Dólar Obs: $ 594,42 | 0,00% IPSA 0,12%
Fondos Mutuos
UF: 26.984,86
IPC: 0,20%
El vertiginoso ascenso del pequeño líder de la "Vinotinto" está marcado por los sacrificios:

El rudo camino que recorrió Yeferson Soteldo desde Venezuela a la U

viernes, 12 de enero de 2018

Javier Ramírez-Musella
Deportes
El Mercurio

Criado por su madre, creció en un barrio violento, no terminó sus estudios, estuvo cerca del retiro y fue padre adolescente. Hoy pasa por sus mejores días: se desvive por su familia, idolatra a Messi -bautizó a su primer hijo con los nombres de los vástagos de "La Pulga"-, y espera triunfar con los azules.



"El fútbol me salvó la vida, lo digo en serio", dijo Yeferson Soteldo (Acarigua, Venezuela, 1997) en una entrevista con "El Mercurio" en febrero. "Viví en un entorno marcado por la violencia del barrio en el que viví. Por eso soy agradecido".

Efectivamente, el camino del nuevo refuerzo de la Universidad de Chile estuvo marcado por duras lecciones. Y haber sobrevivido a un complicado entorno social y económico fue solo la primera de ellas.

Sufrió muchas ausencias familiares. Su madre, Franchi Martínez, fue quien asumió buena parte de su crianza. Tanta es su cercanía con ella que cuando fracasó su primer intento de mudarse a la capital de su país para jugar en el Caracas FC, volvió al hogar ubicado en la peligrosa población de "El Muertico".

"Tuvo que vivir situaciones duras y complejas y eso lo hace notar con sus hijos. Las carencias que tuvo lo convirtieron en un padre dedicado, pese a su corta edad. No es solo por el dinero, para él es importante el tiempo de calidad con sus ' chamos '", cuenta un cercano amigo que prefiere el anonimato.

Tras ese primer traspié, Soteldo pensó en el retiro. Entonces, apareció Noel Sanvicente, ex seleccionador de su país y, en el pasado, DT del Zamora. Fue quien relanzó su carrera. "Fui por casualidad a ver un partido entre juveniles de los estados Barinas (donde está Zamora) y Portuguesa (de donde es Soteldo). Y quedé impactado cuando vi a ese chiquitito sacándose de encima a todos con el balón. Ahí tuve que convencerlo a él y a su mamá", rememora el adiestrador.

Su proceso de maduración fue rápido. "Lo tuve dos pretemporadas con el primer equipo antes de que debutara: a sus 15 y a sus 16 años. Entonces lo vi con condiciones para jugar con nosotros. No se achicaba ante los grandes", agrega el entrenador quien, además, lo llevó a la selección adulta con apenas 17 años.

La cuenta pendiente fueron los estudios. Su veloz carrera solo le permitió llegar hasta el tercero de secundaria. Además, su precoz paternidad lo marcó. "Con mi esposa (Elianny Jiménez) nos enteramos del embarazo antes de que yo cumpliese 18. Confieso que sentí miedo, pero el nacimiento de Thiago Mateo (efectivamente su nombre se lo debe a los hijos de Lionel "La Pulga" Messi, su ídolo), fue lo mejor que nos pudo pasar", sostiene el jugador.

En Concepción, en noviembre pasado, nació Rihanna, la segunda hija del matrimonio. Yeferson y Elianny eligieron ese nombre en honor a la popular cantante de Barbados.

Hasta ahora, que tendrán que acomodarse en Santiago, vivían una vida bastante tranquila en un buen sector de la localidad penquista.

De igual manera, Soteldo mantiene contacto con su madre y familiares en Venezuela. Su círculo de hierro también lo integra Jhon Murillo, jugador del Kasimpasa turco y un año mayor que el volante azul, es uno de sus mejores amigos y el padrino de Thiago. Ambos jugaron la Libertadores con el Zamora (enfrentando a Palestino) y allí se forjó una fuerte amistad.

Pese a que la U lo presentó con música de los llanos venezolanos, los gustos del jugador van por otro lado: "Como cualquier otro muchacho de su edad, le gusta el vallenato, el reggaetón y el trap. Ahora escucha mucho a Bad Bunny. Nada fuera de lo común", admiten desde Venezuela.

"No me cabe duda que tiene el carácter suficiente para triunfar en la U. Ya ha dado pruebas desde muy jovencito", cierra Sanvicente.

''Estoy joven y me queda mucho por mejorar y espero hacerlo en un club tan grande como la U".

''Me alegra volver a jugar la Libertadores. Esta vez no voy a participar, con este equipo podemos pelear".

''Me acomoda cualquier sistema táctico. Si hay que jugar de delantero, puedo hacerlo sin problemas".

''Espero sumarme cuanto antes a la pretemporada".
YEFERSON SOTELDO, ayer, tras los exámenes médicos.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia