Dólar Obs: $ 619,68 | -0,39% IPSA 0,00%
Fondos Mutuos
UF: 26.658,99
IPC: -0,20%


"Mindhunter": En la mente de un genio del crimen

viernes, 13 de octubre de 2017

Ernesto Garratt V.
TV
El Mercurio

"Mindhunter" se suma a las altas cumbres del género policial de TV reciente como "True Detective"



El director David Fincher es un genio del cine. Es, para mi gusto, el mejor heredero de Alfred Hitchcock y su sendero ejemplar entre el suspenso y la entretención. Y la aclaración hay que hacerla para entrar a explorar la nueva creación del autor de clásicos modernos del cine como "Los siete pecados capitales", "El club de la pelea" y "Zodiaco", acaso su película más perfecta, y también la más difícil de acceder, porque es una reflexión existencialista, sopesada y a ritmo de caracol sobre la inutilidad de perseguir e investigar una mente criminal.

La notable serie "Mindhunter" -así se llama esta producción de Netflix que se estrena hoy- donde David Fincher imprime su sello en una historia con sus huellas dactilares impregnadas a lo largo y ancho de toda su propuesta, es sobre lo mismo que planteó en "Zodiaco": el esfuerzo por entender y ver el origen del crimen. El génesis del mal.

"Mindhunter" sigue a un joven agente del FBI, Holden Ford (Jonathan Groff) en los convulsionados años en que el miedo a Charles Manson campea como el asesino en serie que, junto a su secta, está matando el sueño americano. Es la década de los 70 y el FBI, como institución, no tiene la mejor carta de presentación en el ambiente donde el agente Holden Ford comienza a intentar hallar herramientas nuevas para ensanchar la criminología: la universidad y el campus académico. La mala fama de la era Nixon entre los "progres" y el estilo de la vieja escuela dentro del "Bureau" dificultan el paso evolutivo que Holden Ford intuye que el FBI debe tomar para encarar los nuevos tiempos: comprender a asesinos sin aparentes razones, saltándose toda norma para sembrar el terror, en una sociedad que cambia a pasos agigantados y donde las antiguas maneras de anticipar y luchar contra el crimen ya no parecen funcionar del todo.

El arranque de "Mindhunter" es elocuente en este sentido: vemos a Holden Ford, de noche y en un callejón rodeado por la policía, intentando negociar una toma de rehenes con un criminal completamente en las nubes, ido de este mundo y en otro nivel. Nada de lo que diga o haga, racionalmente, parece rendir frutos.

Basado en el best seller del agente del FBI John Douglas, que narró sus propias entrevistas con peligrosos asesinos en serie para comprender el complejo puzzle de la mente criminal, "Mindhunter" se mueve en la espesa textura de "Zodiaco", pero bajo los márgenes más accesibles de una serie de TV como esta, y se suma a las altas cumbres del género policial de TV reciente como "True Detective" (la primera temporada, nada más, la dirigida por Cary Joji Fukunaga; la segunda, ni mencionarla mejor).

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia