Dólar Obs: $ 635,72 | -0,16% IPSA 2,42%
Fondos Mutuos
UF: 26.683,19
IPC: 0,60%
Los caminos de la familia Said para continuar en el Banco BBVA

domingo, 10 de septiembre de 2017

Claudia Ramírez y Carlos Agurto
El Mercurio

La semana pasada, Salvador Said, quien lidera las negociaciones a nombre de este grupo, viajó a Canadá buscando sellar un pacto con Scotiabank, que es lo que más le acomoda a la familia de origen árabe. En la industria descartan que vayan a sacrificar otros negocios, como Embotelladora Andina y Parque Arauco -a los que ingresaron antes que al banco-, por comprar la institución financiera.

En octubre de 1985, José Said Saffie y Jaime Said Demaría se convirtieron oficialmente en controladores de Embotelladora Andina. En una comentada operación en la prensa de esos años pagaron $572 millones de la época por el 62% de la compañía. Hoy esa embotelladora es una de las más importantes del país y uno de los negocios más queridos por las dos ramas de la familia Said, los Said Somavía -hijos de José Said-, y los Said Handal, hijos de Jaime Said.

Tres décadas después, este grupo es un actor clave en el que podría convertirse en el negocio más importante de la industria bancaria de este año, la posible venta del banco BBVA Chile al canadiense The Bank of Nova Scotia, que en Chile opera Scotiabank, en una operación que comenzó a fraguarse a fines de julio, que ya se estima estaría cercana a los US$ 2.700 millones, y que incluiría filiales y relacionadas, como la compañía de seguros de vida.

Es que los Said ostentan el 28% de participación en BBVA Chile, y, de hecho, José Said Saffie ocupa la presidencia de la entidad bancaria.

Además, disponen de un pacto de accionistas con los hispanos del BBVA -quienes poseen el 68%-, lo que les abre varios caminos en medio de esta negociación en desarrollo, aunque algunos más probables de tomar que otros, afirman en la industria.

En efecto, dicho pacto de accionistas le permite al grupo también controlador de Parque Arauco, vender, quedarse como socio, o bien comprar, si es que igualan o suben la oferta canadiense, pues disponen de una primera opción preferente para ello.

Fuentes al tanto de estas tratativas explican que esa es la razón por la que en las últimas semanas Salvador Said Somavía -el único hijo hombre de José Said y quien lo ha acompañado hace años en el manejo de los negocios- esté liderando este proceso y análisis de opciones, que lo ha llevado a un periplo que ha incluido por cierto Chile, pero también Estados Unidos, Brasil y Canadá, analizando y explorando la mejor jugada posible. Nada está cerrado para el grupo, comentan estas fuentes.

Una de las preguntas que ha saltado al tapete es si los Said necesitarían echar mano a sus negocios emblemáticos, como Embotelladora Andina, o si están dispuestos a hacerlo, con tal de quedarse con una parte o incluso con todo el banco.

Descartada la opción de comprar solos todo el banco

Un primer camino es la posibilidad de igualar o mejorar la oferta de Scotiabank, con lo que los Said podrían quedarse con todo el banco, para lo que está sobre la mesa explorar una posible sociedad con alguna institución financiera que los acompañe en este propósito. En la práctica, el análisis en esa línea se ha centrado en escuchar e indagar opciones en varios mercados, incluido por cierto el chileno.

Una opción que cercanos a los Said descartan, eso sí, es quedarse con todo el negocio solos, porque no respondería a su estrategia de negocios. "No es algo en lo que los Said estén pensando. Saben que el negocio bancario se convirtió en intensivo en capital con actores internacionales y que a largo plazo las familias irán tomando posiciones minoritarias", señala un cercano a los Said.

Tampoco tendrían el capital que se requeriría para comprar todo el banco y si quisieran reunirlo, dice esta misma fuente, tendrían que sacrificar sus otros negocios, incluyendo los más grandes: Embotelladora Andina y Parque Arauco, algo que se ve como poco probable. "No tiene ningún sentido sacrificar dos negocios donde son actores importantes -Parque Arauco es uno de los cinco retail más relevantes de Latinoamérica y Embotelladora Andina, líder en Chile-, por un banco que no es de los líderes del sector. A ellos les interesa mantener la diversificación", comenta un cercano al operador de retail.

Se la juegan por el pacto

Otro camino, cuyo análisis corre en paralelo, es permanecer en el banco como minoritarios en pacto, es decir, con algún grado de poder, bajo un esquema similar al que hoy ya tienen con los españoles del BBVA. Por ello, la semana pasada Salvador Said viajó a Canadá para explorar este camino con los canadienses.

En este esquema, también necesitarán desembolsar capital. Porque si es que prosperara la oferta de parte de los dueños de Scotiabank, y este banco y el BBVA Chile se fusionaran en el país -un escenario que está planteado oficialmente en la negociación-, los Said deberían suscribir acciones para mantener su posición en la nueva sociedad fusionada, y no diluirse.

"Tienen el capital para mantener su participación, y si no lo tuvieran, no tendrían problema en levantar un fondo para suscribir las acciones", señala una alta fuente de la plaza.

"Si es que no tienen el capital y se diluyen, no sería grave, porque se convertirán en socios de una entidad fusionada que valdrá más, que sería más grande que el actual BBVA", señala un cercano (ver recuadro).

Oferta por el 100% pero...

Una de las interrogantes es cuál es la pretensión del grupo canadiense. Porque tal como lo revela el hecho esencial del BBVA en España, la oferta que el grupo canadiense materializaría a través de una Oferta Pública de Adquisición de Acciones (OPA) es por hasta el 100% del BBVA Chile, pero no se explicita qué pasaría si es que no alcanza dicho porcentaje, sino que solo la participación correspondiente al grupo hispano, quienes son los que entraron en el proceso de salida ante esta oferta.

Mientras algunos operadores de la industria aseguran que "todo es conversable" y que a los canadienses les bastaría con tener un porcentaje controlador -más del 50% de la propiedad-, otros aseguran que la negociación podría caerse.

¿Estarán los canadienses dispuestos a reeditar un pacto con los Said en similares términos que los que estos tuvieron con los españoles? La jugada está en desarrollo.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia