Dólar Obs: $ 641,51 | 0,65% IPSA -0,32%
Fondos Mutuos
UF: 27.131,66
IPC: 0,30%
Populares herramientas de Microsoft se suman a la tendencia:

Los programas de Office adquieren vida con la inteligencia artificial

martes, 13 de marzo de 2018

Alexis Ibarra O.
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Con esta tecnología, el software es capaz de sugerir diseños y gráficos tras analizar el contexto basado en los escritos e imágenes de una presentación. También puede proponer estilos de redacción para hacer un texto más claro, formal o inclusivo. Y la traducción automática permite que un presentador hable a una audiencia en otro idioma y que su discurso aparezca como subtítulos en PowerPoint.



Ahora no hay barreras de idiomas entre un presentador y su audiencia: una nueva función de PowerPoint, llamada Presentation Translator, traduce instantáneamente lo que el orador dice -en más de 60 idiomas - y lo muestra como subtítulos en la proyección. Sea presentación en vivo o en línea.

Lo logra a través de inteligencia artificial, tecnología que Office -con sus programas Word, Excel y PowerPoint, entre otros- utiliza para hacer más eficiente la herramienta y que ya están disponibles para los usuarios en la versión Office 365, que se paga por suscripción.

En una visita a Seattle, en el marco de Underground Tour, la empresa presentó a la prensa estos últimos avances.

"Hay dos áreas en las que hemos puesto el foco al usar inteligencia artificial en Office. Una es aportar conocimientos e ideas de forma proactiva y, por otro lado, ayudar a los usuarios a obtener resultados que de otra forma sería más difícil conseguir", dice Kirk Gregersen, director de administración de programas en Microsoft.

Para el ejecutivo, esto se traduce en que los usuarios expertos ahorran tiempo y reducen sus errores, pero a los novatos se les abre un mundo de posibilidades.

El caso de PowerPoint es un buen ejemplo. El 30% de los usuarios que comienza una presentación lo hace en un fondo blanco con el texto en negro. "Puede ser porque no tienen tiempo para hacer algo más acabado o no saben cómo hacerlo", agrega Gregersen.

Una función llamada PowerPoint Designer usa la inteligencia artificial para "entender" lo que el usuario quiere hacer. Por ejemplo, si ve que pone fechas en forma cronológica, "intuye" que quiere hacer una línea de tiempo y le sugiere dicho formato, que se ejecuta con un click.

En Excel, la inteligencia artificial reconoce patrones dentro de los datos y sugiere la mejor forma de representarlos en un gráfico para que sea más sencillo su posterior análisis.

Y para los usuarios que utilizan menos cifras y más palabras, el procesador de texto Word sumó a su clásica corrección ortográfica (que se indica como un subrayado rojo en el texto) la corrección de estilo. "Estamos creando un subrayado dorado que indica que se puede revisar el estilo -a pesar de no haber errores- para que así el texto quede más claro", aclara Gregersen.

Esto incluye claridad en las ideas y uso del lenguaje apropiado, por ejemplo, que sea más formal o más inclusivo. Para ello, la inteligencia artificial analiza el documento y determina su contexto.

En tanto, al abrir un currículum en Word, este lo reconoce como tal y emerge una ventana de la herramienta Resume Assistant, que lo ayuda en su creación. Por ejemplo, identifica la experiencia laboral de la persona y le da sugerencias a partir de perfiles públicos de usuarios de LinkedIn (la red social para profesionales) que tienen una experiencia similar. Además, lo conecta con ofertas de empleos afines disponibles en la red social, en un radio de 40 km.

Otro uso de la inteligencia artificial es en la aplicación Microsoft Translator (gratis para iOS). Según Olivier Fontana, director de estrategia de producto en Microsoft, su inspiración es el "traductor universal" de Star Trek.

En la demostración, tres personas (un japonés, un francés y un castellano parlantes) indicaban su idioma nativo en la aplicación. Al hablar uno de ellos al celular, los otros dos recibían casi al instante el texto con la traducción en su lengua respectiva. La herramienta incluye 60 idiomas diferentes y funciona con hasta cien personas a la vez.

"La traducción es difícil, porque nunca hay una sola forma de traducir algo: todo tiene que ver con el contexto. Nunca estás 100% seguro. El matiz es muy difícil si el contexto es ambiguo", dice Fontana sobre la dificultad de hacer una buena traducción.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia