Dólar Obs: $ 784,28 | 0,91% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.660,96
IPC: 0,10%
Uno o dos grados sobre lo normal:

El aumento en la temperatura del mar afecta la presencia del krill en la Antártica

jueves, 31 de mayo de 2018

Richard García
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Si se mantiene el calentamiento de las aguas, unos organismos gelatinosos, conocidos como salpas, podrían desplazar a este pequeño crustáceo que es clave en la dieta de ballenas y otros animales marinos.



Las salpas son cada vez más frecuentes en las aguas antárticas. Estos organismos gelatinosos, similares a las medusas, de bajo valor nutritivo y que pueden formar grandes agrupaciones, son uno de los mayores beneficiarios del aumento de temperatura que ha estado experimentando el océano austral. El mayor incremento se registró el verano de 2017, asegura el biólogo Humberto González, director del Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos y de Altas Latitudes (Ideal) de la U. Austral de Chile. "Ese verano fue muy cálido y se registró un crecimiento masivo de salpas y de forma simultánea, hubo poco krill". Ambas especies viven en la columna de agua y compiten por el alimento disponible, pero mientras a una favorece el calor, la otra requiere temperaturas más frías.

"De continuar el ciclo de calentamiento global, lo más probable es que lentamente en el futuro se vean favorecidas las salpas y perjudicado el krill", dice el especialista.

Una disminución del krill podría significar grandes problemas, porque "es el principal alimento de depredadores como los pingüinos, ballenas, focas, aves marinas y peces", sostiene.

Depredador

En paralelo, los científicos de las universidades de Chile y de Magallanes, junto al Centro Ideal, analizan si el Halicarcinus planatus , un pequeño cangrejo depredador hallado fortuitamente en la isla Decepción en 2009 y también favorecido por un aumento de temperatura de las aguas, podría invadir el mar antártico, amenazando el ecosistema.

Se desconoce si se trató de una población local adaptada al ambiente singular de Decepción o un pasajero clandestino que llegó en el lastre de las embarcaciones, reconoce Zambra López, estudiante de doctorado de la Facultad de Ciencias de la U. de Chile. "Estamos estudiando este cangrejo para ver qué tan reales son las posibilidades de que llegue a instalarse algún día en la Antártica".

Al menos, hace 15 mil años que no existe este tipo de depredadores en el continente helado, por lo que todos los organismos que son potencial presa del cangrejo tienen un desarrollo más lento y se han ido adaptando exitosamente a otras amenazas. "Este sería un nuevo tipo de depredador que se desarrolla mucho más rápido, que se alimenta de una forma distinta y para el cual no poseen una adaptación para defenderse de él.

Los especialistas analizan la fisiología del animal para determinar si resiste los inviernos y podría desplazarse por sí solo desde las aguas menos frías, donde hoy vive, a las del continente helado. Hasta ahora han visto que se reproduce hasta tres veces al año y que tiene un metabolismo que le permite resistir bajas temperaturas.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia