Dólar Obs: $ 646,57 | 0,20% IPSA 0,10%
Fondos Mutuos
UF: 26.581,81
IPC: 0,20%
Con una pistola Glock aterrorizó a pasajeros

Adolescente asaltó bus del Transantiago y mató a mujer de 28 años: tenía 8 condenas

sábado, 12 de agosto de 2017

Lilian Olivares
Nacional
El Mercurio

Juez dijo que esto evidenciaba "el fracaso del Estado en las actuaciones con este menor. No puede andar circulando".



"¡Clave 25! ¡Clave 25! ¡Cenco, necesito arma 10! ¡Hay un arma 4 al interior de un Transantiago!".

El angustiante llamado de Carabineros advertía que a bordo de un bus del Transantiago había una mujer desangrándose producto de un disparo que le llegó por la espalda.

Los funcionarios de la 6ª Comisaría de Recoleta persiguieron al autor de los disparos, quien vestía una casaca negra y jeans . En la feria del barrio los alertaron: había un "cabro" que andaba vendiendo un celular... en estado muy raro". Diez minutos después lo detuvieron, a una cuadra del lugar de los hechos, en la entrada de la casa de sus padres.

Fuera de control estaba el adolescente de 16 años acusado de aterrorizar a los 7 pasajeros de un bus del Transantiago cuando lo abordó, en Conchalí, para asaltar a quienes iban arriba. Las víctimas señalan que los amenazaba con un arma de fuego que estiraba a la altura de sus cabezas.

El conductor se percató cuando el extraño se paró en medio del bus y gritó: "¡Pásenme los celulares!". Luego lo vio acercarse a la puerta trasera y quitarle el aire (un procedimiento para dejarla lista para arrancar). En ese momento, Julia Soledad Ortiz Yáñez, de 28 años, intentó protegerse caminando hacia el chofer, cuando le llegó un balazo por la espalda que le atravesó el cuerpo. Se desplomó, inconsciente, justo detrás del conductor. De inmediato la trasladaron al Hospital San José, donde a las seis de la tarde, cuando comenzó la formalización del menor que le habría disparado, le estaban haciendo la tercera cirugía y no dejaba de sangrar. Tenía destrozada una arteria, la vena cava, el diafragma y había sufrido un estallido hepático.

Dos horas después del hecho, en la casa del adolescente parecía no haber ocurrido nada anormal. Cuando llegó "El Mercurio", su madre, su hermano y una amiga observaban a un tapicero cambiando la tela de las sillas del comedor en el antejardín. La madre abrió la reja y con cortesía hizo pasar, hasta que apareció el padre, indignado, diciendo que ya tenía bastantes problemas, y a empujones echó a la periodista.

En ese momento su hijo estaba preso, en espera de su formalización. Carabineros encontró en el bolsillo derecho de su casaca negra un cargador de 30 tiros, con 22 municiones calibre 9 milímetros sin percutar. Y en su hoja de vida, un prontuario que daba cuenta de ocho condenas, incluyendo un homicidio frustrado.

¿Por qué estaba en la calle, libre? La Fiscalía Centro Norte había pedido anteriormente que quedara bajo régimen cerrado en un centro del Sename, con programa de reinserción social. Pero el juez dictaminó régimen semicerrado con programa de reinserción social y dos años de libertad asistida especial, las que no cumplía.

A las 18:00 horas, luego de que el fiscal Hugo Saldías detallara el currículum y la última acción de J.P.A.P, el juez Darwin Bratti dijo que la situación dejaba en evidencia "el fracaso del Estado en las actuaciones realizadas con este menor. Las políticas del Estado han resultado ineficaces. Este menor no debiera estar bajo ningún punto de vista en circulación".

El magistrado también se refirió a la joven que en ese momento -en el pabellón- transitaba por la delgada línea entre la vida y la muerte, y dictaminó su internación provisoria mientras durara la investigación. La madre del adolescente exclamó "pobre, mi hijo", y le lanzó un beso, ante el horror de los presentes.

El fiscal Saldías advirtió que el delito podría ser recalificado si se producía el deceso de Ortiz, lo que ocurrió 45 minutos después de concluida la audiencia.

Medida cautelar
El juez Darwin Bratti lo dejó en internación provisoria.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia