Dólar Obs: $ 673,74 | -1,62% IPSA 1,71%
Fondos Mutuos
UF: 27.339,23
IPC: 0,20%
Copa del Mundo 2018:

Las luces y sombras de un anfitrión cuestionado

miércoles, 13 de junio de 2018

Producción: Omar Meruane y Gabriel Llanos
Mundial Rusia 2018
El Mercurio

Rusia organiza su primera Copa Mundial de Fútbol mostrando una cara moderna y glamorosa, pero sin poder quitarse de encima el fantasma de la corrupción.



Es, por lejos, el país más grande del mundo. Sin embargo, jamás había organizado una Copa del Mundo.

El 2 de diciembre de 2010, el Comité Ejecutivo de la FIFA eligió por mayoría absoluta a Rusia como sede del Campeonato Mundial de Fútbol a realizarse en 2018. En una situación inédita, también se designó a Qatar como anfitrión de la edición 2022 del torneo. A todos les pareció raro.

Lo que no pareció tan extraño fue que explotara un escándalo de corrupción en la FIFA y que, entre sus innumerables aristas, Rusia y Qatar salieran al baile. Hubo denuncias de compra de votos, varias de ellas con pruebas contundentes, pero el ente rector del fútbol hizo caso omiso y ratificó a los países organizadores.

Por increíble que suene, esto no es lo más grave que ha sufrido el deporte ruso en los últimos años. Poco antes de los Juegos Olímpicos de 2016 se descubrió la existencia de una sofisticada red de dopaje en el deporte ruso, que habría sido impulsada desde el Estado, lo que culminó con el retiro de medallas a deportistas de ese país y la prohibición a 111 de ellos de competir en los JJ.OO. de Río de Janeiro.

Se esperaba un castigo mayor y ejemplificador, pero el Comité Olímpico Internacional ha actuado con cautela.

Riqueza cultural

Dejando de lado esas situaciones, Rusia promete ser un destino espectacular para los cerca de cinco millones de visitantes que llegarán con motivo de la Copa del Mundo. De ellos, unos 500 mil lo harán desde América.

Con sus casi 17.100.000 kilómetros cuadrados de territorio, Rusia es el país más extenso y el noveno más poblado; sus interminables costas son bañadas por 12 mares, la cruza el río Volga, el más largo de Europa; ostenta el lago más profundo y puro del orbe, el Baikal; cuenta con 23 lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por Unesco y es la cuna de varios de los mejores artistas de todos los tiempos.

Acorde a su grandeza, el gobierno del Presidente Vladimir Putin no escatimó en gastos para exhibir su mejor rostro. Así, este Mundial se convierte en el más caro de la historia, con una inversión que supera los 14 mil millones de dólares. ¿Por qué tanto? Se construyeron seis estadios y otros seis fueron refaccionados. Sume miles de obras viales -y otros gastos inesperados- y llega a la cifra.

Mañana, cuando sea la ceremonia de inauguración, se verá si tanto esfuerzo (y dinero) valió la pena.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia