Dólar Obs: $ 604,99 | 0,55% IPSA 0,70%
Fondos Mutuos
UF: 26.812,84
IPC: 0,10%
Relaciones laborales [Consejos]

Qué hacer cuando el jefe se lleva todos los créditos

domingo, 03 de diciembre de 2017

Pamela Carrasco T.
Clasificados Económicos
El Mercurio

El que un superior jerárquico se lleve los laureles por ideas que no le corresponden es más frecuente de lo que parece en el mundo corporativo. Cómo revertir la situación y salir beneficiado.



Nadie se siente bien cuando su contribución no es reconocida. Lamentablemente, esta es la creciente queja entre muchos trabajadores. Hacen todo el trabajo duro y su jefe se lleva todo el mérito.

Y la práctica a veces toma un giro perturbador. Se presenta la idea al jefe y este la desestima, pero semanas después lo ves presentar la misma idea que rechazó. Se aplaude la idea, pero tu nombre nunca se menciona.

Las estrategias

En la mayoría de los casos, el miedo a perder el trabajo es suficientemente grande para decir algo. Esta es una situación frustrante, pero hay una salida. Desde la plataforma de empleo independiente Freelancer.com recomiendan una serie de tips para lidiar con esto.

Lo primero es evaluar si la situación es tan grave como parece. Hay que mantener las emociones bajo control. "Elegir las peleas que hay que dar es clave", dicen.

Los jefes que roban ideas a menudo están en una búsqueda desesperada para seguir siendo relevantes. El hecho de que las ideas sean lo suficientemente relevantes y creativas como para que los superiores consideren robarlas es una forma de elogio y solidifica aún más la posición del empleado en la empresa.

En este contexto es fundamental hacer las preguntas adecuadas. "Las palabras e ideas compartidas en voz alta no se pueden cambiar. Es por eso que hay que elegir las palabras sabiamente. En lugar de lanzar acusaciones, es bueno hacer las preguntas correctas, especialmente aquellas que tienen que ver con 'por qué'. Esto transfiere la carga al jefe, ya que tendrá que presentar una buena excusa que justifique su acción", dicen desde Freelancer.

Otro punto importante es asegurarse de tener testigos y no divulgar ninguna idea ni hacer sugerencias al jefe sin otras personas presentes.

Hablar a tiempo

Cuanto más se espera, más fuerte se volverá el resentimiento. Por eso, es mejor acercarse al jefe lo antes posible para hablar sobre la situación. Comenzar y terminar la conversación con una nota positiva. Hay que utilizar un lenguaje profesional y productivo para presentar el caso. La idea es despertar la empatía del jefe y no pelear.

También es recomendable armar un documento preliminar que ayude a demostrar que la idea es de creación propia y usar el poder de la tecnología para cambiar el juego. Por ejemplo, guardar copias de todos los correos electrónicos enviados o recibidos y hacer marcas en el calendario para mostrar la línea de tiempo de proyectos anteriores.

Además, hay que entender que algunos jefes roban ideas sin reconocerlas simplemente por ignorancia. En este caso, es bueno dar el ejemplo y comentar al jefe lo orgulloso que te sientes de los otros miembros del equipo por sus diferentes aportes y cómo las contribuciones lo ayudan.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia