Dólar Obs: $ 627,26 | 0,18% IPSA 0,81%
Fondos Mutuos
UF: 26.637,26
IPC: 0,20%
Ministro de Obras Públicas dijo que los estudios para la siguiente fase se deben concretar antes de que se alcance la capacidad de diseño del recinto.

Parten obras de nuevo terminal internacional y piden iniciar estudios para ampliarlo en 2020

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Manuel Valencia
Nacional
El Mercurio




Aún no se instalaba el primer pilar del edificio que albergará al nuevo terminal internacional de Santiago, y muchos ya piensan en la ampliación del recinto.

El aeropuerto de 175 mil m {+2} y 67 puertas de embarque (hoy hay 18) tendrá una capacidad para 30 millones de pasajeros anuales en 2020, cuando abra sus puertas. Sin embargo, ese mismo año se espera que entre 27 millones y 30 millones de personas vuelen desde y hacia Arturo Merino Benítez, según proyecta el acelerado crecimiento que experimenta la industria aérea en el país.

De acuerdo a estimaciones del concesionario Nuevo Pudahuel, a fines de 2017 habrán volado 21 millones de personas por el recinto capitalino, dos millones más que hace solo un año.

"El aeropuerto va a partir un poco apretado, porque va a estar inaugurado con más de 25 millones de pasajeros, una cifra muy cercana a su límite. Va a partir pequeño. Si el país vuelve a crecer con las tasas con las que venía y vuelve a aumentar la minería, la cantidad de pasajeros se va a disparar", analizaba ayer Leonardo Daneri, presidente de la asociación de concesionarios (Copsa), en la ceremonia de inicio de faenas.

Para evitar que la infraestructura "quede chica", el contrato de concesión incluye un "gatillador" de inversión, que obliga al privado a ejecutar obras de ampliación a medida que la demanda se incrementa.

Así, el ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, dijo que los gatilladores "no se concretan cuando se produce una cifra, sino cuando se estima que se va a producir; eso está determinado en las bases. Al estimarse con cierta certeza una mayor demanda, lo que se gatilla de inmediato son nuevas inversiones, evitando la negociación que algunas veces se entraba al aumentar las inversiones".

Sin embargo, el gerente general de Nuevo Pudahuel, Nicolás Claude, precisó que el gatillador de inversión se activará recién cuando esté en operaciones el nuevo terminal, y no antes. "Es en base a la hora punta, y hoy es difícil tener una proyección para saber cuándo vamos a llegar a estos gatilladores, porque el tráfico no puede crecer en hora punta hoy, por la limitación del terminal existente (...). Hoy crece en horario valle, pero al abrir el terminal habrá más oferta en hora punta", dijo.

En el contrato de concesión se establece que el gatillador se activa cuando hay más de 2.200 pasajeros internacionales en la hora punta o se superan los 3.200 usuarios de rutas domésticas, en la misma franja de alta demanda. De producirse alguno de estos escenarios, el concesionario deberá construir dos espigones adicionales, que permitirán aumentar a 45 millones la capacidad. Para ello, según fuentes de la industria, será necesario expropiar diversos terrenos ubicados en el sector poniente del complejo aéreo, que hoy están en manos de privados. En esos predios se realiza la actividad de carga aérea.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia