Chile en esta materia. Más de 400 empresas encuestadas, con cuyas respuestas construiremos el primer índice local de madurez digital. Un tema clave dado los cambios a los que están enfrentando los niveles ejecutivos, directorios y estructuras de colaboradores de las compañías.

Los resultados preliminares están mostrando que la madre de las batallas no se dará en el campo de los sistemas de TI, ni de las inversiones en sofwares. La madurez digital se dará por la congruencia de la estrategia digital con la estrategia integral del negocio, las personas y la cultura.

El MIT Sloan Management Review y Deloitte Digital encuestaron a 3500 organizaciones este año y concluyeron que el 71% de las organizaciones que maduran digitalmente tienen en común que han superado la barrera del temor al fracaso. Nada menor. ¿Cómo lo han hecho? Animando a sus organizaciones a experimentar y aceptar el riesgo de fallar, prueba y error en forma permanente. Ese atributo en las empresas que no tienen madurez digital, cae considerablemente.

Otra forma de reconocer a las compañías maduras digitalmente según este estudio, es que éstas son cuatro veces más propensas a tener una estrategia digital clara y coherente que otras compañías. El propósito de la digitalización está claro. ¿Pasa eso en su empresa?

También tienen una mirada de más largo plazo que las que no. Según dicho estudio, “los horizontes de planificación estratégica de las organizaciones maduras digitalmente son consistentemente más largos que los de las organizaciones menos maduras, con casi el 30% mirando a los cinco años o más frente a sólo el 13% para las organizaciones menos maduras”.

Por supuesto, las compañías que tienen desarrollado su lado digital son imanes de talento. Cuando las corporaciones no han desarrollado su lado digital, hay menos oportunidades, y ya sabemos cómo eso desanima a los nuevos colaboradores de las empresas. “Los empleados y los ejecutivos están muy inclinados a saltar del barco si sienten que no tienen oportunidades para desarrollar habilidades digitales”, afirmaron los investigadores. El 77% de las organizaciones maduras digitalmente reconocen y recompensan la colaboración y los equipos multifuncionales, que consideran la piedra angular de su funcionamiento.

Posiblemente sería mucho más fácil si se tratará de invertir en tecnología… ¿cierto?

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia