Dólar Obs: $ 619,68 | -0,39% IPSA 0,00%
Fondos Mutuos
UF: 26.658,99
IPC: -0,20%
También las conductas de imitación y problemas de salud mental:

Acceso a armas y búsqueda de fama impulsan matanzas masivas en EE.UU.

martes, 03 de octubre de 2017

Paula Leighton N.
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

El país del norte lidera los crímenes contra grupos de inocentes, con un promedio de uno cada 64 días. Expertos y estudios entregan pistas para comprender este fenómeno.



El tiroteo que el domingo en la noche dejó 59 muertos en Las Vegas es el mayor registrado en la historia moderna de ese país, pero uno más a los que el resto del mundo se ha habituado a ser testigo.

Estados Unidos lidera los tiroteos masivos contra personas a nivel mundial, según un estudio de la U. de Alabama que comparó la tasa de tiroteos con más de cuatro víctimas -no asociados a pandillas o con víctimas de la misma familia- en 171 países entre 1966 y 2012

En ese período, de los 292 ataques registrados a nivel global, 90 ocurrieron en EE.UU. Y pese a que en ese país las tasas de homicidio y violencia con armas han ido disminuyendo, un análisis publicado en 2014 por las universidades de Harvard y Northwestern muestra que la tasa de tiroteos masivos se triplicó a partir de 2011, con un promedio de uno cada 64 días. Entre 1982 y 2011, en cambio, ocurría en promedio uno cada 172 días.

Escuelas básicas, liceos, universidades, centros para discapacitados y para inmigrantes, un cine, restaurantes, instalaciones de la marina y el ejército y un club gay en Orlando (junio 2016) -que hasta el domingo era el más mortal, con 49 muertos- se cuentan entre los escenarios de estas masacres.

Entre fama e infamia

Adam Lankford, profesor de Criminología de la U. de Alabama, y uno de los principales investigadores de este fenómeno, ha constatado que la búsqueda de fama "parece haberse vuelto más común en las últimas décadas". El problema, agrega, es que la línea entre fama e infamia se ha diluido y eso hace viable alcanzar gloria asesinando, fenómeno que se registra sobre todo entre tiradores jóvenes.

"Esto está además muy vinculado al acceso masivo e indiscriminado a armas, lo que permite que personas con problemas de salud mental o manejo de su ira accedan a ellas sin problema", agrega Lucía Dammert, analista internacional y académica de la U. de Santiago.

Sin ir más lejos, en el estado de Nevada, donde residía y ejecutó su crimen el francotirador de Las Vegas, no se pide licencia para comprar armas de fuego. Estas tampoco deben registrarse y no hay un límite por persona. Solo las automáticas y ametralladoras, que son legales, deben estar registradas.

En EE.UU. hay un arma en 37% de los hogares y casi tantas armas como personas: entre 270 y 310 millones.

Otro fenómeno que contribuiría al alza de estos eventos es el efecto de contagio, potenciado por la exposición a medios masivos, la cobertura 24/7 de canales de cable, los medios digitales y las redes sociales, todo lo que magnifica estos hechos. "Eso puede llevar a que personas con trastornos psicológicos se sientan identificadas con el agresor y busquen replicar su accionar o que haya un efecto de rechazo hacia el agresor que haga dirigir un ataque similar contra el grupo con el que este se siente identificado", señala Rubén Lozano, psicólogo clínico y director del Área Pericial de Forensis.

Ese efecto de contagio -independiente de que el tiroteo haya ocurrido en otro país- aumenta las posibilidades de un evento similar en los siguientes 14 días según un estudio de Harvard. Lankford, en tanto, descarta este contagio en el corto plazo, pero advierte que este efecto sí puede operar en el largo plazo.

31% de los tiroteos masivos registrados en 171 países entre 1966 y 2012 ocurrieron en EE.UU.

6,87 víctimas por incidente registraba EE.UU. hasta 2012. Entre 2013 y 2017 ha habido cuatro grandes tiroteos, con 13, 26, 49 y 59 muertos.

25 veces más riesgo tiene una persona común de morir de un disparo en EE.UU. en comparación con otros países de altos ingresos.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia