Dólar Obs: $ 623,94 | 0,33% IPSA -0,27%
Fondos Mutuos
UF: 26.642,59
IPC: 0,20%
Alternativas a la dependencia del carbono:

Nuevas tecnologías y ahorro energético pueden cambiar al mundo

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Richard García Desde Taipei
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Es la apuesta de Bertrand Piccard, líder del viaje del avión Solar Impulse y uno de los oradores en el 21° Congreso de Tecnologías de la Información que se realiza en Taiwán.



El viaje del Solar Impulse en 2016 no solo fue una proeza, sino una demostración de que las nuevas tecnologías pueden cambiar a un mundo dependiente del carbono.

Así lo aseguró ayer, en Taipei, el aviador, psiquiatra y visionario suizo Bertrand Piccard, uno de los principales oradores en la inauguración del 21° Congreso de Tecnologías de la Información, WCIT 2017, que se realiza esta semana en Taiwán. El evento es considerado como una de las mayores citas a nivel mundial para desarrolladores de tecnologías y servicios informáticos.

Piccard, quien realizó su travesía alrededor del globo para promover el uso de energías limpias, dijo que el reto actual es conquistar calidad de vida en la Tierra a través de la implementación de tecnologías verdes.

"Cuando me dirigí al mundo de la industria para desarrollar la tecnología para mi viaje alrededor del mundo muchos especialistas me dijeron que una nave sin combustible más que la energía solar para viajes prolongados era imposible. Teníamos dos opciones, dar marcha atrás o atrevernos a cambiar el paradigma. Optamos por lo segundo y hacer la nave altamente eficiente en términos de consumo de energía".

Para conseguirlo, recurrieron especialmente a la industria de los nuevos materiales, lo que derivó en planeador 10 veces más liviano que cualquier otro anterior. Además, desarrollaron un sistema que permite cargar las baterías por completo durante el día, de modo que en la noche la nave puede permanecer en vuelo sin problemas.

"Volamos sin contaminación, sin uso de combustibles fósiles. Viajando sobre el océano, pensé 'ese es el futuro'. No es ciencia ficción y fue hecho con tecnologías que están hoy disponibles".

Es más, según la mirada de Piccard, en realidad las tecnologías que corresponden al pasado son las que empleamos hoy. Cita como ejemplo las ampolletas incandescentes, que tienen más de 150 años, al igual que los sistemas de almacenamiento y distribución de energía, y de aislación de edificios. A su juicio, no solo existe la urgencia de buscar nuevas fuentes de energía, sino que el desafío mayor es enfocarse en la eficiencia energética y en el desarrollo de materiales que apunten al desarrollo de una economía circular. Es decir, en la que el reciclaje o reutilización de materiales reduzca al mínimo la acumulación de desechos.

"El vuelo del Solar Impulse fue el primer paso, ahora estamos promoviendo una segunda etapa con el proyecto World Alliance, cuyo objetivo es seleccionar mil soluciones rentables para proteger el medio ambiente", adelantó.

Sueño pendiente

El lema de la WCIT 2017 es "Viviendo el sueño digital", una promesa que está todavía lejos de cumplirse a nivel mundial. "No ha llegado a todos aún y por eso hay que ir paso a paso. No es un cambio que ocurre en un segundo", reconoció Yvonne Chyu, chairman de la Alianza Mundial de Tecnologías y Servicios Informáticos (WITSA), que reúne a más de 80 asociaciones industriales del área y que organiza el congreso.

La elección de Taiwán como sede para la cita no es casual. El país asiático busca mostrarse al mundo como un líder en desarrollo de infraestructura digital, ciudades inteligentes y tecnologías verdes. El lunes, su Presidenta, Tsai Ing wen, al inaugurar el congreso en el Centro de Convenciones de Taipei, destacó que planean transformar a su país en el Silicon Valley de Asia a través de un ambicioso programa.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia