Dólar Obs: $ 628,68 | 0,50% IPSA 0,85%
Fondos Mutuos
UF: 26.653,83
IPC: -0,20%
Sorprendente anuncio:

El Presidente Trump dice que "no descartará" una acción militar en Venezuela

sábado, 12 de agosto de 2017

Erika Lüters Gamboa
Internacional
El Mercurio

Hasta hoy, las autoridades de Estados Unidos solo hablaban de sanciones financieras.



El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio un paso más en la presión que está ejerciendo sobre el gobierno de Nicolás Maduro y aseguró que no descarta la opción militar ante la situación que vive Venezuela.

"No voy a descartar la opción militar", manifestó ayer ante la prensa en Nueva Jersey, donde está de vacaciones.

"Tenemos muchas opciones para Venezuela. Es nuestro vecino. Tenemos tropas en todo el mundo, en lugares que están muy, muy lejos. Venezuela no está muy lejos y la gente está sufriendo y muriendo. Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluyendo una posible opción militar si es necesaria", insistió Trump.

La respuesta de Caracas llegó en la voz del ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, quien calificó la amenaza de Trump como "un acto de locura". "No sé qué está pasando, no sé qué va a pasar en el mundo si es que se va a acabar con la humanidad", expresó el alto oficial, y agregó que la fuerza armada estará en "primera fila" para defender los intereses y la soberanía de Venezuela.

Devolviendo un poco la calma al asunto, el portavoz del Pentágono, Eric Pahon, aseguró que el organismo no ha recibido ninguna orden sobre Venezuela tras los comentarios de Trump, según Reuters.

"El Pentágono no ha recibido ninguna orden referente a Venezuela (...). Si se nos pide, estamos preparados para ayudar al gobierno para proteger nuestros intereses nacionales y nuestros ciudadanos", dijo el portavoz.

Las palabras del jefe de la Casa Blanca llegan en medio de su escalada retórica y bélica con Corea del Norte, que ha tomado tintes de amenaza de conflicto armado, y a pocas horas de que su vicepresidente, Mike Pence, inicie este domingo su primera gira por América Latina, que lo llevará a Colombia, Argentina, Chile y Panamá. Y donde se espera que Venezuela sea uno de los temas obligados.

En una paradoja, un día antes de esta amenaza de Trump, que esta vez no vino por Twitter, el mismo Maduro anunció que ordenó a su canciller, Jorge Arreaza, gestionar una "conversación telefónica" con el Mandatario de Estados Unidos y una en persona, "si se da" su viaje a Nueva York, por la Asamblea General de Naciones Unidas, en septiembre.

Anoche, la Casa Blanca aseguró que EE.UU. "está con el pueblo de Venezuela frente a la continua opresión del régimen de Maduro", y aseguró que "Trump hablará con mucho gusto con el líder de Venezuela tan pronto como se restablezca la democracia en el país".

Presión gradual

Venezuela ha estado en el punto de mira de Trump desde el primer día que asumió la Presidencia y ha sido uno de los principales asuntos que ha tratado en sus conversaciones con mandatarios latinoamericanos. Su primera muestra de interés por el caso venezolano fue cuando recibió en el despacho oval a Lilian Tintori, esposa del opositor Leopoldo López, para el que pidió la libertad.

La presión sobre Maduro se ha incrementado en las últimas semanas, pero sobre todo, desde la elección de la Asamblea Constituyente, con sanciones a altos funcionarios chavistas, lo que incluye congelamiento de activos que puedan tener en Estados Unidos y restricciones para viajar al país. Las sanciones del Departamento del Tesoro incluyen al propio Maduro.

Pero hasta hoy, ningún representante de la administración había hablado en público de una opción militar; siempre se habían circunscrito a presiones diplomáticas y económicas.

Washington también ha descartado, por ahora, la aplicación de medidas más duras a Venezuela, como sería suspender las compras de crudo desde el país sudamericano y las ventas de petróleo refinado. Una consideración que tiene en cuenta la grave crisis humanitaria en Venezuela, donde el 90% de los ingresos del país provienen del sector de los hidrocarburos.

Pero también está el cálculo interno. Cuatro senadores republicanos pidieron el jueves al gobierno de Trump que no bloquee los envíos de crudo desde Venezuela, ya que la medida podría subir el costo de los combustibles a los consumidores.

Los senadores de Texas, de Luisiana y de Mississippi -todos estados con refinerías petroleras- dijeron en una carta, a la que tuvo acceso Reuters, que un bloqueo unilateral a las exportaciones de crudo de Venezuela dañaría la economía estadounidense y al pueblo venezolano.

La declaración de Trump provocó preocupación entre los analistas. "Mencionar la opción militar hoy día me parece descabellado. Encaja bien en la narrativa de Maduro respecto de un plan del 'imperio' para tomar el control de Venezuela. Es un regalo que podría fortalecer su posición política, que está muy deteriorada", dijo a "El Mercurio" Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano.

El Presidente de Venezuela hoy cuenta apenas con el apoyo de Bolivia, Cuba, Ecuador y Nicaragua, países gobernados por líderes izquierdistas que han avalado la represión que deja más de 120 muertos en cuatro meses y la Asamblea Constituyente, que busca arrebatarle funciones al Parlamento dominado por la oposición elegida democráticamente.

La declaración de Trump "también tendrá el efecto de alejar a Washington de otras capitales latinoamericanas sobre el tema venezolano. La reunión de cancilleres en Lima esta semana fue alentadora, ya que los países más importantes de la región están asumiendo una postura más clara y contundente", añadió Shifter.

La última vez que Estados Unidos lanzó una operación militar en América Latina para derrocar a un gobernante fue en 1989, cuando invadió Panamá, para capturar al general Manuel Antonio Noriega. Desde entonces, sus fuerzas han intervenido en Haití para promover el retorno de la democracia, entrenan tropas locales para combatir guerrillas y a narcotraficantes, y prestan apoyo en catástrofes.

Rechazo de Chile
El canciller Heraldo Muñoz se pronunció anoche sobre las palabras de Trump. "Reiterando todos los términos de la Declaración de Lima sobre Venezuela, Gob. Chile rechaza amenaza de una intervención militar en Venezuela", escribió en Twitter.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia