Dólar Obs: $ 766,69 | 0,09% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 29.030,17
IPC: 0,70%
Tras los siniestros de la temporada estival 2017, que dejaron 210 mil hectáreas de plantaciones quemadas

Empresas forestales alcanzan inversión histórica para combatir incendios, de cara al verano 2018: US$ 80 millones

domingo, 31 de diciembre de 2017

Valeria Ibarra
Economía y Negocios Domingo
El Mercurio

Arauco y CMPC contrataron nuevos helicópteros especializados que pueden cargar y descargar agua 40 veces al día y en conjunto mover casi un millón de litros por jornada. Además, el gremio forestal pidió al Ministerio de Defensa para que, bajo circunstancias especiales, se levante la prohibición de la DGAC para los vuelos nocturnos de combate del fuego.



Un total de 570.197 hectáreas arrasadas por el fuego, 210 mil hectáreas de plantaciones forestales siniestradas, personas fallecidas, una comunidad -Santa Olga, en Constitución- devorada por las llamas en una sola noche. Ese fue el saldo de la temporada de incendios de 2017, la peor en la historia de Chile, que para las compañías forestales significó pérdidas por unos US$ 1.000 millones y la merma en la oferta de madera para la próxima década.

"Lo del verano pasado significó casi 10 veces más de lo que el país enfrentaba en materia de incendios", explica Aarón Cavieres, director ejecutivo de Conaf.

Para no repetir la experiencia, la industria forestal y el Estado, a través de Conaf, se metieron la mano al bolsillo y aumentaron las inversiones en prevenir y combatir las llamas. En el caso de las compañías, el presidente del gremio Corma, Fernando Raga, destaca el alza de 60% en los presupuestos, con US$ 80 millones en total. El dirigente resalta que el foco está en la prevención, donde el gasto se triplicó y pasó de US$ 6 millones a US$ 18 millones.

"El fuego hay que evitarlo o atacarlo cuando es pequeño aún, porque después se desborda", explica a su turno el gerente comercial de Arauco, Charles Kimber (ver recuadro).

Especial foco en la interfaz urbano-rural

El director de Conaf, Aarón Cavieres, explica que el organismo aumentó tanto los recursos humanos como técnicos para prevenir y combatir los incendios. Por ejemplo, elevaron en 45% las brigadas, pasando de 143 a 207, con aumento en las brigadas mecanizadas y las nocturnas. Respecto de las brigadas forestales del Ejército, se contará con 52 brigadas y otras cinco brigadas forestales de la Armada.

Conaf incrementó, además, en 83,5% los recursos aéreos para luchar contra el fuego, contando con un total de 4.865 horas de vuelo para esta temporada. Dispone de drones y naves con detección térmica para aquellos incendios que no se ven o no echan humo.

En dinero, en la primera fase de este nuevo período estival, Conaf invertirá $59.213 millones, unos US$ 96 millones, 84% más que a igual lapso de la temporada anterior.

Fernando Raga destaca la iniciativa de contar con una red de prevención comunitaria, que opera como una unidad para alertar de focos de incendios, sobre todo en las zonas de interfaz urbano-rural -aquellas áreas aledañas a las ciudades o poblados donde hay basurales, escombros o casas aisladas-, donde hay poco monitoreo, pero son muy peligrosas, como nidos de fuego. El dirigente de Corma destaca que ya hay 200 de estas unidades funcionando en el país de un total de 350 potenciales.

El presidente del gremio forestal también destaca que se ha mejorado la coordinación con las distintas entidades del Estado, como Fuerza Aérea y Ejército. La industria ha ofrecido servicios de capacitación a estas fuerzas armadas para formar pilotos de combate de incendios en situación de peligro y también ha facilitado a las entidades militares las "helibaldes", cisternas aéreas para captar y derramar agua.

Ese refuerzo se suma al que ya ha hecho la propia industria: en total, las compañías forestales cuentan con 50 aeronaves para combatir incendios, destacando dos helicópteros -Annie, de Arauco, y Chinook, de CMPC-, que están a la vanguardia mundial en la lucha contra el fuego. "Pueden cargar y descargar agua 40 veces al día y cada uno puede desplazar en total 400.000 litros, es decir, en conjunto pueden mover casi un millón de litros al día", explica. Raga hace ver que cada una de estas naves multiplica los esfuerzos que este año hicieron los aviones que llegaron especialmente para la emergencia del verano, como el Supertanker y el IlyushinIl-76, debido a que pueden cargar agua decenas de veces en el día y desde casi cualquier fuente, mar, lago, piscina o estanque.

Corma realizó en octubre una petición al Ministerio de Defensa para que, bajo circunstancias especiales, se levante la prohibición de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) para los vuelos nocturnos de combate de incendios.

Clima: peligro inminente

Fernando Raga estima que la voracidad de los incendios del pasado estío se explica por factores climáticos, como altas temperaturas, baja humedad y fuertes vientos. ¿Cómo será este año?

Aarón Cavieres dice que se mantienen las condiciones normales de peligrosidad para incendios forestales. "Se prevén días de riesgo extremo en la zona centro del país para los meses de enero, febrero y marzo", pronostica. Sin embargo, anticipa que el incremento de la nubosidad en la costa, por el ingreso de la vaguada costera, amortiguaría los días en que estaríamos expuestos a riesgo extremo.

En todo caso, "aún observándose un ligero descenso de las temperaturas y mayor nubosidad en la zona centro, se mantendrían las condiciones más favorables para el desarrollo de incendios en la zona centro, centro sur y Magallanes, además de una probable extensión de las operaciones de prevención y control, dados los pronósticos para los meses de abril, mayo y junio", agrega.

Replantación se intensificará en 2018 y 2019

De las 210.000 hectáreas de plantaciones forestales quemadas, solo una parte muy menor se replantó en 2017. Fernando Raga explica que de esa cifra, la mitad correspondía a bosques de las grandes compañías (Arauco y CMPC, principalmente), cuyo mayor esfuerzo de forestación se dará en los años 2018 y 2019. Pero la mitad restante del bosque siniestrado corresponde a pequeños y medianos empresarios forestales, que no han vuelto a plantar bosques y se demorarán en hacerlo.

"Algunos no se atreven por miedo a que les vuelva a pasar, pero la gran mayoría es porque no tienen los recursos económicos para hacerlo", detalla.

"SE PREVÉN DÍAS DE RIESGO extremo en la zona centro del país para los meses de enero, febrero y marzo", señala el director ejecutivo de Conaf, Aarón Cavieres.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia