Dólar Obs: $ 637,45 | -0,51% IPSA 0,03%
Fondos Mutuos
UF: 27.145,21
IPC: 0,30%
"Estoy convencido de que Canal 13 no va a perder más plata. Nos va a ir bien. Esa es mi motivación para sacarme la mugre todos los días"

domingo, 10 de junio de 2018

Constanza Capdevila de la Cerda.
El_Mercurio

Primera entrevista a Maximiliano Luksic Lederer. En exclusiva, el actual subdirector ejecutivo de la estación televisiva cuenta su historia, sus planes en ella y el rol que juega en la familia más poderosa de Chile.

"Es una responsabilidad muy grande, por lo que la familia ha construido, lo que hacemos, lo que nos ha dado el país y lo que le hemos dado nosotros. Hay un peso y una responsabilidad de continuar este legado". Así responde Maximiliano Luksic Lederer cuando le preguntan qué significa ser un Luksic.

Max, como le dicen todos, tiene 30 años, es sencillo, no se complica al contestar ninguna pregunta y goza de sentido del humor. Tras vivir diez años fuera de Chile, decidió volver al país en septiembre de 2016 y desembarcar directamente en las oficinas de Canal 13, donde hoy se desempeña como subdirector ejecutivo.

Su padre, Andrónico Luksic Craig, ingresó a la propiedad de la estación televisiva el 2010, pero a partir del 2014 comenzaron las pérdidas económicas, que tras cuatro años acumulan $52 mil millones. En noviembre del año pasado, Luksic Craig compró el 33% que aún mantenía la Universidad Católica en la propiedad del canal, convirtiéndose en el único dueño. Además de cuantiosas pérdidas, el controlador ha debido inyectarle más de $32 mil millones para intentar salvar la situación, pero los esfuerzos no han sido suficientes.

Han debido implementar medidas extremas para reducir costos, como la externalización de toda el área de servicios y producción de la empresa, a manos de la compañía española Secuoya. Y también, la desvinculación de 270 empleados del canal a fines de abril, que se suman a los 101 que salieron en enero pasado.

-En lo personal ¿qué significó desvincular a tantos trabajadores?

"No es fácil despedir a nadie. Por eso nos preocupamos de que se fueran en las mejores condiciones posibles. Aunque eso no quita el dolor a las personas, sí les permite tener más tiempo y tranquilidad para pensar en los próximos pasos a seguir, ya sea en la industria o en otro camino. Me tranquiliza saber que otras 600 personas se quedaron para sacar adelante el canal".

"Como dijo mi papá, mi familia no está acostumbrada a quitar empleo. Nosotros creamos empleo y esa es la fortaleza del grupo. Son minutos difíciles, analizamos todas las opciones y lamentablemente la única salida para que la empresa mejorara era externalizar varias áreas con Secuoya, sacar gente y alivianar la compañía".

-¿Se descartan nuevos despidos?

"No hay ninguna empresa que esté en condiciones de descartar despidos. Siempre puede haber despidos, como puede no haberlos".

-¿Cómo están las cosas hoy en Canal 13?

"Dolidas. No ha sido una semana fácil. Pero, a pesar de todo lo vivido, los procesos han funcionado bastante bien. No se ha notado diferencia en la pantalla, como algunos decían que podía pasar, con la llegada de Secuoya. Se están haciendo las cosas necesarias para salir de esta crisis que tenemos como canal y también para crecer".

"Lo que estamos haciendo no es nada de innovador, se debió haber hecho hace cinco años atrás. Pusimos al canal en el siglo 21, después de esto nos vamos a poner innovadores. Sé que Secuoya había estado dando vueltas por acá hace años, no entiendo por qué nadie los escuchó".

-¿Por qué Andrónico Luksic decidió invertir en este negocio?

"Cuando nos metimos en la propiedad fue una oportunidad. Era el canal más importante del país, a un buen precio. Cuando mi papá compró la CCU estaba quebrada, y mira lo que es hoy la compañía. La Sudamericana también estaba quebrada, y mírala hoy. Son oportunidades y las cosas se pueden hacer bien cuando uno se involucra".

"Compramos la última parte de la propiedad a la Universidad Católica porque creemos que el canal es un buen negocio. Fue un buen acuerdo para las dos partes, aunque se pudo haber negociado un poco mejor. Sí tenemos que innovar, cambiar el modelo, pero hay muchas oportunidades de hacer cosas muy buenas y grandes. Esa es mi aspiración y por eso estoy aquí".

"El próximo año podríamos partir con ganancias de $1.000 millones"

-Tras cuatro años de pérdidas, ¿Canal 13 ya tocó fondo?

"Esperemos que sí. Vamos a tener pérdidas este año también, mucho menores a las del pasado, pero a partir del 2019 vamos a estar mejor. Con esta estructura más liviana, podemos agarrar punto de equilibrio operacional a fines de este 2018. Lo vamos a tener, ya se nota. En mayo fuimos el único canal que ganó plata. La industria sigue cayendo, en mayo lo hizo 2% y eso nos afecta a todos. Las inversiones se van achicando, somos varios canales y seguimos peleando. Es muy complicada la situación para todos. Lo importante es que Canal 13 no está tirando a la industria para abajo. El último año la industria cayó porque nosotros la empujábamos".

-¿Cuándo esperan tener números azules?

"El próximo año podríamos partir con ganancias de $1.000 millones".

-¿Cuánto serán las pérdidas este año?

"Unos $2 mil millones, pero antes perdíamos $9 mil millones".

-¿Hasta qué punto van a mantener este negocio y seguir inyectándole capital?

"Ya se acabó, este año. No hay más. Por eso se han implementado estos cambios, porque la situación ya no da nomás. El mejor ejemplo es Alto Maipo, perdimos US$ 350 millones como familia. Cuando ya sabemos que algo no funciona, se termina".

-En la junta de accionistas de Quiñenco, Andrónico Luksic señaló que podría haber otro aumento de capital en Canal 13.

"El controlador y la familia están comprometidas con este canal. Con los últimos sucesos vamos a tener que ponerle un poco más de recursos, pero no se trata de aportes como los anteriores de $10 mil millones o $20 mil millones. Eso ya no va a existir. El aumento de capital vendrá por las indemnizaciones que hicimos, la salida de personas que no estaban contempladas. Tenemos que empezar a ganar plata y salir adelante, como tiene que ser. Si no lo logramos, el canal se pondrá a la venta y lo que nos quede de plata, hasta cerrar".

-¿Cuánto se tuvo que poner extra por concepto de indemnizaciones?

"La salida en sí no estaba contemplada en el presupuesto. Para eso se necesitaron sobre $1.000 millones adicionales".

-¿Qué va a suceder si el plan de ahorro no funciona?

"Vender o ver qué pasa. Quebrará, lo que en Estados Unidos se llama "Chapter 11", pero aquí no funciona como allá. Estamos tratando de hacer lo mejor posible, pero como está hoy el canal y con este nivel de pérdidas ¿quién va a querer comprarlo, si la familia más grande del país no pudo sacarlo adelante?"

-¿Qué tan probable es ese escenario?

"Puede pasar cualquier cosa, pero yo estoy convencido de que Canal 13 no va a perder más plata. Estoy convencido de que nos va a ir bien. Esa es mi motivación de trabajar aquí y de sacarme la mugre todos los días".

-¿Se cortó la llave definitivamente?

"La llave se cortó el año pasado, por eso llegó un nuevo director ejecutivo, llegué yo, llegaron equipos para cambiar el método y sacar esto adelante, porque ya no hay más. No podemos seguir en una compañía que pierde $20 mil millones anuales".

"Si yo fuera el controlador, no pondría un peso más, nunca más"

-Andrónico Luksic es un empresario exitoso. ¿Qué le pasa a él con la situación de Canal 13?

"Esa es una pregunta para él. Yo puedo decir que si yo fuera el controlador, no pondría un peso más, nunca más. Los negocios son negocios. Acá no somos la beneficencia, aunque nos encantaría, pero de alguna manera hay que poder financiar las cosas. Yo no busco un canal que me entregue millones, o que incremente el patrimonio familiar. Lo importante del canal es que tenga un punto de equilibrio".

-¿Han evaluado la posibilidad de vender parte o toda la propiedad?

"Todo lo que tenga que ver con mejorar el negocio lo estamos mirando siempre. Nunca estamos cerrados a nada. La gente y la industria sabe lo que es Canal 13 hoy. ¿Quién se quiere venir a meter a una empresa que está perdiendo $20 mil millones? No hay mucho que hacer. Yo no estoy tocando puertas, porque primero tengo que arreglar lo que tenemos acá".

-¿Y qué hay de la entrada de algún socio internacional para fortalecer su posición?

"Por supuesto. ¿Quién no quiere llegar afuera y potenciarse internacionalmente? Mira al Banco de Chile con el Citibank, uno siempre busca un aliado estratégico. Me encantaría Fox, Turner o cualquiera que mejore el libro de esta compañía".

-¿Cómo evalúa la industria televisiva, cada vez más competitiva con plataformas en línea como Netflix y YouTube?

"Complicada y muy competitiva, especialmente en Chile. Con seis canales y cuatro de ellos fuertes, no es fácil. Por eso es importante esta innovación, buscar nuevos negocios y ver nuevas formas de crear contenidos. Pero no se viene fácil. Vamos a ver cuánto tiempo puede durar esta industria con cuatro canales fuertes".

"No es fácil despedir a nadie. Por eso nos preocupamos de que se fueran en las mejores condiciones posibles (...). Me tranquiliza saber que hay otras 600 personas que se quedaron para sacar adelante el canal"."Cuando mi papá compró la CCU estaba quebrada y mira lo que es hoy. La Sudamericana también estaba quebrada y mírala hoy (...). Las cosas se pueden hacer bien cuando uno se involucra".

"¿Quién no quiere potenciarse internacionalmente? Mira al Banco de Chile con el Citibank, uno siempre busca un aliado estratégico. Me encantaría Fox, Turner o cualquiera que mejore el libro de esta compañía".

"Me interesa estar en una compañía donde las cosas se hagan bien. Que las noticias sean transparentes, saber que no hay influencias manejando las cosas ni la información. Lo hablé con mi familia y les dije que si el día de mañana yo descubría algo de ellos o de quien fuera, lo iba a sacar al aire".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia