Dólar Obs: $ 636,71 | 1,19% IPSA -5,86%
Fondos Mutuos
UF: 26.677,87
IPC: 0,60%
Se perdió su rastro el 1 de agosto, luego de una protesta:

La desaparición del joven que conmociona a Argentina y complica al gobierno de Macri

miércoles, 13 de septiembre de 2017

José Tomás Tenorio Labra
Internacional
El Mercurio

El caso de Santiago Maldonado se ha convertido en un dolor de cabeza para el Ejecutivo, que ha tenido que enfrentar cuestionamientos. El incidente ha hecho resurgir el conflicto mapuche en el país.



Desde que el 1 de agosto se perdió el rastro del joven artesano Santiago Maldonado (28), tras el desalojo de una protesta mapuche en el sur de Argentina, la atención del país se ha enfocado en el caso y lo ha convertido en un problema mayor para el gobierno y los cuerpos de seguridad, muy cuestionados por sus acciones.

Mientras en el Ejecutivo acusan a sus adversarios de utilizar políticamente el asunto, al Presidente Mauricio Macri y a su gabinete los han criticado desde la oposición, la opinión pública y la familia del joven. Los cuestionamientos van desde la escasa reacción y poca importancia que le dieron en un inicio, hasta acusaciones de un supuesto encubrimiento de la desaparición de Maldonado.

El prolongado silencio de Macri y las declaraciones de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que defendía y aseguraba la inocencia de Gendarmería (que disolvió la protesta), contribuyeron a que creciera la opinión negativa sobre el gobierno.

La oposición, liderada por la ex Presidenta Cristina Fernández (y candidata a senadora en las elecciones de octubre) utilizó redes sociales y discursos de campaña para acusar al gobierno de represión y de complicidad.

El 1 de septiembre, cumplido un mes sin noticias del artesano, miles de personas se manifestaron en la Plaza de Mayo de Buenos Aires exigiendo la aparición con vida de Maldonado y la dimisión de Bullrich por su actuar frente a la investigación, la que consideraban deficiente y dudosa.

Recién el 5 de septiembre, el Mandatario argentino se defendió en un acto público, al decir que estaba "preocupado y ocupándome todos los días" del tema. Pidió prudencia y dejar trabajar a la justicia para esclarecer las dudas sobre el caso.

Dos días después, Bullrich -caracterizada por mantener un perfil alto en sus más de tres décadas de carrera política- dejó la vocería del caso por orden del jefe de gabinete, Marcos Peña, quien buscaba apartarla de la escalada mediática y permitirle concentrarse en la investigación. Así, Peña junto a los ministros del Interior y Justicia se hicieron cargo de la comunicación.

Pese a eso, y a que Macri declaró que el tema Maldonado era el centro de su agenda, el gobierno sigue recibiendo reproches. Para el analista político Sergio Berensztein, la situación golpea al Presidente y su administración, porque no muestran que se la tomen en serio.

"Él tiene muchísimas cosas para hacer, como ponerse a la cabeza de la investigación disponiendo recursos especiales. Pero con la recompensa del Estado de 2 millones de pesos (US$ 116.000) ya te das cuenta de la poca importancia que le dan al tema. Macri está mucho más preocupado por los temas de energía que por Maldonado", dijo Berensztein a "El Mercurio".

Lo que pudo haber empeorado la situación de Macri, según Berensztein, fue su poca capacidad para prever que la situación escalaría. "No fueron capaces en el gobierno de hacer una correcta evaluación de cómo se iba a desarrollar el caso. Por eso, cuando finalmente reaccionaron, lo hicieron poco, mal y tarde" dice el analista.

En el caso de Bullrich, las presiones parecen haber tenido efecto, ya que la ministra se alejó finalmente de su discurso en defensa de Gendarmería, y el lunes confirmó que el foco de la investigación está puesto en siete agentes, al igual que Peña, quien afirmó que "algunos gendarmes" pueden estar involucrados en la desaparición.

Incluso, ayer por primera vez uno de los efectivos que estuvo en la protesta confesó haber herido a un manifestante, al tirarle una piedra cuando escapaba cruzando el río Chubut (cercano al lugar de la manifestación), lo que da pie a la hipótesis de los investigadores de que algo le pudo haber ocurrido a Maldonado en ese río.

Conflicto mapuche

La desaparición del artesano y la magnitud que tomó el caso pusieron en la agenda un segundo tema que iba más allá de la investigación misma: La disputa territorial mapuche en la Patagonia argentina, que tiene a los indígenas y a dueños de tierras en conflicto.

La reivindicación de tierras ancestrales es la principal demanda de las agrupaciones mapuche, en un territorio que denominan Puelmapu y donde se han registrado ataques violentos contra las personas que habitan y trabajan en esos sectores.

Uno de los responsables de aquello es el grupo Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), que bajo la dirección de Facundo Jones Huala, actualmente preso en Argentina y con un pedido de extradición de Chile, plantea que tiene derechos territoriales en ambos países, además de reivindicar la lucha armada como medio de acción.

Era la RAM la que convocó la protesta del 1 de agosto en la que desapareció Maldonado, quien pese a no ser mapuche simpatizaba con la causa. La atención mediática por el joven fue aprovechada para reclamar por la "represión del Estado" en su contra.

Al sumar este caso al de Milagro Sala, dirigente indígena apresada en 2016 por, entre otras cosas, supuesta instigación a cometer delitos contra el gobernador de Jujuy, los simpatizantes de la RAM extendieron su mensaje de que el gobierno oprime a los pueblos originarios. Incluso han comparado la situación con las acciones represivas y las desapariciones en la dictadura de Jorge Videla (1976-1981).

El debate sobre la causa mapuche obligó a reaccionar a un gobierno ya complicado por el caso Maldonado. Fue nuevamente Bullrich la encargada de hacer las declaraciones: "No vamos a permitir nunca una república autónoma mapuche en medio de la Argentina", dijo.

La figura de Maldonado terminó dando una nueva fuerza a las demandas indígenas y complicando a un gobierno que trata de rechazar las acusaciones, insistiendo en que no hay pruebas que liguen al Ejecutivo con una eventual acción represora de las fuerzas de seguridad.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia