Dólar Obs: $ 628,37 | 0,72% IPSA -0,53%
Fondos Mutuos
UF: 26.647,91
IPC: 0,20%
Socios de Café Do Brasil recurren a la justicia y piden designar a un juez árbitro

domingo, 14 de mayo de 2017


El Mercurio

La firma importa y distribuye reconocidas marcas de consumo, como Cola Cao y Van Camps, entre varias.

Cola Cao, Kellog"s, Pringles y Ferrero Rocher son solo algunas de las marcas conocidas masivamente que importa, distribuye y vende Importadora Café Do Brasil (ICB) en Chile.

Esta empresa, que comenzó como un pequeño café en el centro de Santiago, tiene más de 60 años de existencia, se define en su sitio web como uno de los grandes actores del consumo masivo del país.

De hecho, al portafolio de marcas que trae a Chile suma Van Camps, desde 1966, según lo precisa en su web, los chocolates y dulces Kinder y Hershey"s y la marca de snacks y condimentos Marco Polo, entre otras del rubro de la alimentación.

Sin embargo, puertas adentro, Café Do Brasil vive un impasse . Una acción legal presentada en el 14 {+o} Juzgado Civil de Santiago por varias sociedades y por personas naturales -entre estas Chantal Signorio Larzabal, y los socios del estudio de abogados Grasty, Quintana y Majlis & Cía, Arturo Majlis Albala, Michael Grasty Cousiño y Alejandro Quintana Hurtado- devela que ellos están pidiendo la disolución de esta sociedad.

La demanda, ingresada el 25 de enero de 2017, está dirigida contra los representantes legales de la empresa, Sergio Rojas Nazal y Mario Signorio Larzabal, según consta en la acción legal.

En el escrito, los demandantes piden la designación de un juez árbitro para que resuelva la solicitud de "disolución de la sociedad Importadora Café Do Brasil", con el argumento de que "han ocurrido una serie de hechos que son constitutivos de infracciones graves de la ley y de administración fraudulenta, entre otros hechos de igual magnitud, que han causado perjuicios".

En el escrito precisan que las sociedades anónimas pueden disolverse "cuando accionistas que representen a lo menos 20% de su capital así lo demandaren, por estimar que existe causa para ello, tales como infracción grave de ley, de reglamento o demás normas que les sean aplicables, que causare perjuicio a los accionistas o a la sociedad, administración fraudulenta u otras de igual gravedad".

Consultados reiteradamente por este medio todos los intervinientes en esta causa -tanto demandantes como demandados-, ninguna de las partes se pronunció respecto de este impasse societario.

No obstante, en tribunales figuran otras acciones legales incluso anteriores tomadas por los mismos demandantes en contra de los representantes legales de Café Do Brasil, y que dan otras luces del problema.

En una demanda presentada ante el 15 {+o} Juzgado Civil de Santiago, el 21 de junio de 2016, Michael Grasty pidió una medida prejudicial de exhibición de documentos en contra de Mario Signorio. En dicho escrito, Grasty detalla que él es accionista de ICB, y que Mario Signorio es indirectamente el accionista mayoritario, que tiene el cargo de director de la firma y que "tiene amplios poderes para representarla".

Relata que en el marco de la junta de accionistas del 25 de abril de 2016, y luego de examinar memoria, balances, inventarios, actas, libros e informe de auditores externos, "se pudieron constatar, luego de una revisión somera y azarosa, ilegalidades en la administración de la compañía, las que incluso podrían ser constitutivas de delitos penales y tributarios", indica el documento.

"Por ejemplo, gastos personales de los directores eran imputados a la sociedad y la emisión de facturas que aparentemente podrían ser ideológicamente falsas, entre otros actos, todo afectando directamente tanto a ICB S.A. como a sus accionistas", revela dicho escrito.

Esta causa -en la que según documentos judiciales Mario Signorio es representado por Javier San Martín, del estudio Barros y Errázuriz- fue remitida a la Corte de Apelaciones .

Según se desprende de acciones en tribunales, los problemas entre los socios se extienden desde más tiempo y con acusaciones cruzadas. En el 17 {+o} Juzgado Civil de Santiago hay una demanda archivada que data del 22 de mayo de 2013 en la que Mario Signorio exige que Asesorías e Inversiones MJS limitada, representada por Arturo Majlis, confiese una supuesta deuda por 74.255,2319996 UF (casi US$ 3 millones en la actualidad) con Café Do Brasil.

Víctor Signorio Ferreti, controlador de Café Do Brasil, falleció en 2009, y los continuadores del negocio son sus hijas Donatella y Chantal, cada una con 20% de participación, y Mario Signorio, con el 40%, de acuerdo con documentos judiciales. En su web, la empresa indica que surgió a partir de una cafetería ubicada en el centro de Santiago, que había sido inaugurada en 1942 y que luego amplió su giro.

OTRA ACCIÓN legal entablada por Michael Grasty señala: "Se pudieron constatar, luego de una revisión somera y azarosa, ilegalidades en la administración de la compañía, las que incluso podrían ser constitutivas de delitos".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia