Dólar Obs: $ 680,21 | 0,49% IPSA 0,07%
Fondos Mutuos
UF: 27.408,26
IPC: 0,30%
Más de tres meses después de que ganara los comicios en Alemania:

Merkel intenta hasta el último minuto llegar a un acuerdo para alejar nuevas elecciones

viernes, 12 de enero de 2018

Nicolás García de Val
Internacional
El Mercurio

Conversaciones con el SPD se estancaron debido a fuertes diferencias en materias económicas y sociales.



En la que quizás sea su última oportunidad para evitar nuevas elecciones en Alemania, el bloque conservador liderado por la Canciller Angela Merkel y el Partido Socialdemócrata (SPD) se lanzaron a negociar contra reloj para intentar llegar a un principio de acuerdo que les permita formar un gobierno de coalición estable.

El optimismo que mostraban en la mañana los representantes de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de la Canciller, la CSU -el aliado bávaro del bloque conservador- y el SPD fueron dando paso a la incertidumbre a medida que se cumplían las últimas horas del plazo de cinco días que se habían dado los partidos para avanzar en las "conversaciones exploratorias", como llaman a las discusiones previas a un acuerdo de gobierno formal.

"Hay todavía grandes obstáculos", reconoció Merkel antes de encerrarse con sus colegas a negociar en la casa de Willy Brandt, la sede del SPD en Berlín. Finalmente, esos problemas hicieron que las conversaciones se estancaran luego de más de 18 horas de debate, informó el semanario Der Spiegel.

Hacia las 03:00 horas locales (23:00 horas de ayer en Chile), los conservadores y el SPD no parecían haber alcanzado ningún acuerdo, y fuentes cercanas a los negociadores dijeron que quizás haya que esperar hasta el amanecer de hoy para conocer el resultado de las conversaciones. Los partidos habían asegurado antes que no saldrían del edificio hasta tener una respuesta clara, pero, entrada la noche, no se descartaba aplazar el diálogo.

Según los medios locales, el problema central estaba en la tarifa impositiva máxima. El SPD exigía subirla a 45%, desde el 42% actual, pero la CSU se oponía. Tampoco habría habido consenso sobre el "impuesto para ricos" que exige el SPD, ni tampoco en cuanto a ideas para mejorar las pensiones o bajar la cuota del seguro de desempleo.

Uno de los temas clave en las discusiones es la Unión Europea (UE), que se ha visto golpeada por el surgimiento de partidos euroescépticos y que enfrenta la futura salida de Reino Unido.

Martin Schulz, líder del SPD y ex presidente del Parlamento europeo, explicó que la gran condición para su partido es que el nuevo Ejecutivo que nazca en Berlín tenga como prioridad el fortalecimiento del bloque. El Presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, también advirtió que la reputación de Alemania está en juego y que Berlín no debe olvidar que "tiene una responsabilidad con Europa".

Los otros países de la UE ven, a su vez, con preocupación la inestabilidad política que sufre su principal economía.

Además del futuro del bloque e impuestos, había otros temas centrales sobre la mesa de negociaciones, como el gasto público, la inmigración, el mercado laboral, la salud y las jubilaciones.

Pese a estos dilemas, "ya se han fijado puntos en común en una gran cantidad de ámbitos", anunció Schulz. Estos avances no fueron detallados oficialmente, pero a lo largo del día la prensa informó sobre supuestos acuerdos en torno al paquete de rebajas fiscales, ayudas a la familia y subsidios para la construcción de viviendas en el país.

Futuro del Ejecutivo

La incertidumbre complica aún más la delicada situación política en Alemania.

Merkel ganó las elecciones en septiembre pasado, pero no logró la mayoría suficiente para formar gobierno. Durante semanas, la Canciller trató de poner en pie un Ejecutivo tripartito con los liberales y los Verdes -la llamada coalición Jamaica, por los colores negro, amarillo y verde de los partidos-, pero fracasó. Fue entonces cuando resucitó la posibilidad de forjar una nueva gran alianza con los socialdemócratas, como la que ha gobernado en Alemania durante ocho de los últimos 12 años.

Si finalmente las negociaciones concluyen con éxito, Merkel y Horst Seehofer, presidente de la CSU, recomendarán a sus partidos formar una coalición. Mientras que Schulz buscará que el SPD apruebe unas conversaciones de alianza plenas en una convención del partido el 21 de enero.

En el mejor de los casos, Alemania podría ver un nuevo gobierno establecido en marzo o principios de abril.

Si fracasan, solo habría tres opciones: que la CDU vuelva a intentar la coalición Jamaica, que forme un gobierno en minoría -con la inestabilidad que eso conlleva-, o que el Presidente deba convocar a nuevas elecciones, que no podrían ser antes de marzo. Y los nuevos comicios no beneficiarían a ninguno de los partidos mayores, ya que, según los sondeos, perderían apoyo y podría salir beneficiada la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD).

"Merkel no está a favor de liderar un gobierno en minoría. Sin embargo, Steinmeier podría obligarla a buscar esa solución si es que no llega a acuerdo con el SPD", dijo a "El Mercurio" Daniel Bischof, analista de la Universidad de Zurich.

Las continuas negociaciones han golpeado la imagen de Merkel. De acuerdo con una encuesta del instituto Infratest Dimap, el 56% de los alemanes opina que la Canciller de 63 años dejará su puesto antes de terminar la legislatura, en el año 2021.

ACCIDENTE DE TRÁNSITO
Annegret Kramp-Karrenbauer, primera ministra del estado de Sarre, sufrió heridas leves luego de que su auto oficial chocara con un camión en Berlín mientras se dirigía a la reunión de su partido, la CDU.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia