Dólar Obs: $ 627,26 | 0,18% IPSA 0,81%
Fondos Mutuos
UF: 26.637,26
IPC: 0,20%
Andrea López Barraza, corredora de 33 años:

La chilena que ruge en las 200 millas

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Claudio Herrera
Deportes
El Mercurio

Demoró 69 horas y 39 minutos en ganar la prueba estadounidense Tahoe 200 (329 kilómetros). Una lesión en el tibial, un diente roto y un desmayo no impidieron su travesía de resistencia.



"Es difícil explicarle a un persona que no está en el mundillo de los corredores el gusto por hacer 200 millas, pero enfrentarse a largas distancias te permite resolver una gran cantidad de problemas que se van presentando, es interesante, aunque esta distancia es tan larga que aparecen cosas que nunca tienen solución, siempre algo te sale mal", reflexiona Andrea López, después de ganar Tahoe 200 Mile Endurance Run Ultra, una de las carreras más prestigiosas dentro del rubro de las 200 millas del trail-running .

La travesía de la chilena significó 329 kilómetros alrededor del Lago Tahoe (11 mil metros de desnivel positivo), en la frontera de Nevada y California, y demoró 69 horas y 39 minutos, lejos de las 100 horas permitidas. "Ya había corrido Colorado 200 y me gustó demasiado, pero este año me preparé mejor, aunque lo mío es muy sencillo, nada serio ni organizado: ir un par de horas al cerro por día, llegando a un máximo de 100 kilómetros semanales", dice López, que acaba de terminar un doctorado en liderazgo educativo.

Su perfil de ultramaratonista está muy alejado de la parafernalia y de los afanes de medalla. "Jamás imaginé que podría ganar esta carrera. Como en el kilómetro 150 me di cuenta de que iba puntera y ahí me entró la presión, se me hizo algo tortuoso, y como tenía acceso a internet podía ver las posiciones de las corredoras que me seguían. Se me hizo una carrera muy 'corrible', aunque no pude dormir más de 45 minutos en total. Lo peor fue una lesión en el tibial, que me obligó a cambiarme varias veces de zapatillas. Y un desmayo que sufrí, pero por suerte en el punto de control me permitieron seguir", repasa.

López le arrebató el primer lugar a la argentina Sofi Cantilo (72h24) y festejó a su manera: pidió una cerveza en la meta. "Se me quebró un diente también", añade. "Esta distancia es mi favorita, pero el impacto que tiene en el cuerpo y el tiempo que hay que dedicarle, no la hace muy sustentable". Magullada, cuenta que está en inscrita en Moab 200 (14 de octubre), "pero quizás es muy luego", reconoce.

"Nunca me imaginé ganar la carrera. Ahora que lo hice, me gustaría volver por el récord".

"Calculaba que podía demorarme un día más, así que mis cálculos de dónde dormir no sirvieron de nada. Al final, tuve las clásicas alucinaciones".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia