Dólar Obs: $ 659,09 | -0,40% IPSA 1,10%
Fondos Mutuos
UF: 27.192,83
IPC: 0,10%
Ex ministro y asesor clave en campaña de Alejandro Guillier:

Sergio Bitar difunde documento con duro análisis sobre la derrota de la centroizquierda

sábado, 13 de enero de 2018

Jaime Sánchez y Camilo Carreño
Nacional
El Mercurio

Sobre el futuro dice que el progresismo debe ceñirse a un método de acción política que ha resultado exitoso, con reformas continuas y lejos de posturas radicalizadas.



"El progresismo chileno ha sufrido su mayor derrota política electoral desde 1988". Así comienza el documento, titulado "7 hipótesis para explicar una derrota y una reflexión sobre el futuro del progresismo", elaborado por quien fuera uno de los principales asesores de la campaña presidencial de Alejandro Guillier, el ex ministro Sergio Bitar. El documento ha sido trabajado por Bitar por varias semanas y según el mismo explica, pretende ser el inicio de una reflexión estratégica para el mundo progresista. Para esto y tal como le expresa el nombre del documento, el líder del denominado grupo íntimo de Guillier durante la campaña ahonda en las siete principales explicaciones que se han esgrimido para abordar la derrota, pasando por las debilidades de la campaña, la responsabilidad del Gobierno, el debilitamiento de los partidos y la coalición, entre otras.

A continuación, un extracto de cada una de las hipótesis que se abordan, además de las conclusiones y soluciones que propone el ex ministro.

El término de un ciclo.

"Desde el plebiscito de 1988 hasta el término del Gobierno de la Presidenta Bachelet en 2018 han transcurrido 30 años de predominio de una coalición de centroizquierda, con 24 años de gobierno desde 1990, con la excepción de 2010-2014. Para realzar su relevancia, bastaría constatar que se trata de la coalición de centroizquierda más prolongada del mundo occidental".

"Como toda obra humana, se fue desgastando, perdió eficacia y al final no fue capaz de interpretar la nueva realidad que ella misma había transformado".

"La centroizquierda habría sido víctima de su propio éxito. Realizó un enorme cambio económico, social y político, pero también preservó una inercia a favor de las políticas que le dieron éxito. Continuó inclinada hacia políticas de lucha contra la pobreza y de protección a los más pobres, e innovó menos para responder a los anhelos de los nuevos grupos emergentes, que si bien buscan protección, aprecian la creación de nuevas oportunidades".

"Queda pendiente una reflexión profunda sobre el período de 30 años que termina, la confluencia de factores positivos que dieron forma a una gran coalición capaz de conducir, con amplio respaldo democrático, el período más fructífero que ha conocido Chile desde 1810. Y los factores desfavorables que la limitaron".

La división y el decaimiento de la coalición de centroizquierda y de sus partidos.

"El no reconocimiento de lo realizado por la Concertación y sus partidos generó la paradoja de que la derecha, que se opuso a todo, la abraza, y la izquierda que la impulsó, la cuestiona. Esta disputa dio pie para que otros grupos de izquierda amplificaran esa crítica, calificando a la Concertación y a la NM como una experiencia "neoliberal". De ello se valió el FA para efectuar un ataque persistente a la NM, con la pretensión de reemplazarla".

"También se señala como causa del deterioro de la coalición el impacto del financiamiento privado a la política y sus formas ilegales, que la ciudadanía rechazó como corrupción. A ello se agregó la inesperada explosión del llamado caso Caval, que sacudió la credibilidad de la Presidenta y de su Gobierno, y los fundamentos éticos de la promesa de un combate a las desigualdades, privilegios y abusos".

"Creció abruptamente la desconfianza en los partidos progresistas, percibidos como parte de las élites que se han alejado de los sectores más modestos que dicen representar".

"Tampoco los partidos privilegiaron la formación de jóvenes para generar nuevos liderazgos capaces de asumir las causas de futuro. Estas falencias se fueron acumulando sin corrección oportuna".

Las responsabilidades del Gobierno de Bachelet.

"La gestión de gobierno influye decisivamente en la valoración de la coalición que lo respalda. La desaprobación comenzó a subir rápidamente desde el primer año de gobierno, por la percepción de reformas improvisadas".

"Si bien en la NM predominaba un amplio respaldo al propósito de las reformas, elevar la inclusión social, perfeccionar la democracia y la educación para promover el desarrollo, también brotó desde temprano una inquietud por la calidad de la gestión, la impericia e insuficiente capacidad técnico-política de las personas encargadas, y también la desordenada estructura de mando sectorial y regional".

"En el sistema político chileno, el Presidente de la República es el líder de la coalición y existió poca coordinación entre gobierno y partidos, lo que contribuyó a debilitar a los partidos. A ello se agrega el lento crecimiento durante el período 2014-17, con el consiguiente temor a perder empleo y caer en la indefensión, en amplios sectores de clases medias emergentes".

"La derecha se encargó eficazmente de relevar estos hechos y atacar a las reformas mismas. Se debe concluir entonces que la realización de un buen gobierno, gestión eficiente, bien coordinada, con supervisión y evaluación de resultados, selección rigurosa del personal, es una cuestión crucial para el progresismo y deberá ponerse en lugar destacado de las preocupaciones futuras".

El candidato, su comando y la debilidad de la campaña

"A pesar del enorme esfuerzo personal y de la resiliencia de Alejandro Guillier, se señala que carecía de la suficiente experiencia política para tejer los acuerdos y potenciar la acción de los partidos".

"La pugna prolongada, críticas públicas al candidato de parte de dirigentes de la NM, y del candidato a los partidos, revelaba división y falta de capacidad del candidato de generar lo necesario para ganar y gobernar".

"Otros constatan que la organización de la campaña fue precaria, carecía de recursos financieros, inicialmente el candidato no tenía cómo responder ante los bancos para la obtención de créditos, y no existieron sino mínimas donaciones de privados".

"También afectó a la campaña la percepción de escasa capacidad de gobernar y la ausencia de personal técnico de calidad en torno al candidato. Este hecho fue resaltado, obviamente, por la derecha".

Un comportamiento ético cuestionable de los políticos a ojos de la ciudadanía

"Durante la campaña se observaron prácticas y ataques entre miembros de la coalición que nunca habíamos observado antes".

"Así ocurrió con declaraciones de Carolina Goic contra Alejandro Guillier que no tenían justificación desde el punto de vista de la competencia electoral. Más increíbles fueron los ataques de Enríquez-Ominami, denunciandoó que Guillier no era una persona de izquierda, que no apoyaba a Michelle Bachelet y, peor aún, que estaba vinculado al narcotráfico".

La indiferencia y el temor afectaron al progresismo

"El análisis por comunas revela que en las de ingresos medios altos la participación electoral es porcentualmente más elevada que en las de ingresos medios bajos. Por tanto, en la centroizquierda se pensó que una mayor tasa de participación electoral en la segunda vuelta favorecería a Guillier".

"Entre la primera y la segunda vuelta cambió la estrategia de la derecha, asumiendo que las reformas en curso (Gratuidad, AFP estatal) no serían desmanteladas (al contrario de las amenazas de Piñera en la primera vuelta) y que nadie perdería lo ganado. Luego recurrió al factor miedo: no saben gobernar, se están izquierdizando, no les interesa crecer ni generar empleos. Y luego la imagen descabellada de 'Chilezuela'. Estos factores fueron subestimados en la campaña de Guillier".

"La candidatura progresista no encaró ese riesgo. En la segunda vuelta buscó ampliar su base para atraer votos de Beatriz Sánchez. Realizó nuevas propuestas improvisadas (CAE) y declaraciones inapropiadas (introducir la mano en el bolsillo de los poderosos), que produjeron confusión y que la derecha propagó con astucia. Logró que el temor movilizara a indecisos".

"La izquierda no captó la magnitud del efecto psicológico de esta campaña. ¿Es este un fenómeno pasajero o hay una razón más profunda? Será preciso esclarecer si las aspiraciones de seguridad y crecimiento de un sector que antes votaba progresista ya no se siente representado por el progresismo".

Eficacia superior de la derecha.

"Los sectores progresistas, injustificadamente, son propensos a reflexionar solo sobre sus propias falencias y descuidan el pensamiento, acciones y organización del adversario político. Esta vez, la derecha actúo con bastante más eficacia que la centroizquierda".

"La cuestión de fondo es si este triunfo se sustenta en una primacía cultural, un relato coherente y atractivo que puede perdurar; y si su posicionamiento cultural ha logrado persuadir de la ventaja del mercado y del esfuerzo individual como fundamento de progreso, minimizando la función del Estado, de la sociedad civil y la solidaridad".

"La derecha cuenta con universidades para formar a las élites gobernantes. Un porcentaje creciente de ellas proviene de colegios y universidades particulares, como se observa en la conformación de los gabinetes y del nuevo Parlamento. Ha constituido fundaciones y centros de investigación político-social que promueven sus puntos de vista en los medios de comunicación escritos o la televisión, de propiedad mayoritaria de grupos económicos".

"La izquierda, que tenía un predominio en materia intelectual, ha pasado a segundo plano. Un desafío importante de futuro es acrecentar la fuerza de las ideas".

Trazos de futuro

"El progresismo promueve y debe ceñirse a un método de acción política, que ha resultado exitoso, de reformas continuas, con mayoría, sin polarización y sin violencia, distanciándose de posturas radicalizadas".

"Se necesita practicar la convergencia política y la unidad, la participación ciudadana y la articulación con los movimientos sociales".

"Hay amplio consenso en torno a prioridades inescapables para el progresismo en el futuro inmediato. Primero, la aprobación de una Nueva Constitución, aprobada en democracia, que exprese un nuevo pacto político, social y ambiental. Segundo, la regulación del sistema económico de modo de propender a una sociedad de derechos evitando que el mercado inunde toda la actividad humana, y así profundizar la democracia con inclusión social. Esto implica afirmar y perfeccionar las reformas aprobadas y aprobar las que están en trámite parlamentario. Tercero, impulsar la ciencia, la tecnología y la cultura, para todos, para transformar la estructura productiva".

"El no reconocimiento de lo realizado por la Concertación y sus partidos generó la paradoja de que la derecha, que se opuso a todo, la abraza, y la izquierda, que la impulsó, la cuestiona".

"A ello se agregó la inesperada explosión del llamado caso Caval, que sacudió la credibilidad de la Presidenta y de su Gobierno, y los fundamentos éticos de la promesa de un combate a las desigualdades, privilegios y abusos".

"Se necesita practicar la convergencia política y la unidad, la participación ciudadana y la articulación con los movimientos sociales".

"La izquierda, que tenía un predominio en materia intelectual, ha pasado a segundo plano. Un desafío importante de futuro es acrecentar la fuerza de las ideas".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia