Dólar Obs: $ 637,45 | -0,51% IPSA 0,03%
Fondos Mutuos
UF: 27.145,21
IPC: 0,30%
Implementado bajo Deng Xiaoping:

Después de 40 años, China está lista para acabar con el control de la natalidad

miércoles, 23 de mayo de 2018

Didi Tang The Times
Internacional
El Mercurio

Beijing El gigante asiático tiene nuevos desafíos demográficos, entre ellos una sociedad envejecida y la necesidad de asegurar mano de obra para la economía en crecimiento.



China está lista para deshacerse de sus últimas políticas de control de la población después de 40 años, en medio de crecientes preocupaciones por la caída de la tasa de natalidad en el país y el rápido envejecimiento de la sociedad.

El fin de los controles introducidos en 1979, que en su mayor parte limitaba las familias a tener un solo hijo, agradará a los activistas que desde hace tiempo critican el control del gobierno sobre la fertilidad de sus ciudadanos como una intromisión en los derechos básicos.

China tiene 1.380 millones de habitantes, casi un quinto de la población mundial. La tasa de natalidad ya iba en descenso antes de la política del hijo, pero ahora ha llegado a un promedio de 1,62 hijos por mujer, una de las más bajas en Asia y mucho menor a la tasa de 2,1 requerida para mantener el crecimiento demográfico. La tendencia ha hecho que el número de jubilados supere al de las generaciones más jóvenes.

El Consejo de Estado, rama ejecutiva del gobierno central, ha encargado un estudio sobre las consecuencias de poner fin a la política y planea recomendar la eliminación de todos los límites sobre cuántos hijos puede tener una pareja, según la agencia Bloomberg.

Liang Zhongtang, un demógrafo, dijo que las autoridades ya habían dado señales en este sentido después de que fuera reestructurada la agencia a cargo de hacer cumplir las restricciones, en marzo. "No creo que nuestro gobierno haga un escándalo por la abolición de la política de planificación de nacimientos. Simplemente desaparecerá. El asunto ya no se volverá a plantear", dijo.

La aplicación de la política es cada vez más rara. Actualmente, los futuros padres solo necesitan registrarse en los comités de su vecindario para recibir atención prenatal y servicios para niños. En el pasado, las restricciones eran draconianas. Las parejas tenían que presentar documentación para demostrar que eran elegibles para conseguir un permiso para concebir un hijo.

La política de planificación del nacimiento fue introducida en 1979 por Deng Xiaoping, quien pensaba que el país era demasiado pobre para alimentar a su población de rápido crecimiento. La mayoría de las parejas urbanas estaban restringidas a tener un hijo; las parejas rurales podrían tener dos si la primera era una niña.

Para cumplir con los objetivos de tasa de fertilidad, los funcionarios locales a veces tomaron medidas extremas, como obligar a las mujeres a abortar o ser esterilizadas.

Los habitantes urbanos que violaron la ley corrían el riesgo de perder sus trabajos; a las familias rurales se les demolieron sus hogares por tener niños "ilegales". Se enfrentaron a fuertes multas y se podría negar a sus hijos educación pública y atención médica. Las políticas provocaron críticas pero el partido gobernante argumentó que los controles mejoraban los derechos humanos al reducir la pobreza.

Un reciente descenso en la tasa de natalidad ha creado un nuevo conjunto de desafíos demográficos, incluido el cuidado de la envejecida población y la garantía de que exista la mano de obra adecuada para satisfacer las demandas de una economía de rápido crecimiento.

En 2016, la política se relajó para permitir que todas las parejas tengan dos hijos. El número de nacimientos saltó inicialmente en un 8%. Sin embargo, luego cayó un 3,5% el año siguiente, lo que generó preocupaciones de que las personas ya no están interesadas o motivadas a tener grandes familias.

La abolición de la política de natalidad, y un movimiento hacia lo que los legisladores se refieren como "fertilidad independiente", es poco probable que detenga la tendencia, dicen los demógrafos. "La tasa de natalidad seguirá disminuyendo", dijo Liang. "No se trata simplemente de una cuestión que se decida por orden del gobierno para más niños o menos. Pero la abolición de la política de nacimiento dará al público la libertad de sus derechos reproductivos".

Detrás de la historia

Las políticas patrocinadas por el Estado para controlar las poblaciones tienen una historia larga y terrible. Incluso las estrategias bien intencionadas han tenido horribles consecuencias, imprevistas. Otras siempre fueron manifiestamente malvadas.

Casi sin excepción, han sido los pobres, los que no tienen educación o los indefensos los que más han sufrido, desde el colonialismo europeo hasta los programas de esterilización forzosa del Tercer Reich. Uno de sus miembros dijo al Consejo de Estado de la India en 1935 que frenar el crecimiento de la población entre las masas "no era lo que querían, sino lo que era bueno para ellos".

Los esfuerzos por controlar la población no terminaron con la era de los imperios. A medida que la población mundial se ha disparado y los recursos se han vuelto más escasos, han surgido estrategias cada vez más draconianas. Los abortos forzados y la confiscación de niños por parte del Estado desde 1979 han dejado a China con 30 millones más de hombres que mujeres. La tasa de natalidad de China ya estaba disminuyendo cuando se impuso la política del hijo único.

India, que superará a China como el país más poblado del mundo en una década, también tiene una vergonzosa historia de control de la población. El más notorio fue el programa de esterilización impuesto por Indira Gandhi durante la Emergencia de 1975 cuando se suspendieron las libertades civiles. Alentada por la perspectiva de enormes préstamos del Banco Mundial, Indira Gandhi lanzó un programa de esterilización masiva dirigido a las castas inferiores y los pobres. Más de seis millones de hombres se sometieron a vasectomías en un solo año, 15 veces el número esterilizado por los nazis. Cerca de 2.000 murieron por una cirugía fallida. En la actualidad, la preferencia endémica de India por los hijos sobre las hijas también ha resultado en un desequilibrio de género desastrosamente sesgado, que ha sido culpado por el deprimente historial de violencia sexual en India.

Los esfuerzos del Estado para aumentar sus poblaciones no han sido menos crudos. Por ejemplo, se ofrecen incentivos en efectivo a las parejas que tienen más de un hijo en Rusia.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia