Dólar Obs: $ 594,42 | 0,00% IPSA 0,12%
Fondos Mutuos
UF: 26.984,86
IPC: 0,20%
Senador demócrata dijo que el Mandatario sí llamó "países de mierda" a Haití, El Salvador y naciones africanas:

Lenguaje inapropiado de Trump contra otros países desata ira en la comunidad internacional

sábado, 13 de enero de 2018

Alicia Tagle Crichton
Internacional
El Mercurio

Legisladores republicanos también tildaron de "repulsivas" e "irresponsables" las palabras del Presidente estadounidense.



Una vez más al centro de una polémica que ha generado rechazo alrededor del mundo, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, negó a través de Twitter haber llamado "países de mierda" a El Salvador, Haití y otras naciones africanas, y culpó a los demócratas de haber "inventado" la expresión. El senador opositor Dick Durbin confirmó, sin embargo, que el Mandatario sí usó esas palabras y las dijo repetidamente en una reunión con un grupo de legisladores.

Más allá de las aclaraciones -Trump admitió haber utilizado un lenguaje "rudo"- la indignación se desató en en la comunidad internacional.

"Nunca dije nada despectivo de los haitianos más allá de que Haití es, obviamente, un país muy pobre y problemático. Nunca dije 'Sáquenlos de aquí'. Inventado por los demócratas. Tengo una relación maravillosa con los haitianos. Probablemente deba grabar las futuras reuniones- desafortunadamente, ¡no hay confianza!", aseguró Trump en Twitter, después de la ola de críticas que generó el supuesto comentario.

Según los medios locales, el episodio ocurrió el jueves cuando dos senadores le plantearon en la Casa Blanca un proyecto de ley migratorio que otorgaría visados a algunos de los ciudadanos de países que han sido retirados recientemente del programa de Estatus de Protección Temporal, como El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán. Fuentes al tanto de la reunión dijeron a The Washington Post, que el Mandatario preguntó: "¿Por qué todas estas personas de países de mierda vienen aquí?". También habría preguntado por qué no recibían más inmigrantes de naciones nórdicas, y mencionó a Noruega.

"El lenguaje que usé en la reunión de DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) fue rudo, pero estas no fueron las palabras usadas. Lo que fue realmente rudo fue la extravagante propuesta hecha. ¡Un gran revés para el DACA!", dijo Trump en otro tuit.

Durbin, un senador demócrata que se encontraba en la reunión del jueves, aseguró también a través de la red social que "el Presidente comenzó a tuitear esta mañana (ayer) negando haber usado esas palabras. No es cierto. Él dijo esas cosas llenas de odio y las dijo repetidamente". Horas más tarde, los senadores republicanos Tom Cotton y David Perdue, que igualmente estuvieron presentes, dijeron en un comunicado conjunto "no recordar" los agresivos dichos.

El supuesto comentario del Mandatario revivió las acusaciones de que el Presidente es racista. El senador republicano John McCain comentó que todos los funcionarios elegidos deben respetar a las personas de todo el mundo que hayan "hecho grande a EE.UU.". El respeto a todas las personas "es la esencia del patriotismo estadounidense", dijo.

El líder de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, señaló que el lenguaje vulgar fue "muy desafortunado y poco útil", mientras que el senador oficialista Jeff Flake sostuvo que "las palabras usadas (...) no fueron 'rudas', sino que aborrecibles y repulsivas".

En tanto, la ex candidata demócrata Hillary Clinton aseguró en Twitter: "Estamos sometidos a las opiniones ignorantes y racistas de Trump respecto a cualquiera que no se le parezca".

Aludidos

Pero las críticas llegaron de todo el mundo y, principalmente, de los países afectados.

"En mi opinión, no es solamente hiriente para las personas de origen africano en EE.UU., sino también para los ciudadanos africanos", declaró Ebba Kalondo, portavoz del presidente de la Comisión de la Unión Africana (que congrega a 55 Estados), Moussa Faki. "Esto es aun más ofensivo dada la realidad histórica del número de africanos que llegaron a EE.UU. como esclavos", agregó.

El Presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, dijo en Twitter que "la declaración del Presidente de Estados Unidos golpea la dignidad del pueblo salvadoreño". El canciller del país, Hugo Martínez, sostuvo que envió una nota de protesta a Washington. "En el marco de los principios que rigen las relaciones entre los estados, El Salvador demanda respeto a la dignidad de su noble y valiente pueblo", aseguró.

El gobierno haitiano se declaró "profundamente indignado y conmocionado". De ser ciertas las declaraciones, "serían, en todos los aspectos, inaceptables, ya que reflejarían una visión simplista y racista totalmente equivocada de la comunidad haitiana y su contribución a EE.UU.".

La Oficina del Alto Comisionado para Derechos Humanos de la ONU calificó de "racistas" las supuestas palabras del Mandatario. "Son comentarios impactantes y vergonzosos del Presidente de EE.UU.", dijo el portavoz de la entidad, Rupert Colville.

Así también, se manifestaron en contra autoridades de otros países, como Chile o aquellos que conforman la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA).

En Noruega, en cambio, el gobierno no quiso comentar lo ocurrido, buscando desviar la atención, según Reuters. "Respetuosamente, declinamos la oportunidad", dijo un funcionario contactado por la agencia.

Sí respondió en Twitter Torbjoern Saetre, un político del Partido Conservador. "En nombre de Noruega: gracias, pero no gracias", dijo.

"Los comentarios son absolutamente perjudiciales para la posición internacional de EE.UU., especialmente en África. China ha estado usando su enorme poder blando para obtener una entrada financiera en África en los últimos años y las palabras de Trump probablemente aumentarán su influencia ahí", comentó a "El Mercurio" Thomas Whalen, de la Boston University.

En lo que podría haber sido un intento por demostrar que no es racista, Trump alabó ayer a Martin Luther King como un "gran héroe estadounidense", en un homenaje en la Casa Blanca planeado con anterioridad.

El Mandatario ha sido acusado en varias oportunidades de ser discriminatorio; incluso, desde la campaña electoral, cuando dijo que los mexicanos eran "violadores" y los inmigrantes latinos, "bad hombres". Entre otros hechos, el año pasado fue reticente en un comienzo a rechazar la violencia de grupos xenófobos de extrema derecha, mientras que ha llevado una feroz batalla judicial para restringir la entrada de extranjeros a EE.UU., principalmente de aquellos provenientes de naciones musulmanas.

"El respeto por la dignidad dada por Dios a cada ser humano, sin importar su raza, etnia u otras circunstancias de su nacimiento, es la esencia del patriotismo estadounidense".
Senador John McCain.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia