Dólar Obs: $ 651,82 | 0,04% IPSA -0,50%
Fondos Mutuos
UF: 26.631,74
IPC: -0,40%
Crece interés de las pymes por la I+D para transformar sus negocios y escalar

lunes, 17 de julio de 2017

Pablo Tirado
El Mercurio

Entre 2012 y 2016 se certificaron más de $28 mil millones en proyectos de pequeñas y medianas empresas que usaron la Ley de I+D.

En 2009, cuando Juan Esparza decidió emprender con sus estanques de combustible móviles Petroline, lo hizo porque se dio cuenta de que no existían en Chile sistemas que permitieran trasladar carburantes en el pick up de las camionetas, el medio de transporte por excelencia en industrias como la construcción o las faenas mineras. Así, comenzó a trabajar en un diseño -que acaba de ser validado como modelo de utilidad en el Inapi- que le permitió sentar las bases de su compañía y que lo hizo entender que para seguir en el mercado tenía que apostar por la innovación constante.

Hoy, Petroline emplea a 23 personas, cuenta con operaciones a lo largo de Chile y, según cuenta Esparza, destinan más del 2% de sus ingresos a I+D, conformando un departamento de investigación y de proyectos que trabaja en terreno detectando oportunidades de negocios. "Para la empresa, el pilar fundamental han sido nuestros desarrollos propios. En estos momentos, por ejemplo, estamos trabajando en un proyecto que está en fase de patentamiento, que es un sistema de control de combustible a distancia", comenta el emprendedor.

Otra compañía mediana que viene de un área más tradicional, pero que ha apostado fuerte por la innovación para diferenciarse, es Calder Solar, que lleva más de 35 años en el mercado. Con su foco en las instalaciones térmicas, la empresa fundada por Osvaldo Milnes hace un par de años comenzó a apostar por paneles solares con un polímero especial, lo que los hace más eficientes. El sistema resultó un éxito y actualmente están en proceso de patentamiento en países como China y Marruecos, y además marcó un precedente para que la compañía siguiera desarrollando proyectos innovadores y hoy trabajan en uno que permitirá entregar soluciones de calefacción a viviendas sociales.

Según cuenta Tomás Milnes, gerente de Calder Solar, dedican cerca del 10% de las utilidades al monitoreo y desarrollo de nuevas iniciativas. "Nosotros estamos en un rubro que no es muy dado a la innovación. Hemos sabido aprovechar políticas públicas que apoyen el uso de distintos dispositivos, por ejemplo, en 2009 empezamos a utilizar la franquicia tributaria a paneles", explica.

Quizás de manera más trascendental que en el caso de las grandes empresas, para las pymes los apoyos públicos para desarrollar I+D se han trasformado en un gran aliado. De hecho, prácticamente todas estas empresas reconocen el uso de algún tipo de subvención estatal y desde la Corfo explican que entre 2012 y 2016 se han certificado proyectos de pymes usuarias de la Ley de I+D por más de $28 mil millones. El año pasado, por ejemplo, el monto llegó a $9.218 millones, versus los $468 millones de 2012, lo que representa un aumento de más de 19 veces,

"El ecosistema de innovación y emprendimiento se ha fortalecido, y si bien hoy hay empresas de diversos sectores que hacen I+D e Innovación y que se han apoyado en el incentivo tributario fuertemente, Chile necesita que muchas otras empresas más lo hagan, y así contribuir a su propio crecimiento y también al desarrollo del país", dice Patricio Feres, gerente de Innovación de Corfo.

Apuesta de las tecnológicas

Emprender en el sector tecnológico implica un esfuerzo mayor por la diferenciación y así lo han entendido las pymes del rubro. En TOC, compañía especializada en el desarrollo de tecnologías de verificación de identidad y biométrica, por ejemplo, cuentan que más del 45% de su gasto va destinado a innovación. De hecho, la compañía decidió estructurar un grupo -al que bautizó como TOC Lab- en el que reúne a sus mejores ingenieros para trabajar en las soluciones que les significarán mayores ingresos a la empresa en el futuro. "Es un grupo a parte, ellos funcionan autónomamente y trabajan con clientes potenciales", dice León Paul, gerente general de la empresa.

Con siete años de operación en Chile, TOC ha desarrollado sistemas antifraude que ya operan en el mercado chileno y ahora están en la fase piloto en el extranjero de una nueva modalidad de reconocimiento y autentificación facial.

El caso de Qin Technology, firma que desarrolla softwares para la industria de los operadores móviles de celulares, es similar y desde su fundación en 2009 decidieron destinar recursos a I+D. "Desde el momento en que partimos entendimos que teníamos que entregar algo adicional. El hecho de que una empresa como la nuestra destine recursos para eso no es lo habitual", dice Renzo Giaverini, gerente general de Qin, agregando que también son socios del Centro de Innovación UC.

El ejecutivo señala que, a su juicio, lo más destacable de su área de I+D es que pese a que se trata de una compañía emergente, han podido mantenerla vigente y generar innovaciones. Cuenta que gracias a esa iniciativa han lanzado productos para la industria de la telefonía celular durante desastres y que actualmente están trabajando en innovaciones ligadas a la seguridad quántica. "Los clientes nos ven como una firma innovadora, saben que estamos haciendo cosas más rupturistas y eso es validarse técnicamente", dice Giaverini.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia