Dólar Obs: $ 662,09 | 0,06% IPSA -0,14%
Fondos Mutuos
UF: 26.663,31
IPC: 0,10%
Estudio de la Fundación Nacional de Ciencias de EE.UU. identificó tres factores que inciden en la retención:

Fomentar que la inteligencia no es un don fijo es clave para disminuir la deserción universitaria

lunes, 19 de junio de 2017

Margherita Cordano
Educación
El Mercurio

Los establecimientos que se preocupan de potenciar el concepto de superación personal de sus alumnos corren menos riesgo de abandono, indica la revisión de más de 60 informes al respecto.



Aunque en primer año alrededor del 15% de sus estudiantes se retiran tras darse cuenta de que entraron a una carrera que a futuro no se imaginan ejerciendo, en la Universidad de Talca la mayor parte de quienes terminan desertando lo hacen al pasar del segundo al tercer año de estudio.

"Deja de ser por vocación y se transforma en un tema relacionado con los problemas económicos o de rendimiento; por una acumulación de causales de eliminación", explica Marcela Vásquez, vicerrectora de pregrado de la institución, que, como una forma de combatir el abandono, desde hace unos años realiza cursos de nivelación a sus alumnos, además de talleres psicosociales para aquellos que destacan en su modelo de predicción de riesgo. "Para armarlo se consideran varios factores, desde la información que entrega el Demre hasta una encuesta que ellos contestan y que pregunta sobre la salud de los familiares o si son papás", ejemplifica Vásquez.

En el caso de los alumnos de primer y segundo año, estos talleres muchas veces derivan en tutorías, donde estudiantes de cursos superiores les ayudan a generar planes de estudio y les aconsejan sobre los distintos cursos a los que pueden optar. Un modelo similar funciona en la Universidad Católica.

"Hay un programa con tutores pares -Programa de Acompañamiento e Inserción a la Vida Universitaria, PAI- de modo que los estudiantes cuenten con el apoyo de un compañero que ha vivido una experiencia similar y puede ayudarlos en este proceso", comenta Catalina García, directora de Inclusión y parte de la vicerrectoría académica UC.

"En términos de inserción universitaria, se realizan actividades de bienvenida desde la Dirección de Asuntos Estudiantiles, por parte de las diversas facultades y también desde la Dirección de Inclusión. Hay bienvenidas generales, por carrera y, en ocasiones, bienvenidas y procesos de inserción a grupos de estudiantes específicos con el fin de favorecer su vinculación, conocimiento de la vida universitaria y las herramientas disponibles".

Proyección

El logro educativo de los jóvenes que entran a estudiar una carrera "debiese ser una prioridad nacional, porque permite generar beneficios económicos y personales: mayores ingresos, mejor salud familiar y un compromiso cívico más profundo", se lee en un artículo desarrollado por la Universidad de Rice por encargo de la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos. El texto es un resumen de una revisión hecha a 61 estudios enfocados en fomentar la titulación exitosa de los universitarios, en el que tres factores destacan como los más relevantes a la hora de generar un mayor compromiso con la institución.

El primero es que los establecimientos de educación superior se preocupen por desarrollar un sentido de pertenencia, lo que se propicia con actividades como las nombradas más arriba. El segundo factor clave es que las universidades fomenten que los jóvenes se tracen metas y planes para el futuro.

"Es lo que se llama desarrollo de carrera, que los alumnos puedan proyectarse y en base a eso aprendan a tomar buenas decisiones a lo largo de su carrera, siendo agentes activos de sus decisiones y reconociendo cada vez más cuáles sus gustos y habilidades. Es importante que las universidades les planteen preguntas como dónde quieren estar, recordándoles en qué consiste su profesión y desde qué instituciones puede volverse un aporte", plantea Carolina Valenzuela, parte de la vicerrectoría de pregrado y directora del Proyecto de Mejoramiento Institucional de la Universidad Diego Portales. "Si se trata de trazar metas, la toma de ramos electivos también es un proceso importante, porque los ayuda a orientarse hacia cierto camino de intereses", agrega.

Encuentros

El informe nombra como tercer factor clave en la retención universitaria que los alumnos no sientan que la inteligencia es una característica fija que no puede variar en el tiempo. "Siempre es importante tener una mentalidad de crecimiento. Por esta misma razón es que los encuentros con alumnos más grandes son necesarios, porque se vuelven un ejemplo concreto de cómo alguien que puede parecerse a uno, y que quizás tuvo problemas cuando empezó a estudiar, logró ir superando etapas", dice Marcela Vásquez.

Según un sondeo realizado por "El Mercurio" y dado a conocer a fines de mayo, la deserción de la primera generación de universitarios con gratuidad fue menor a la del promedio: llegó hasta el 20% en las principales universidades, siendo que el promedio nacional es de 23%.

"La gratuidad en nuestro caso no significó generar programas nuevos, porque cada carrera ya cuenta con estrategias que están enfocadas en la retención (entre ellas jornadas de inducción, clínicas de escritura y matemáticas, además de talleres de habilidades de gestión personal). Nos parece que la gratuidad todavía es un panorama muy reciente, que merece ser analizado en más profundidad", indica Valenzuela.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia