Dólar Obs: $ 619,68 | -0,39% IPSA 0,46%
Fondos Mutuos
UF: 26.660,71
IPC: -0,20%
El jefe de campaña entregó un documento al comando con sus lineamientos, en el que reconoce que no han sido capaces de convertir a los simpatizantes en votos. Además, pide poner en el centro de la segunda fase el ámbito comunicacional.

Osvaldo Correa, el generalísimo de Guillier: masón, discípulo de Sule y cercano a Gómez

sábado, 12 de agosto de 2017

Jaime Sánchez
Política
El Mercurio




Fue el lunes pasado y en una reunión privada que Alejandro Guillier le preguntó a Osvaldo Correa si estaba disponible para asumir la tarea de jefe de campaña. Minutos antes, Correa le había puesto su cargo a disposición para dejarlo en libertad de acción en los ajustes que realizaría.

Técnico jurídico de profesión, el secretario general del PR no terminó sus estudios de Derecho. Fue en ese período, sin embargo, que conoció al ex senador Anselmo Sule, del que incluso llegó a ser ayudante en Derecho Constitucional. El histórico militante del Partido Radical fue la puerta de entrada de Correa al radicalismo, donde comenzó a militar a los 19 años.

Al interior del partido, Correa pertenece al ala de izquierda. De hecho, en la primaria interna de la Concertación, el año 1999, fue del sector que apoyó la candidatura del ex Presidente Ricardo Lagos, en lugar de la del DC Andrés Zaldívar. Más tarde hizo lo propio con Michelle Bachelet, cuando antes de su primer mandato la Presidenta se midió en la contienda interna con Soledad Alvear (DC). Sus cercanos lo definen, incluso, como un laguista-bacheletista.

Sus lazos con el mundo radical lo acercaron también a la masonería, organización en la que participó activamente por más de cuatro años. Lo hacía en la logia Nuevo Horizonte 136, donde también asistían nombres históricos del radicalismo, como Carlos González Márquez, Iván Mesías y Orlando Cantuarias, quien fue ministro de Minería del ex Presidente Salvador Allende.

Pero la masonería no es el único vínculo que une a Correa y Guillier. Si bien lo conoció en los inicios de su campaña como senador, fue cuando Guillier comenzó su despliegue territorial en la campaña municipal que comenzaron a acercarse. Lo hizo principalmente a través de Tombolini, que entonces era consejero del incipiente candidato. También es señalado como un hombre que en los últimos meses ha estrechado lazos con el ministro de Defensa José Antonio Gómez.

Las giras a regiones fueron transformando al hoy generalísimo de la campaña en uno de los hombres que más relación tenía con Guillier. De hecho, cuentan sus cercanos, el senador consultaba con él incluso los nombres de quienes se incorporaban a la campaña. Fue en ese contexto que Correa le contó que, al igual que él, además de sus dos hijos biológicos, era el padre de los hijos de su pareja.

Sus lineamientos

Más allá de la confianza entre Correa y el candidato, su confirmación como jefe de campaña en el comando no ha estado exenta de críticas, principalmente por la falta de experiencia en campañas del nuevo generalísimo. De hecho, en el oficialismo saben que es una apuesta y que uno de sus principales triunfos fue haber mantenido una buena relación con los partidos en la primera fase de la campaña, a diferencia, dicen, en las colectividades del jefe de gabinete del candidato Enrique Soler.

En su tarea por empoderarse rápido, y ya con el respaldo total del candidato, Correa les entregó el jueves a los miembros del comando los lineamientos de lo que será su labor.

Así, en un documento de cuatro carillas el nuevo jefe de campaña comienza reconociendo que "tenemos la adhesión y valoración ciudadana más alta de todos los candidatos presidenciales, pero no hemos sido capaces de convertir estos "simpatizantes" en "votantes"".

Para cambiar este escenario, Correa pide poner en el centro de la segunda fase el ámbito comunicacional y convertir la campaña "en una agencia informativa 24/7". En esta línea el documento establece que "esta campaña no les hablará a los medios ni a los opinólogos; les hablará directamente a las familias de clase media, los jóvenes, mujeres y adultos mayores".

En sus lineamientos, además, Correa hace un llamado al orden al comando, solicitando terminar con el "fuego amigo" y pidiendo "a cada uno de los coordinadores y coordinadoras que eviten hablar a través de los medios", ya que "los únicos validados para hablar a nombre de la campaña son los que iremos definiendo en coordinación con el equipo de comunicaciones".

Técnico jurídico y con estudios inconclusos de Derecho, Correa pertenece al ala de izquierda del PR. En tiempos de la Concertación apoyó las candidaturas de Ricardo Lagos y Michelle Bachelet.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia