Dólar Obs: $ 674,04 | -0,55% IPSA -1,21%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%


Los juegos de escape se apoderan de Santiago y vivimos para contarlo

sábado, 17 de marzo de 2018


Vidactual
El Mercurio

60 No More Escape Room es el nombre de la casona de juegos de escape ubicada en la comuna de Providencia. Nos dejamos llevar por la fantasía de una de sus salas temáticas y aquí detallamos la experiencia; ¿lograremos escapar?. Bárbara Alcántara



Lunes 12 de marzo de 2018, seis de la tarde, calle Los Piñones 050.

Somos tres periodistas a la deriva a punto de encerrarnos en la habitación de escape del pirata. Nuestros ojos están vendados para no matar la magia inicial y tenemos una mano con un grillete, el cual se enganchará de una argolla de fierro que cuelga de las paredes de la sala a la que nos llevarán. Anthony, uno de los creadores de "60 No More Escape Room", nos ayuda a entrar a un espacio donde la banda sonora es instrumental y épica. Afortunadamente no hace tanto calor porque hay aire acondicionado, pero está muy oscuro y, aunque no lo reconocemos, estamos nerviosos.

Tenemos una hora para descifrar los enigmas de un calabozo de madera que tiene elementos escenográficos. Después de adecuar la vista a la oscuridad, podemos ver una calavera que pareciera ser de un prisionero que nunca encontró la salida, también hay redes y una caja con piezas que nos dan la esperanza de que lograremos liberarnos. "Pareciera otra dimensión", susurra la periodista uno revelando que ya estamos poseídos por nuestros personajes cuyas vidas están en peligro y haremos lo que sea necesario para sobrevivir. Encuentro una cuerda que al ser jalada enciende dos velas led. "¡Tenemos luz!", grito. El periodista dos descubre unos garabatos en las paredes y exclama "aquí hay un mapa", que nos entregará pistas para encontrar las llaves y desatar nuestras muñecas de los molestos grilletes.

A pesar de la movilidad reducida, recorremos cada rincón. "¡Hay ratas!", aúllo asqueada y el periodista dos se ríe. Son ratas plásticas, pero con la sombra de las velas parecieran moverse. "¡Rayos! quiero salir de aquí, ¿quién me obligó a proponer este tema en la reunión de pauta?", murmullo. En tanto, periodista uno está afanada en su objetivo hasta que encuentra un llavero; después de intentar con todas las llaves, nos liberamos uno a uno. "Llegó la hora salir de este hoyo negro, síganme", grita empoderado el periodista dos. "Quizás afuera nos espera Jack Sparrow en una playa paradisíaca", imagino.

Pero no. Han pasado treinta minutos y, gracias a las pistas que Anthony nos entrega con acento francés, logramos salir de la primera habitación para entrar a otra que está iluminada, tiene mapas y acertijos por descifrar. "No podía ser tan fácil", dice periodista uno; nuestras miradas denotan cansancio y el ánimo empieza a decaer. La desesperación se apodera de nosotros: "¿Qué pasa si no logramos encontrar la salida?", pregunto, y el periodista dos responde entre risas "seremos parte del 30% que no lo hace".

El tiempo está por terminar; sin embargo, seguimos buscando claves para los candados porque queremos llegar al paisaje de ensueño que se ve por la ventana. "No nos rendiremos", decimos medio incrédulos y ya entregados a una posible derrota que se ve reflejada en cada grano de arena que cae por ese reloj que no se detiene. De pronto llega la hora y se escucha a través de los altavoces la voz de nuestro guía que nos comunica que quedan cuatro, tres, dos, uno...

Historia en Chile

El concepto se inventó en Kioto el 2008. La idea era emular los juegos de escape virtuales donde los participantes debían resolver múltiples enigmas para lograr escapar. Posteriormente se propagaron por el mundo hasta que a Chile llegaron el 2013, cuando Sebastián Michellod, un suizo radicado en nuestro país, inauguró el primer "Escape Room" en Talca.

En noviembre del 2017, el francés avecindado en Santiago Anthony Panambi (26) y Marco Vásquez (31) se asociaron para crear 60 No More Escape Room. Se trata de una casona con fachada negra cuya recepción muestra las fotos de los participantes que lograron el cometido antes de los sesenta minutos. Porcentaje compuesto de 70% de jugadores donde el récord lo lograron tres amigos chilenos con cuarenta y siete minutos.

Actualmente cuentan con dos habitaciones. La primera se llama "Científico loco" y es de terror y suspenso. La otra es la de "Los Piratas" y está más asociada a las aventuras; a fin de mes se inaugurará un tercer tema que se llamará "FDI" y estará relacionado con la Policía de Investigaciones, una mezcla de FBI y PDI. La capacidad máxima para cada sala es de seis personas y la mínima, de dos. Todos los espacios están monitoreados con cámaras y audio con la finalidad de entregar las pistas y asistir a algún participante en caso de agobio o claustrofobia.

La dupla de socios también está desarrollando el concepto de "salas móviles" que consistirá en "llegar a donde nos soliciten, llevaremos a las empresas o eventos particulares todos los trucos y ambientación necesaria para que tengan la experiencia 'escape room' donde ellos quieran", dice Marco. "Lo que proponemos es una experiencia ¿¿inmersiva??. La comunicación y el trabajo en equipo son fundamentales; por eso es que este tipo de juegos funciona tan bien con equipos de trabajo, familia y amigos", remata el chileno.

Cómo comenzó el puzle

El formato de una habitación con puzles y pruebas ha aparecido en varios programas internacionales de televisión como "The Adventure Game" y "The Crystal Maze", en Inglaterra. Una experiencia similar se puede encontrar en videojuegos interactivos.

Fue ahí donde el nipón Takao Kato obtuvo la idea para desallorrar "Real Escape Game". Fuera de Japón, el concepto se extendió a Singapur y luego a los Estados Unidos.

Según las cifras, para julio de 2015 ya existían 2.800 lugares con habitaciones de escape en todo el mundo, en lo que representa una industria creciente donde la inversión es relativamente baja para las ganancias que se pueden lograr.

En diciembre de 2016, el entonces presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y su familia visitaron una habitación de escape en Honolulu, Hawai. La familia presidencial logró salir de la pieza faltando 12 segundos para el término del reto.

Dirección: Los Piñones 050, ProvidenciaTeléfono:+569 3302 5813escaperoomchile.cl

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia