Dólar Obs: $ 655,74 | 0,03% IPSA 0,48%
Fondos Mutuos
UF: 26.782,59
IPC: 0,10%
Gobierno ofreció recompensa por información:

Autoridades manejan tres hipótesis sobre atentado en Bogotá

lunes, 19 de junio de 2017

JAVIER MÉNDEZ ARAYA
Internacional
El Mercurio

Guerrilla del ELN o disidentes de las FARC, un cartel narco, o grupos de extrema derecha son sospechosos del ataque explosivo que mató a tres personas en un centro comercial.



Grupos guerrilleros de extrema izquierda, una banda narcotraficante o paramilitares de ultraderecha son las tres hipótesis que manejan las autoridades colombianas sobre los autores del atentado terrorista que el sábado dejó tres muertos en el exclusivo Centro Comercial Andino, al norte de Bogotá, que además causó heridas a otras nueve personas.

El ataque ocurrió a las 17 horas locales cuando un artefacto explosivo estalló tras un inodoro de uno de los baños de mujeres en el segundo piso del mall , que estaba abarrotado de público que hacía sus compras previo al "Día del Padre".

Entre las víctimas fatales figura la ciudadana francesa Julie Huyng, de 23 años, quien realizaba un voluntariado en la Fundación Proyectar Sin Fronteras, que hace labores de apoyo en la lucha contra la pobreza. Las otras fallecidas fueron las ciudadanas colombianas Ana María Gutiérrez, de 27 años, y Lady Paola Jaimes, de 31 años, informó la Policía.

El Presidente Juan Manuel Santos, quien suspendió un viaje a Portugal para encabezar las investigaciones sobre el atentado, dijo que "no vamos a permitir que lo logrado hasta ahora sea frenado por extremistas o quienes no quieren la reconciliación del pueblo colombiano". El Mandatario ofreció una recompensa equivalente a US$ 33 mil para quien dé pistas que permitan capturar a los responsables del ataque.

Las primeras sospechas apuntan al Ejército de Liberación Nacional (ELN), guerrilla de inspiración guevarista que en las últimas semanas ha intensificado sus atentados, aunque se encuentra en medio de un proceso de negociación de paz con el gobierno, que comenzó el pasado febrero en Ecuador. Sin embargo, el ELN condenó el hecho en un comunicado, diciendo que "jamás haría una acción que afectara a la población civil" y pidió una investigación del suceso. Pese a sus declaraciones, guerrilleros del ELN dinamitaron el sábado el oleoducto Caño Limón-Coveñas y provocaron un derrame de crudo que afectó la capa vegetal en un paraje rural del departamento de Arauca, confirmó ayer el Ejército.

Para la inteligencia colombiana, una disidencia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), grupo guerrillero que alcanzó un acuerdo de paz con el gobierno, también podría estar involucrada en el acto. El máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias "Timochenko", repudió el ataque y dijo que "solo puede venir de quienes quieren cerrar los caminos de la paz y reconciliación". Sin embargo, existen elementos del Frente 48, al sur del país, y de la columna Teófilo Forero que no se han acogido al proceso de paz. Junto a ellos existen otros seis grupos disidentes muy ligados al narcotráfico en zonas fronterizas de Brasil, Venezuela, Ecuador y Panamá.

Tampoco se descarta, como segunda hipótesis, la acción del grupo narcotraficante Cartel del Golfo, que estaría realizando acciones de represalia por los golpes que le ha dado la policía. De hecho, anunciaron el pago de US$ 300 por cada agente asesinado.

Para el analista Víctor de Correa-Lugo, de la Universidad Nacional, "existen grupos armados de extrema derecha de corte paramilitar que han asesinado a líderes sociales y quieren estropear el proceso de paz", según dijo a la France Presse. Esa sería la tercera presunción.

El analista de seguridad colombiano José John Marulanda cree, según los antecedentes que maneja, que los autores del atentado provienen de la extrema izquierda. "El ELN, por boca de su cabecilla, ha dicho que, pese a las negociaciones de paz, va a seguir su acción de guerra. Tampoco se puede descartar a la disidencia de las FARC que considera que con el acuerdo de paz se está traicionando el legado y la herencia de su líder histórico 'Manuel Marulanda' y se está entregando el movimiento", dijo a "El Mercurio".

El gobierno de Chile expresó ayer su "decidida condena" al ataque y pidió "no dejarse vencer por el temor".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia