Dólar Obs: $ 686,44 | 0,77% IPSA 0,08%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
El secreto tras las exitosas clases por YouTube de la Khan Academy

lunes, 16 de abril de 2018

Richard García
El Mercurio

Desde matemáticas hasta el uso de bitcoins es posible aprender a través del canal creado por el ingeniero estadounidense Salman Khan.

"YouTube es para gatos que tocan teclados, no para las matemáticas serias". Así respondió Salman Khan, ingeniero informático estadounidense de ascendencia india-bangladesí, a un amigo que le propuso que hiciera clases por esa plataforma de internet. Fue en 2006, tras el éxito que estaba teniendo en ayudar a familiares con sus problemas para entender matemáticas.

Todo había partido unos meses antes cuando su prima Nadia, de 12 años, le contó que tenía dificultades para entender la conversión de unidades porque pensaba que su cerebro no era capaz de comprender el tema. Khan decidió ayudarla, primero convenciéndola de que era capaz de hacerlo y luego haciéndole tutoriales por teléfono. No solo aprendió, sino que se transformó en la primera de su clase. Pronto corrió la voz entre los parientes y al cabo de unos meses se encontró trabajando con entre 10 y 25 familiares haciendo tutoriales personalizados en fracciones, ecuaciones y álgebra, incluyendo programas de ejercicios para que repasaran.

Pese a sus aprensiones, la idea de usar YouTube para potenciar sus clases le quedó dando vueltas y decidió ponerla en práctica.

"Hice los primeros videos con cosas que mis primos tenían problemas como dividir decimales, ecuaciones simples, y algunas nociones de ciencia, y le dije a mi familia que podían verlos para profundizar más allá de un llamado telefónico", cuenta Khan, quien presentó la historia de su Khan Academy durante la Conferencia Think 2018 de IBM, realizada el mes pasado en Las Vegas.

Muy pronto no solo sus familiares, sino otras personas que no conocía comenzaron a seguir sus clases.

Para 190 países

Hoy los videos de la Khan Academy han sido vistos más de 1.400 millones de veces y ya no solo son de matemáticas, sino que también de biología, química, gramática, historia, economía, física, idiomas, preparación para el SAT e incluso hay cursos sobre bitcoins . Las clases, presentadas en diferentes idiomas, están disponibles en 190 países y el número de estudiantes registrados que las siguen superan los 59 millones.

Reconoce que la clave del éxito fue el mismo formato que originalmente despreció. "La diferencia es que en las clases presenciales siempre hay una suerte de vergüenza de aparecer ante el maestro como el que no entendió la lección, pero en video se pierde ese estigma y se puede repetir la clase una y otra vez hasta comprenderla. A su tiempo y en el lugar que desee".

La premisa de las clases es que solo si el estudiante domina un ejercicio puede pasar al siguiente, tal como en los videojuegos o artes marciales. No es el modelo tradicional de educación, reconoce, en que se explica una materia durante dos semanas y después viene la prueba y no importa si un alumno captó más o menos de los contenidos, después se pasa inmediatamente a la otra unidad. "El problema es que así se van acumulando brechas en cada contenido y en un momento se forma un muro que no se puede atravesar. En cálculo los alumnos no fallan porque sean malos, sino porque presentan brechas de aprendizaje en álgebra o trigonometría", sostiene Khan.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia