Dólar Obs: $ 627,17 | -1,55% IPSA -0,23%
Fondos Mutuos
UF: 27.057,40
IPC: 0,30%
Larraín enfrenta el episodio Harvard, las presiones de gasto y adelanta que la reforma tributaria "podría tocar otros impuestos"

domingo, 13 de mayo de 2018

Carlos Agurto López
El_Mercurio

"Tengo la tranquilidad total de que he actuado bien y de buena fe", afirma el Ministro de Hacienda. Convencido de que la economía "se está tonificando", dice que en abril "vamos a tener cifras mejores que en marzo".

a última semana del ministro de Hacienda, Felipe Larraín, ha sido una de las más complejas desde que asumió hace dos meses en el cargo. Mientras el lunes trataba de explicar en el Congreso sobre el origen de las "presiones de gasto" adicional por US$ 5.500 millones que dijo haber recibido del anterior gobierno, al día siguiente la bancada de diputados socialistas hacía pública una denuncia en su contra por el financiamiento fiscal de un viaje a Boston que él hizo para participar en un encuentro de ex alumnos en la Universidad de Harvard, en abril.

La acusación incluyó una denuncia de los parlamentarios de oposición ante la Contraloría para que investigara la eventual "falta de probidad" de Larraín. A la espera del fallo de la entidad fiscalizadora, el ministro decidió poner de su bolsillo los recursos no reembolsados por la casa de estudios. De este tema, la situación económica actual de Chile y los países de la región, y de las reformas tributaria y de pensiones, el ministro se refiere en entrevista con "El Mercurio".

-Tras el episodio ocurrido por su viaje a la Universidad de Harvard, ¿hace un mea culpa de la situación?

"Tengo la tranquilidad total de que he actuado bien y de buena fe y espero tranquilo y confiado el dictamen que tiene que emitir la Contraloría. Segundo, creo que todas las autoridades, y por supuesto el ministro de Hacienda, estamos sujetos al escrutinio público, y en ese sentido, no tengo ningún problema con él".

"Pero me complican dos cosas. Hay distintas formas de hacer política, y lo que hemos visto es la pequeñez de la política. Porque el escrutinio está bien, la fiscalización está bien, pero lo que a mí me parece reprochable es distorsionar los hechos y faltar a la verdad para conseguir un objetivo político".

"Asistí como expositor a uno de los seminarios más prestigiosos que organiza la Universidad de Harvard anualmente. Eso no se dice, se omite. Tratan de hacer parecer que fui a juntarme con un grupo de amigos, a tomarnos una cerveza con recursos fiscales. Eso es faltar a la verdad y es faltar a la verdad decir que fui como una persona privada cuando en realidad fui como ministro de Hacienda, y así consta en el programa y así fui presentado".

"La otra parte que me complica es que esto distrae la atención de los temas centrales que tenemos que afrontar como ministerio. He seguido con mi agenda invariable, pero esto distrae y de alguna manera busca deslegitimar el rol que tiene el ministerio, y que hemos planteado, en el control de gastos y la austeridad, con un caso que no tiene nada que ver".

-¿No le parece inapropiado realizar este gasto, en el contexto de austeridad, probidad y transparencia del que usted ha hablado?

"La austeridad no significa que los ministros nos tengamos que quedar encerrados en Chile. Tenemos un rol en reuniones internacionales, en levantar la imagen país. ¿Sabe cuánto nos costó como país la cuenta anual de intereses que paga Chile por la rebaja en la clasificación de riesgo?, casi US$ 400 millones. Nosotros hemos planteado como objetivo recuperar la clasificación de riesgo y para eso tenemos que hablar, mostrar los cambios que estamos haciendo. Eso requiere viajar. Imagínese lograr recuperar la clasificación de riesgo, significaría hoy un ahorro anual para Chile del orden de US$ 400 millones".

-Pero la crítica radica en que una invitación que partió como personal, que fue ratificada tras ser elegido como ministro, y que además consideraba un reembolso. ¿Por qué se hizo a cuenta del fisco?

"Porque era un viaje como ministro de Hacienda. Tanto es así que mi presentación fue distinta a la que habría hecho en otro rol. En ella me referí a América Latina, pero también relevé los objetivos que nos hemos propuesto como Gobierno, por ejemplo, el consejo asesor fiscal autónomo. Y en esa condición, el viaje lo pagó la subsecretaría y el reembolso siempre se le informó a Harvard que debía hacerlo a la subsecretaría. Fue una actividad pública, tan pública fue que salió en los diarios acá en Chile".

-¿Cuál fue la utilidad práctica del viaje?

"Esto es parte de un proceso y un trabajo que estamos haciendo en el Ministerio de Hacienda de recuperar la imagen de la economía chilena. Este trabajo lo hago en Chile Day, en las reuniones del BM, del FMI, del G20. Y lo hago en ciertas conferencias que me parecen importantes. Por eso le digo una cosa: voy a seguir yendo a las conferencias que me parezcan importantes para cumplir con nuestros objetivos".

-Definitivamente, el reembolso por parte de Harvard fue del orden de los US$ 5.500. ¿Por qué tomó la decisión de asumir la diferencia (casi $1,8 millones) del gasto del viaje a la espera del dictamen de Contraloría?

"Tomé la decisión pensando en nuestro trabajo en el Ministerio de Hacienda, para no tener distracciones que nos impidan concentrarnos en lo realmente importante que son los objetivos que nos hemos planteado. Tenemos proyectos de ley que tramitar, estamos trabajando por fortalecer la economía, el crecimiento, la inversión y los empleos de calidad. Ese es el trabajo al que fui convocado por el Presidente y el que esperan los chilenos que haga".

-¿Qué va a pasar en el caso de que la Controlaría afirme que usted cometió una falta a la probidad?

"Estoy tranquilo y confiado. Voy a esperar el dictamen de la Contraloría y lo voy a acatar".

-El ministro Salud también estaba confiado de la decisión que pudiera tomar la Contraloría...

"Dejemos que las instituciones funcionen".

-¿Qué conversó con el Presidente Piñera sobre el viaje? ¿El Presidente le planteó la necesidad de solucionar este tema?

"Siempre he sentido el apoyo del Presidente y en este episodio no ha sido distinto; al contrario, me dio todo su respaldo. La decisión de hacer este reembolso es absolutamente personal y obedeció a la necesidad de concentrarnos en lo que es propio del ministerio".

-¿Recibió presiones de La Moneda en las últimas horas para solucionar este tema, al considerar que el Mandatario tenía que firmar la autorización por la comisión de servicio?

"No recibí presiones".

-¿Qué lección saca de este episodio?

"Me impacta, y debo decir que me desilusiona la disposición de algunos políticos a tergiversar los hechos para sacar un rédito político pequeño, en este caso tratar de restarle legitimidad a un objetivo y labor esencial para el país y nuestra economía, como es el control de los gastos y la austeridad que hemos planteado".

-Se vienen discusiones importantes para la cartera: Reforma tributaria, Presupuesto 2019. ¿Asume que quedó debilitado políticamente para sostener su discurso de la austeridad?

"No lo veo así. Tengo confianza en un buen dictamen de Contraloría, que es la que debe determinar en este tema. ¿Y sabe? No me desvío del trabajo que tenemos que hacer. Por ejemplo, la semana pasada, en medio de esta polémica, estuvimos discutiendo la Ley de Bancos. Estamos trabajando el proyecto del CFA autónomo, que es parte de la forma como vamos a mejorar la institucionalidad fiscal. Ayer estuvimos trabajando en pensiones con el Presidente de la República. La verdad es que tengo alguna experiencia y me ha tocado conocer la pequeñez en la política y la distorsión a la verdad".

-¿Entonces no cree que le va a costar discutir estos temas en el Congreso?

"Creo que no y seguiré yendo normalmente al Congreso. Sigo haciendo mi trabajo. Para eso me invitó el Presidente, para hacer la pega".

Imacec de marzo: "No estoy anunciando ningún tipo de hortalizas con esta cifra"

-Cuando se conocieron las cifras del Imacec de marzo usted señaló que estaban llegando los "tiempos mejores". ¿Esto no podría ser un nuevo desliz como los "brotes verdes" o los "aires primaverales"?

"No. He sido súper claro en dos cosas. Primero: hay que reconocer que la economía se está tonificando. El no reconocerlo sería curioso de nuestra parte. Pero también diciendo que estas cifras tienen poco tiempo y que hay un efecto de base de comparación que tiene que ver con el efecto de la mina Escondida. Pero en abril vamos a tener cifras mejores que en marzo".

-¿En cuánto se ubicaría?

"La cifra de abril puede ser incluso sobre 5%. Y eso tiene que ver con que hay tres días hábiles más que en abril de 2017. En tanto, el efecto de base de comparación se empieza a disipar. No estoy anunciando ningún tipo de hortalizas con esta cifra. Lo que sí estoy diciendo es que aquí estamos empezando a ver los tiempos mejores".

-¿Las cifras de marzo dan cuenta de que hay un punto de inflexión?

"El Imacec de marzo cae plenamente en el gobierno del Presidente Piñera y los Imacec anteriores claramente están influidos. Miremos cualquier indicador de confianza empresarial. Nos dice que hubo un salto después de la segunda vuelta. No es un aumento suave. Lo que la gente entiende es que la economía es muy gobernada por expectativas. El Presidente Piñera iba liderando en las encuestas, esto se corrobora después de la segunda vuelta. Entonces, tenemos una situación que es claramente muy favorable en materia de la recuperación de las confianzas".

-Hay agentes del mercado que plantean que las proyecciones de crecimiento del Banco Central y las propias de Hacienda son optimistas. ¿Se justifica ese pesimismo?

"Es curioso, porque algunos me dicen que estamos muy moderados en las proyecciones de crecimiento, que las aumentemos. Una cosa que no hacemos es mover nuestras proyecciones de forma constante, eso lo hacen los analistas del mercado".

-¿Sigue creyendo que el crecimiento se ubicará en 3,5% a fines de 2018? ¿Podría haber una rebaja en la actualización de las proyecciones en julio?

"Por el momento, seguimos manteniendo que esto es en torno a 3,5%".

Tipo de cambio más apreciado podría acelerar convergencia de la inflación al 3%

-En la última semana ha habido un alza en el tipo de cambio y en el petróleo, explicado por la coyuntura internacional. ¿Qué efectos puede tener en Chile?

"La recuperación del tipo de cambio o la depreciación del peso tiene dos partes. La parte positiva, es que esto mejora la competitividad de las exportaciones chilenas y mejora también la competitividad de aquellos que sustituyen importaciones. En ese sentido, esto nos da mayor competitividad".

"La parte en que uno obviamente está vigilante es respecto a la inflación. Sin embargo, hoy estamos con una inflación de 1,9% en 12 meses. Este es un nivel de inflación bajo. Ahora, siempre hay que estar vigilantes, pero estamos en una posición que está más abajo del piso de la meta. Nosotros tenemos una comunicación muy estrecha con el Banco Central y estoy seguro de que está mirando estos temas".

-¿Esto podría acelerar la convergencia al 3% de la inflación y, por consiguiente, un cambio en las tasas?

"Un tipo de cambio más apreciado podría acelerar la convergencia de la inflación al 3%, sin duda. Pero en los últimos días el tipo de cambio descendió. Hay volatilidad y yo hago un llamado a que los agentes económicos se cubran del riesgo cambiario en una economía que tiene tipo de cambio flotante como la chilena. Hay instrumentos en nuestra economía para poder cubrirse de este riesgo".

-La situación geopolítica entre Estados Unidos e Irán ha hecho subir el precio del petróleo en las últimas semanas. En Chile, el precio del combustible, ya en algunos sectores supera los $800 por litro, ¿Ustedes planean, si esto sigue en ascenso, una modificación del Mepco?

"Por el momento no tenemos planes de cambiarlo. Ahora, obviamente que siempre todo puede estudiarse y puede mejorarse".

"Los avatares de las economías de la región nos preocupan desde otras perspectivas, pero no tanto desde la economía"

-La región está enfrentando un período de inestabilidad política y económica. Hay elecciones en México, Brasil; Argentina está complicada. ¿Cómo puede afectar esto a Chile?

"Chile tiene la ventaja de ser una economía extraordinariamente diversificada en materia de sus socios comerciales. El 50% de nuestras exportaciones van a Asia, y Latinoamérica representa alrededor del 18% de nuestros envíos. Si bien es cierto Chile, a través de su red de tratados de libre comercio, está muy integrado en la región, y a través de la Alianza del Pacífico, los avatares de las economías de la región nos preocupan desde otras perspectivas, pero no tanto desde la economía. Algunos han dicho: a nosotros nos conviene que no le vaya tan bien a la región, porque así Chile resalta. Pero no, a nosotros nos conviene que el barrio ande bien".

"En ese sentido, nos preocupa la situación de Argentina. Me comuniqué con Luis Caputo (ministro de Finanzas) y con Nicolás Dujovne (ministro de Hacienda), que justamente iba a Washington, y les ofrecí toda mi colaboración. Ellos me pidieron que dijera cómo veía la situación argentina, les hice un análisis, y, de alguna manera, les hice un par de sugerencias. Las sugerencias no las puedo contar, pero respecto a medidas económicas y cosas que se pueden hacer en una coyuntura actual".

-Argentina enfrenta una coyuntura compleja. ¿Cómo se puede superar?

"Argentina se estaba recuperando, pero tiene un problema, que el corte del déficit fiscal ha sido gradual, dado que una parte importante del déficit fiscal tiene que ver con los precios subsidiados de ciertos servicios básicos: Transporte, energía, gas, que generan una presión sobre la inflación. Uno puede decir que se podrían haber hecho las cosas mejor, pero creo que lo que ha hecho Argentina es bien notable,".

-Pero justamente esas medidas han generado inestabilidad política...

"Esa es la parte complicada, porque no es decir "oye, lo que pasa es que tengo que aumentar un precio que en realidad importa poco". No, estos son precios que importan a muchas personas. Entonces, usted le va a explicar a un trabajador que no se preocupe, porque en realidad esta inflación, que le está horadando sus salarios, está reduciendo el déficit, le va a costar entender ese cuento. Imagínese usted el zapatito chino que hay allá".

-¿Hizo bien Argentina en recurrir al FMI?

"Hizo lo correcto en ir al FMI. Lo que pasa es que un préstamo del fondo tiene recuerdos que son complejos, porque llevaban a épocas en que hubo crisis. Considerando las opciones, un crédito significativo del FMI es parte de la solución para que pueda normalizarse".

-¿Existen riesgos para Chile por la situación argentina?

"Espero que las medidas que está tomando, el apoyo del FMI, el paquete crediticio calmen los mercados y, en ese momento, le vaya bien a Argentina. Nosotros estamos bastante fuertes".

Presiones de gastos por US$ 5.500 millones: "Hay una escalada de sobreejecución del gasto en salud"

-Otro de los temas en que estuvo envuelto esta semana fue sobre los gastos comprometidos o presiones de gasto por US$ 5.500 millones. ¿Pensó que generaría este revuelo?

"Es cierto que generó un debate, y no es un debate que me sorprendió. Pero fue la transparencia y el realismo, las dos razones por las cuales hicimos esto. El debate si son gastos comprometidos o presiones de gasto, creo que es un poquito semántico. Lo importante es que hay una cantidad de gastos que no cuentan con financiamiento".

-Usted señaló que cuando son gastos imposibles de manejar, se transforman en gasto comprometido. ¿No es justamente el control de gastos su responsabilidad como ministro de Hacienda?

"Esto es divertido, trato de tomar las cosas con humor, porque si no uno se pone a llorar. Hay ciertas cosas buenas, por ejemplo, que tenemos un consenso que hay un problema serio con los gastos, particularmente en el sector Salud. Eso nadie dijo que no existía, que fue un tema que nosotros pusimos en la discusión. Ahí incluso un ministro me ofreció ayuda".

-¿Quién le ofreció ayuda?

"El ex ministro Eyzaguirre. ¿Qué es lo que pasa? Que cuando uno ve la progresión de la sobreejecución del gasto en servicios de salud, que también existía en la época nuestra, nosotros lo teníamos entre $100 mil millones y $190 mil millones; creció hasta $630 mil millones el año pasado. Entonces, uno dice, ministro, gestiónelo y me dicen por qué no lo gestiona usted".

-¿Acá hubo un error de gestión por parte de los ministros hacia atrás?

"Los hechos son que hay una escalada de sobreejecución del gasto en salud. Pero no solamente del año pasado, hay una escalada todos los años, el problema es peor. Obviamente que hay formas de financiarlo, pero es una presión de gasto muy fuerte. Lo que nosotros tenemos que hacer, más allá de si esto le va a gustar o no a la gente, es transparentar las cifras, hablar con la verdad y decir tenemos un problema de sobreejecución y nosotros encontramos del orden de US$ 5.560 millones para los próximos cuatro años y nos tenemos que hacer cargo de esto".

-Cuando usted se pone como meta la aprobación de ciertos proyectos y necesitará los votos de la oposición, ¿no siente que estas denuncias o "actos de transparencia" como usted señala, son el camino contrario a conseguir apoyos transversales?

"La transparencia y la verdad tienen que prevalecer. Es en base a eso que tenemos que construir acuerdos. Nunca he juzgado intencionalidad en todas estas cosas. Simplemente, he constatado el hecho y lo he comunicado donde creo que tengo que comunicarlo".

"Cuando uno ve la progresión de la sobreejecución del gasto en servicios de salud, nosotros lo teníamos entre $100 mil millones y $190 mil millones; creció hasta $630 mil millones el año pasado (...) Y me dicen por qué no lo gestiona usted".

"Era un viaje como ministro de Hacienda. Mi presentación fue distinta a la que habría hecho en otro rol (...) Relevé los objetivos que nos hemos propuesto como gobierno".

LEY DE BANCOS: El pasivo contingente del Estado se reduce. En mis conversaciones con las clasificadoras de riesgo fue un punto que se levantó".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia