Dólar Obs: $ 655,74 | 0,03% IPSA 1,89%
Fondos Mutuos
UF: 26.782,59
IPC: 0,10%
La emblemática compañía de calcetines, que está cumpliendo 80 años:

Monarch venderá terreno en San Eugenio para desarrollo inmobiliario

lunes, 19 de junio de 2017

Valeria Ibarra
Economía y Negocios
El Mercurio

Su presidente, Aldo Magnasco Aste, cuenta que la fábrica que opera en ese espacio se trasladaría a la sede central de Marathon, en Macul.



El frío del mes de mayo trajo buenas noticias para Monarch, la fábrica textil que este 2017 cumple 80 años. Las bajas temperaturas elevaron la venta de calcetines, pantys y camisetas en 38%, "con lo que tuvimos el mejor mes de mayo de nuestra historia", cuenta Aldo Magnasco Aste, presidente y socio de la tradicional empresa. Con ventas anuales que superan los US$ 55 millones, más de 18 millones de prendas vendidas al año y crecimiento de dos dígitos, Monarch es hoy el principal fabricante de calcetines, calcetas, pantys y camisetas del país, dice con orgullo Magnasco. "Hace diez años éramos terceros, hoy somos por lejos los número uno", resume.

Hoy, los planes de la textil van más allá de este rubro. Monarch elabora sus artículos en tres plantas (una de ellas, de calcetines Peruggi) y cuenta además, con un centro de acopio y distribución en avenida Marathon, Macul. Pero el directorio de la firma está definiendo la venta de un paño que la empresa tiene en San Eugenio, cerca del metro Ñuble, para destinarlo a un desarrollo inmobiliario.

El traslado de la planta ascendería a unos $2.600 millones, pero sería rentable dado que, "en esa zona se ha ido valorizando mucho el metro cuadrado y hoy conviene más hacer ahí un desarrollo inmobiliario", dice Magnasco. La decisión la tomarían este año, para materializarla el próximo. La fábrica de esa zona la trasladarían a la sede central en Marathon, Macul, donde tienen espacio.

El presidente de la compañía ha pasado 51 de sus 71 años trabajando en Monarch. La compañía fue fundada por Juan Magnasco en 1937 y hasta hoy sigue en manos de sus sucesores, los Magnasco Aste. Tres hijos de Aldo Magnasco trabajan en la empresa: en la gerencia de administración y finanzas está Claudio, y su hermano Alejandro en la gerencia comercial. El miembro más joven es Francisco, de 26 años, que está dando sus primeros pasos en el área de ventas.

El director de producción es Roberto Aste -primo del presidente de la firma-, y su hijo Roberto Javier está a cargo de la gerencia de producción.

Para viabilizar la incorporación de las nuevas generaciones, Monarch cuenta con una especie de "constitución", señala Magnasco. "Solo ingresan aquellos que estudian una carrera relacionada con el trabajo; tienen que tener dos años continuos de experiencia en otro trabajo, como mínimo; con un máster o estudios de especialización en el extranjero de al menos un año de duración y, lo más importante, que lo necesitemos en la empresa, porque aquí no se les inventan trabajos a los parientes", dice.

La subsistencia

En un mundo dominado por la textilería china, la sobrevivencia de Monarch se explica por su continua innovación en términos de oferta y su rapidez para reaccionar ante los cambios en las tendencias de moda, estima su presidente.

"Nuestra gerenta de marketing va dos veces al año a Nueva York y una vez a Europa, para saber qué viene para la temporada. Fabricamos en tres meses calcetines, calcetas y complementos (bucaneras, poleras, etc.), cambiamos estilos, colores, innovamos en diseño. Si lo encarga a China, las prendas se demoran entre ocho meses a más de un año en llegar", detalla. Por ello, el 99% de lo que venden es fabricado por ellos en las tres plantas que tienen en Santiago.

Más de la mitad de la venta global de Monarch la realizan a través de las multitiendas Falabella, Paris y Ripley, así como grandes cadenas de supermercados. Pero la empresa tiene su canal propio, con 78 tiendas repartidas entre Iquique y Puerto Montt. Este año abrieron dos nuevos locales -Mall Plaza Egaña y Espacio Urbano Gran Avenida, en Santiago- y proyectan tres aperturas más para el 2017, en La Serena, Coquimbo y en la Galería Imperio en Santiago Centro. Aldo Magnasco destaca que otra clave en su sobrevivencia es el recurso humano. En Monarch trabajan 1.112 personas, 350 de ellas en las tiendas y el resto, en las fábricas. "El trabajador promedio tiene 18 años de antigüedad en la compañía, es de cultura calcetera", destaca.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia