Dólar Obs: $ 662,27 | 0,27% IPSA -0,26%
Fondos Mutuos
UF: 27.611,63
IPC: 0,50%
Agustín Moreira y ley de donaciones: "Es una gran burla, porque es como si no existiese"

domingo, 25 de noviembre de 2007

Carolina Gutiérrez U.
Economía y Negocios

El capellán general del Hogar de Cristo está esperanzado en la aprobación del actual proyecto que se discute en el Congreso y confía en que mejorará el escenario para las fundaciones.




El agradecimiento de una donación en un escenario podría significar la cárcel, según la ley Nº 19.885, que busca incentivar las donaciones a instituciones de pobreza y discapacidad. Ésta no permite retribuir públicamente al donante, ya que fue hecha pensando en la donación a partidos políticos.

Por eso la Comunidad de Organizaciones Solidarias elaboró en conjunto con el Ministerio de Hacienda un proyecto para reformar la ley actual. Agustín Moreira, capellán del Hogar de Cristo, y el equipo ejecutivo que representa a las fundaciones ya han estado 5 veces en el Congreso para explicar a las distintas bancadas en qué consiste el proyecto.

-¿Cuál es su diagnóstico de la ley que rige hoy?

"La actual ley no ha operado desde el año 2003: no ha habido donación alguna que esté afecta a esta ley, y es por ello que es una gran burla, porque es como si no existiese. Además nos pone en desventaja, respecto de otras leyes de incentivos tributarios, como la que existe para el deporte, la cultura o la educación. Nosotros creemos que en un tema como es la pobreza y la discapacidad nosotros debiéramos tener la mejor ley posible, que realmente incentive e incorpore a todos los actores".

-¿Cuáles son los cambios que introduce?

"Primero incorpora a las personas naturales y no sólo a las empresas. También se homologa lo que existe para la ley del deporte en el tratamiento del fondo mixto -que actualmente obliga a que el 33% de los aportes sean destinados a un fondo común que redistribuye el Estado- y se aumentan los integrantes de quienes administran este fondo. Además, el proyecto establece regulaciones respecto de la información y mayor transparencia que se exige respecto de los montos, su uso y los donantes. Por último, se incrementa de 4,5 a 5% el monto de la renta mínima imponible y se regulariza en forma más acotada -resguardando la buena fe del donante-, lo que se refiere a abusos, contraprestaciones y el delito de simulación".

-¿Han encontrado oposición?

"Hay detractores. Hay quienes no creen en los incentivos tributarios para la discapacidad y la pobreza. Provienen más bien del ala de la izquierda y su argumento se concentra en que el Estado es el que debe resolver los problemas de pobreza, miseria y discapacidad en el país. Nosotros consideramos que es tarea de todos los chilenos. Pero el Gobierno está de acuerdo y hemos percibido en muchos diputados una buena disposición a discutir estos temas, a ponerlos en agenda una vez que se supere todo lo relacionado con el presupuesto. Por eso tenemos la esperanza de que será aprobado".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia