Dólar Obs: $ 637,35 | 0,16% IPSA -0,42%
Fondos Mutuos
UF: 27.126,25
IPC: 0,30%
Expansión de Uber amenaza supervivencia de los taxis amarillos en Nueva York

martes, 05 de junio de 2018


El_Mercurio

Ya hay seis veces más autos de aplicaciones de transportes que taxis de Manhattan. No solo los sueldos de los taxistas han caído, sino también sus jubilaciones, por la baja en el valor de las patentes.

La aparición de decenas de miles de conductores de aplicaciones como Uber y Lyft en la ciudad de Nueva York ha puesto contra las cuerdas a uno de los símbolos más característicos de la cosmopolita urbe estadounidense: sus famosos taxis amarillos.

Desde hace ya casi un siglo, estos tradicionales automóviles desplegados por las calles de Manhattan se han transformado en una de las postales más reconocibles de la "ciudad que nunca duerme", íconos que actualmente son parte de una crisis que comenzó con la llegada de las aplicaciones de transporte entre privados hace cinco años y que solo se ha agravado debido a la falta de regulación por parte del gobierno y el municipio.

Y es que actualmente, dentro del estado ubicado en la Costa Este, se encuentran registrados 13 mil taxis amarillos, mientras que los vehículos operados por Uber y Lyft llegarían a los 80 mil, los que por una parte han beneficiado a los consumidores, quienes pueden optar por esta alternativa en todos los distritos de la ciudad (Queens y Brooklyn, por ejemplo), pero que también han perjudicado a los taxistas al disminuir sus viajes y ganancias.

Pero los problemas para los taxistas solo parten en la reducción de sus remuneraciones mes a mes. La principal dificultad que enfrentan estos conductores son las licencias que deben pagar para poder operar en las calles de la ciudad -conocidas como Medallion-, cuya regulación data de la década del treinta.

Caen precios de las patentes

Tal como sucede en Chile, cada taxista o compañía de taxis debe pagar altas sumas al municipio para trabajar. Así, debido a su alto precio, cada patente era vista como una inversión segura por parte de los taxistas, quienes al momento de retirarse podían vender estos permisos y enfrentar sus últimos años con varios miles de dólares bajo el brazo.

No obstante, con la arremetida de servicios como el de Uber, el valor de estas patentes ha caído dramáticamente. Si en 2013 cada una de ellas se vendía por un monto cercano a US$ 1 millón, actualmente los valores han bajado un 90%, dejando a cada una de estas licencias por US$ 150 mil y a los conductores sin gran parte de lo que creían destinado a sus jubilaciones.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia