Dólar Obs: $ 641,51 | 0,65% IPSA -0,23%
Fondos Mutuos
UF: 27.128,95
IPC: 0,30%
Comicios legislativos del domingo posicionan al sector para las presidenciales de mayo:

Liderada por el ex Presidente Uribe, derecha colombiana avanza para recuperar el poder

martes, 13 de marzo de 2018

Erika Lüters Gamboa
Internacional
El Mercurio

Mientras fue el sector más votado para el Congreso, en las primarias reunió casi seis millones de sufragios que sirven de base a un candidato único.



En el primer test electoral para los comicios presidenciales de mayo en Colombia, la derecha encabezada por el ex Presidente Álvaro Uribe (2002-2010) consiguió en las parlamentarias un caudal de votos que la coloca como la fuerza con más representación en el Congreso, mientras que en las primarias internas del sector consolidó a un candidato único con grandes posibilidades de recuperar la jefatura de Estado.

Porque las votaciones del domingo demostraron que después de ocho años en la oposición, Uribe sigue siendo el gran elector del país. Su partido, el Centro Democrático, ganó las primarias de un sector de la derecha en la que su delfín, el senador Iván Duque, recibió 4.021.201 votos, equivalentes al 67,71%, según datos oficiales con el 98,97% escrutado.

El senador superó así Marta Lucía Ramírez, que fue segunda con 1.531.84 sufragios (25,81%) del movimiento Por una Colombia Honesta y Fuerte, apoyada por el ex conservador Presidente Andrés Pastrana, y que ahora postulará a la vicepresidencia en la fórmula de Duque. El tercero de la contienda, Alejandro Ordóñez, obtuvo solo 383.130 votos (6,45%).

En el Senado, desde donde lidera la oposición a los acuerdos de paz con las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y al régimen de Venezuela, Uribe fue reelegido como senador con más de 866.000 votos, lo que le convierte en el más votado en la historia del país.

Pese a que su partido fue el más votado del Senado con 2,5 millones de sufragios, solo obtuvo 19 escaños (tenía 20). La gran victoria del Centro Democrático se concretó en la Cámara de Representantes, donde logró poco más de 2,3 millones de sufragios, creciendo de 19 a 32 asientos.

"Uribe consolidó su partido y sentó las bases para que sobreviva en el futuro. El mayor logro fue su votación en la Cámara de Representantes, pues eso territorializa la votación nacional que había tenido el uribismo", comentó a "El Mercurio" Juan Fernando Londoño, ex viceministro del Interior (2012) y director del Centro de Análisis y Asuntos Públicos.

En las primarias, los votos obtenidos por Duque ya superan los captados por cualquiera de los dos principales contrincantes en la primera ronda de los comicios presidenciales de 2014. Su rival directo, el candidato de izquierda Gustavo Petro, obtuvo en las elecciones internas de la izquierda más de 2,8 millones de votos, una cifra bastante menor.

"La derecha logró consolidar una candidatura única. Ninguno de los otros bloques, ni el de centro ni el de izquierda, han conseguido esa consolidación. Esto, más el gran respaldo que recibió en la consulta, permite a la derecha iniciar picando en punta, como decimos acá en Colombia, la carrera por la Presidencia", aseguró a este diario Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos.

Fracaso de las FARC

La victoria de la derecha, a su vez, abrió interrogantes sobre la futura implementación del pacto de paz que el actual gobierno del Presidente Juan Manuel Santos firmó en 2016 con las FARC la que fuera la guerrilla más poderosa de América, ya que los más duros opositores al acuerdo tendrán suficiente margen para imponer agenda y serán determinantes en las presidenciales del 27 de mayo.

El mismo partido de la ex guerrilla, Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), obtuvo apenas el 0,5% de la votación total (85.000 votos), por lo que a sus integrantes solo les quedará contentarse con los diez escaños que tienen garantizados producto del acuerdo de paz.

Duque dijo que no "haría trizas" el acuerdo con las FARC, pero sí intentaría hacer algunos cambios, por ejemplo, en una cláusula que permite a los ex guerrilleros con condenas por tráfico de drogas participar en política. También ha pedido un control más estrecho de las finanzas del grupo.

Tras el mensaje de las urnas, "la FARC tendrá que cambiar su manera de hacer política. Quienes fueron guerrilleros deberán someterse a la justicia antes de buscar el favor del voto popular y hacer unas declaraciones de perdón mucho más contundentes", dijo Restrepo.

Revertir algunos de los acuerdos de paz que ya están en la Constitución se prevé muy difícil, pues para lograrlo se necesita de una coalición muy amplia que no se logró en estas elecciones.

"Lo que sí ocurrirá es que va a ser más difícil el trámite del resto de los proyectos que tienen que ver con la reforma rural integral, la ley de tierras, iniciativas que para el próximo gobierno van a ser de muy difícil trámite si no se aprueban en esta legislatura", añade.

El Partido de la U, del que forma parte el actual Presidente Santos, también fue castigado por los electores, según los analistas, por el desgaste propio de los ocho años que lleva en el poder y por el cuestionado acuerdo de paz. La colectividad solo logró 14 senadores, siete menos de los que había obtenido en 2014, cuando fue la primera fuerza en la Cámara Alta. Peor fue su resultado en la Cámara de Representantes, donde bajó de 37 a 25 escaños.

"TIMOCHENKO" DE ALTA El ex líder de la guerrilla de las FARC, Rodrigo Londoño, alias "Timochenko", fue dado de alta tras ser operado del corazón en una clínica de Bogotá.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia