Dólar Obs: $ 634,82 | -0,14% IPSA -1,35%
Fondos Mutuos
UF: 26.688,51
IPC: 0,60%
Destituido presidente regional retrocede:

Puigdemont ve posible acuerdo que no sea la independencia

martes, 14 de noviembre de 2017


Internacional
El Mercurio

"Estoy dispuesto a aceptar la realidad de otra relación con España", dijo.



En un giro radical a su discurso, el destituido presidente catalán, el independentista Carles Puigdemont, afirmó estar abierto a una solución distinta a la independencia para dejar atrás la crisis entre Cataluña y España, según comentó en una entrevista con el diario belga Le Soir.

"Estoy dispuesto y siempre he estado dispuesto a aceptar la realidad de otra relación con España", declaró al diario Puigdemont, quien se marchó a Bruselas hace dos semanas tras la declaración unilateral de independencia votada en el Parlamento catalán el 27 de octubre, a la que siguió, horas más tarde, el cese de todo su gobierno y la puesta bajo tutela de la región.

Ante la pregunta de si su postura es "independencia o muerte", el ex president sorprendió con su respuesta: "¡Nunca! Siempre he estado a favor de un acuerdo", aseguró. "¡Sigue siendo posible! Yo, que he sido independentista toda mi vida, he estado trabajando treinta años para lograr otro encaje de Cataluña dentro de España", añadió.

Puigdemont acusó al Partido Popular de Mariano Rajoy de haber dado alas al secesionismo, al impugnar la reforma del estatuto de autonomía de Cataluña aprobado por los parlamentos catalán y español en 2006. Dicho estatuto fue parcialmente anulado por el Tribunal Constitucional cuatro años más tarde. "Trabajamos mucho para esto, pero la llegada al poder del señor (José María) Aznar paró esta marcha", afirmó.

Por otro lado, el Presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, defendió en una entrevista publicada ayer por el diario alemán Handelsblatt la intervención de la autonomía catalana como la única solución para poner fin al desafío independentista. "Muchos me acusan de no haber buscado una solución política, pero, créame, no había otra alternativa", indicó, recalcando que no fue posible llegar a un acuerdo con Puigdemont.

"La crisis en Cataluña es el problema de mayor envergadura al que yo he tenido que hacer frente en todos mis años como Presidente del Gobierno", admitió Rajoy.

Sin embargo, admitió, está convencido de que "los separatistas pierden apoyo" en Cataluña y de que tras las elecciones autonómicas del 21 de diciembre "llegará la calma" y se vivirá "una era de buena convivencia."

"Estoy convencido de que los catalanes sacarán sus conclusiones a la hora de las elecciones", dijo, pese a que los sondeos dan ventaja a las secesionistas, que por lo demás son objeto de sus propias divisiones internas. Recordó que el independentismo no ha conseguido ningún respaldo en Europa.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia