Dólar Obs: $ 655,27 | 0,22% IPSA 2,69%
Fondos Mutuos
UF: 26.780,87
IPC: 0,10%
Ramil Guliyev, sorprendente campeón mundial de 200 metros, se confiesa con "El Mercurio"

"Esto es una locura: me dicen el nuevo Bolt"

sábado, 12 de agosto de 2017

Rebeca Ampa Londres
Deportes
El Mercurio

El velocista turco nacido en Azerbaiyán desmenuza su impactante triunfo en la prueba que dejó vacante el jamaiquino. Y da la receta para surgir: "La única manera de que un país como Chile tenga mejores atletas es que haya analistas serios de rendimiento, pautas claras, y que haya un trabajo desde temprana edad y sostenido en el tiempo".



Es el hombre del momento. El turco de origen azerí Ramil Guliyev, nuevo monarca mundial de 200 metros, conversa en exclusiva con "El Mercurio" luego de su sorpresivo triunfo en el doble hectómetro. Han pasado menos de 24 horas de su noche de gloria sobre el rekortán del Estadio Olímpico de Londres, y aún pocos reconocen al velocista que se robó el show el jueves.

Sencillo, tímido y sin la soltura que otros sprinters muestran ante los medios, el oriundo de Bakú (Azerbaiyán) ingresa al coloso inglés para recibir en un par de horas su medalla de oro frente a todo el estadio. Ni siquiera los guardias saben quién es, por lo que no hay un cerco especial, ni menos una deferencia, como sucede con los atletas más mediáticos.

Será por ello que no se hace de rogar y acepta el diálogo. "Yo llegué sin ningún estrés a este Mundial, y veía que la atención estaba en otros corredores, todos muy buenos. Corrí muy tranquilo, confiando en que esta es mi prueba favorita", confiesa Guliyev, de 27 años.

-¿Cómo ha sido ganar impensadamente los 200 metros?

"Estoy muy contento, es algo muy inesperado. La carrera fue muy dura, todos eran rivales fuertes. Había un nivel de estrés importante entre ellos, mucha tensión por ver quién se quedaría con la victoria después de tantos años de dominio de Usain Bolt. En el fondo, podía pasar cualquier cosa, aunque nadie hablaba de mí".

-Todos los ojos estaban puestos en Wayde van Niekerk o incluso en Isaac Makwala. ¿Fue mejor para usted finalmente?

"Todos hablaban de ellos... ¡Nadie de mí! Pero es comprensible: Van Niekerk es el campeón olímpico y mundial de 400 metros, y un gran corredor, y Makwala también está en un gran nivel y acá tuvo muchos problemas por su intoxicación alimentaria. Pero yo me mantuve enfocado".

-¿Qué lo llevó a ganar? ¿Cuál fue el punto clave?

"Mantenerme siempre fuerte, en la lucha; nunca sentí que bajara el ritmo. No fue una gran marca (20.09), pero lo más importante era la medalla".

-Y ahora su nombre se vincula a Bolt...

"Esto es una locura: me dicen el nuevo Bolt... Es increíble, palabras mayores... Será porque gané su prueba y porque nací en un país pequeño. Estoy muy feliz, aún no lo creo".

-Usted perdió tres años de carrera, de 2011 a 2014, por la prohibición de representar a Turquía. ¿Cómo sobrellevó eso?

"Estuve tres años sin competir internacionalmente, sin ir a los mundiales (Daegu 2011 y Moscú 2013) ni Juegos Olímpicos (Londres 2012). Pero nunca perdí la esperanza. Afortunadamente, en Turquía me apoyaron y esperaron. Yo entrenaba en Estambul y me preparaba allí, y me apoyaron como en ninguna otra parte".

-En Chile no hay velocistas que aspiren a una final. ¿Qué se puede hacer, aunque sea para llegar con uno o dos atletas?

"La única manera de que un país como Chile tenga mejores atletas es que haya analistas serios de rendimiento, con pautas claras, y que haya un trabajo desde temprana edad y sostenido en el tiempo. No hay otra manera, porque acá una diferencia mínima de tiempo cuesta años para conseguirse. Incluso, si el niño no tiene recursos, ahora en internet hay muchos tutoriales y videos con metodología de entrenamiento y diferentes ejercicios".

Es entonces que un pequeño grupo de hinchas más despiertos advierten su presencia, y con celulares tratan de acercarse para pedirle una selfie . Guliyev abre los ojos sorprendido y mueve la cabeza como diciendo: "¿Qué pasa acá?". Se nota que no está tan acostumbrado a la fama y los flashes , pero desde la noche del jueves el mundo ya sabe quién es, y a él solo le quedará acostumbrarse a su nuevo estatus. Los guardias, ahora sí, corren prestos a "salvarlo". Ha nacido una estrella.

''Ahora todos me miran por esta victoria, que atesoraré para toda la vida. Pero iré por más".

''Me agrada que los jóvenes puedan verme como un modelo de superación".

''Recomiendo a todas las personas que se dediquen al atletismo, ya sea como profesional o aficionado. Es simple: es un deporte que hace feliz a la gente"

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia